ZonaRoja NFL

Así fue el duelo de temporada regular entre Saints y Rams

Michael Thomas le dio una paliza a Marcus Peters para superar las 200 yardas de recepción en un partido que se volvió completamente loco en el segundo cuarto.

Madrid
0
Así fue el duelo de temporada regular entre Saints y Rams
Chuck Cook USA TODAY Sports

Ya casi nadie se acuerda, pero Saints y Rams se han enfrentado este año ya en dos ocasiones. En realidad, la primera no tiene ningún interés, y no deja de ser más que una mera anécdota. El 30 de agosto, en el cuarto partido de pretemporada, ese que se celebra pocas horas antes de que se den las listas definitivas y en el que no juega prácticamente ningún jugador que merezca ser recordado, los Saints se impusieron en su estadio a los Rams por 28-0.

El partido que nos interesa fue, sin duda, el encuentro del año hasta ese momento. Los Rams llegaban a la semana 9 invictos y estaba en juego nada menos que la ventaja de local en la final de conferencia. Sí, con ocho semanas por delante, todo el mundo tendría claro que el ganador se enfrentaría al perdedor en su propio estadio el domingo 20 de enero. Así de importante era el choque.

No voy a hablar del clima, como sí hice en la previa del partido entre Chiefs y Rams. La diferencia de temperatura entre esa fecha y esta será imperceptible teniendo en cuenta que se juega en un dome. Y aunque cayeran chuzos de punta, ningún jugador se mojaría una sola gota. Ese factor no existe.

Altas y bajas respecto a este domingo

Es importantísima la lista de bajas y altas de los Rams respecto a aquel encuentro. En el caso de los Saints, la plantilla solo ha sufrido un cambio desde entonces, es de última hora y también grave. Sheldon Rankins, su mejor defensiva tackle, se lesionó ante los Eagles y no podrá jugar. Los Rams también tienen dos cambios decisivos. Uno para bien en defensa, y otro para mal en ataque. En noviembre, Aqib Talib, su cornerback estrella, estaba lesionado; Cooper Kupp, el receptor preferido de Goff, estaba activo y jugando como los ángeles. Además, Todd Gurley estaba al ciento por ciento y a este partido llega arrastrando una lesión, aunque CJ Anderson ha entrado como una locomotora como vimos la semana pasada ante los Cowboys. Ah, y Dante Fowler estaba recién fichado y adaptándose.

Aquel partido empezó de poder a poder con los Saints anotando en sus dos primeros drives y los Rams respondiendo con la misma eficacia. El primer cuarto terminó empate a 14. El segundo cuarto se convirtió en una locura que le costó la victoria a los Rams. Primero fue interceptado Brees, pero los Rams se jugaron un cuarto down que no anotaron en vez de conformarse con un field goal, una decisión de McVay que se estuvo discutiendo después durante días. Los Saints respondieron con otro touchdown y los Rams fallaron un field goal en su siguiente ataque. Nuevo touchdown de los locales e intercepción a Goff en su propio campo que también acaba en touchdown de los de la flor de Lis. Brees y compañía se fueron al descanso 35-17, tres anotaciones por delante, y el partido parecía decidido.

En la segunda mitad los Rams consiguieron igualar a 35, mientras los Saints intentaban consumir el reloj sin éxito, pero tras el empate no hubo color, y los Saints sentenciaron mientras los visitantes no conseguían un primer down ni en la serie que les habría podido poner por delante, ni en la última del encuentro.

Michael Thomas destrozo a Marcus Peters

En realidad, fue un partido raro en lo que se refiere al marcador, pero con varias claves importantes que se pueden extrapolar al próximo domingo. La primera es que el jugador del partido fue Michael Thomas, que sumó 211 yardas en 12 recepciones de 15 lanzamientos y un touchdown. Estuvo cubierto todo el partido por Marcus Peters, que hizo un ridículo espantoso y se pasó las siguientes semanas pidiendo disculpas. Esta semana estará Talib, y será interesante ver cómo planifica Wade Phillips, coordinador defensivo de los Rams, el marcaje al mejor receptor de los Rams. Un detalle que puede cambiar radicalmente el guion de la final respecto a la temporada regular.

Otra clave del partido fue cómo la defensa de los Saints eliminó el factor Gurley. Al principio del partido los Rams insistieron con él, pero muy pronto vieron que no conseguía abrirse camino y pasó a ser usado más como receptor. También afectó la distancia en el marcador, que obligó a McVay a abandonar la carrera en el segundo cuarto, otra clave que puede no repetirse este domingo. Gurley acabó el partido con seis recepciones de siete lanzamientos para solo 11 yardas y 13 carreras para 68 yardas y un touchdown, con 5,2 yardas por intento. Números más que discretos para lo que es habitual en él.

Los Saints nunca dejaron de correr

Los Saints no dejaron de correr pese a que el front seven de los Rams tuvo una actuación sensacional. Entre Ingram y Kamara sumaron 28 intentos de carrera para 115 yardas y dos touchdowns de carrera para el segundo. El martilleo terrestre obligó a la defensa a cerrarse y dio mucho campo limpio a Thomas en su atropello a Peters. Eso también quedó reflejado en el tiempo de posesión. 33:41 para los Saints y 26:19 para los Rams, que no pudieron controlar el tiempo del partido como les gusta.

El mejor receptor de los Rams fue Brandin Cooks, con 114 yardas y un touchdown en seis balones atrapados. El segundo en número de yardas fue Cooper Kupp, con 89 yardas en cinco balones y un touchdown de 41. Kupp tuvo además una actuación fenomenal en los bloqueos, un trabajo que en las últimas semanas los Rams han echado mucho de menos.

En todo el partido los Saints solo hicieron dos punts, ambos en el tercer cuarto, y los Rams uno en el último cuarto. Pero hubo cinco series en los que la defensa recuperó el balón o se falló un field goal. Ah, y ninguno de los dos quarterback sufrió ningún sack.

VOLVER A LA INTRODUCCIÓN

LAS CLAVES CUANDO ATAQUE NUEVA ORLEANS

LAS CLAVES CUANDO ATAQUE LOS ANGELES

EQUIPOS ESPECIALES E INTANGIBLES