Escocia

CET

Gales

RUGBY | SEIS NACIONES

Punto de inflexión

Escocia y Gales miden sus aspiraciones en la carrera por el Seis Naciones. Inglaterra, a darse un baño de autoestima ante la débil Italia. El domingo, Irlanda-Francia.

Inglaterra-Escocia Seis Naciones 2021
ANDREW BOYERS Action Images via Reuters

La primera jornada del Seis Naciones dejó un triunfo insospechado, el de Escocia ante Inglaterra, otro esperado, el de Francia contra Italia, y un último de difícil lectura, el de Gales frente a Irlanda.

La segunda jornada, que arranca este sábado (15:15) en Londres, será punto de inflexión para despejar las incógnitas (muchas) y afianzar las certezas (pocas), que dejó el acto inicial. Abren fuego Inglaterra e Italia en Twickenham. Un partido sin historia que debería servir como baño de autoestima a la Rosa tras el naufragio de la Copa Calcuta. Eddie Jones ya tiene el alta de Mako Vunipola y volverá al esquema de doble apertura con Ford en el 10 y Farrell en el 12. El gran damnificado, Ollie Lawrence, que no pudo lucir ante Escocia y se va al banquillo. 

Después (17:45) llegará el plato fuerte de la jornada. Escocia, crecida tras someter a los ingleses a domicilio por primera vez desde 1983, recibe a Gales, que sufrió para ganar a Irlanda jugando una hora en superioridad numérica. El Cardo tiene las bajas de Ritchie, Redpath y Maitland, que abren las puertas del XV a Thomson, Lang y Graham; el Puerro no podrá contar con dos flankers, Lydiate y Navidi, así que Wainwright recupera un 6 que debe ser suyo. Tampoco con Tomos Williams ni George North, que dejan hueco a Gareth Davies y Liam Williams en el 9 y el 11 respectivamente (Watkin será el segundo centro esta vez).

El partido dará una medida real de las posibilidades de Dragones y caledonios en la carrera por el título. Los primeros no tienen nada de que presumir tras una pobre puesta en escena inicial; los segundos, que parecen haber encontrado al fin el equilibrio entre delantera y línea, serán candidatos claros si creen de una vez en sí mismos y se imponen. El domingo será el turno de Irlanda, dolida tras la accidentada derrota en Cardiff, y Francia, el gran rival a batir una vez el favoritismo de los ingleses se ha desinflado.