Competición
  • Clasificación Eurocopa

ATLETISMO | ESPAÑA

Momentos 2018: marcha a tope, Hortelano regresó, Peleteiro vuela, Husillos, Carro, Vicente...

Momentos 2018: marcha a tope, Hortelano regresó, Peleteiro vuela, Husillos, Carro, Vicente...

El atletismo español, con Mundiales y Europeos, tuvo un 2018 intenso. Volvió Hortelano, Husillos fue descalificado cuando ganó el oro. Nuevas caras y despedidas como la de España.

En un año con Mundiales en pista cubierta y Europeos al aire libre, el atletismo en España ha tenido muchos momentos de flash. Desde la dramática descalificación de Husillos cuando había sido campeón mundial al regreso de Bruno Hortelano, y a ver a ambos corriendo en el 4x400. Además, Ana Peleteiro se instaló en la élite, aparece una aspirante a estrella como María Vicente y... la marcha volvió a dar alegrías de oro. Hubo nuevas caras y un icono como Jesús España dijo adiós. 

Reaparición de Hortelano

Tras casi dos años fuera de combate por un grave accidente de tráfico, Bruno Hortelano reapareció y… en una versión mejorada. Comenzó con carreras de 400 y batió el récord de España (44.69) del histórico Cornet, bajó de distancia y en 200 también mejoró su plusmarca con 20.04 (20.12 era la otra). No pudo retener su oro europeo del doble hectómetro (cuarto) y fue bronce en el 4x400. Pero lo más importante es que Hortelano había regresado y fue homenajeado por miles de personas en Getafe. Se relajó con el camino de Santiago.

Bruno Hortelano, en su última carrera de 2018 en Getafe.

Un Misil llamado Husillos

Óscar Husillos fue la noticia más potente de pista cubierta. El Misil de Astudillo ganó todas las carreras que se le pusieron por delante (con récords indoor de 200, 300 y 400). Y llegó al Mundial de Birmingham con unas sensaciones brutales, que ratificó en la pista. Ganó series, semifinales, con récord de España de 400 y en la final entró primero. “Estaba tocado por una varita mágica”, decía el palentino. El tiempo que marcaba el crono era un tremendo 44.92, récord de Europa… pero los jueces dictaminaron que había pisado una línea y la gloria se difuminó. En verano fue bronce con el 4x400 mágico (junto a Hortelano, Búa, Samu García) y corrió en 44.73.

Husillos, tras la final de los Mundiales de Birmingham.

María Vicente, ‘Supergirl’ conquista el mundo

María Vicente es el futuro. Con 17 años, tiene en su poder el récord del mundo Sub-18 de heptatlón, que hizo en los Europeos de Gyor (Hungría), donde ganó. Y de propina, dos días después se anotó la final de triple salto. En 2017 había sido oro mundial Sub-18 de heptatlón. Estuvo en los Europeos de Berlín con las mayores, porque Supergirl ya ha demostrado que con las de su edad es imbatible. Sus registros son mejores que las de muchas estrellas a su edad.

María Vicente, tras su récord mundial de heptatlón Sub-18.

Ana Peleteiro se consolida

Dos bronces, uno mundial y otro europeo, hacen que Ana Peleteiro se haya consolidado en 2018 en la élite internacional del triple salto. Con 23 años, tiene claro quiere “dejar huella en la historia del atletismo español” y sus 14,55 ya le dejan muy cerca del récord nacional. Trabaja en Guadalajara, con ambición y las ideas claras, bajo el mando de Iván Pedroso, que tiene un grupo de alta élite (Évora, Yulimar Rojas, Tamgho, Copello…) en el que Ana se ha convertido en una estrella más. Aquella campeona mundial júnior ya está con las grandes del planeta.

Ana Peleteiro, tras su salto de bronce mundial.

La marcha nunca falla: Álvaro, María, Diego y July

Hasta cuatro medallas sacó la marcha de los Europeos de Berlín. Los no siempre bien ponderados marchadores brillaron en la capital alemana con dos oros, una plata y un bronce. Los grandes triunfadores fueron Álvaro Martín y María Pérez, ambos campeones continentales de 20 kilómetros. La plata fue de Diego García Carrera, también en 20 y July Takacs se colgó el bronce en los recién estrenados y durísimos 50 kilómetros femeninos. La marcha siempre responde, como en los tiempos de Bragado, el icono de muchos de estos atletas, que todavía sigue al pie del cañón.

Diego García Carrera, María Pérez y Álvaro Martín.

Un ‘Carro’ de plata

El verano de atletismo dio a conocer la figura de Fernando Carro. Un atleta peculiar, de correr poco ortodoxo, que se colgó la plata europea en los 3.000 metros obstáculos tras el multimedallista Mekhissi-Benabbad. Cazador de Pokemons, multitatuado, de carácter divertido y espontáneo, Carro se ha hecho un hueco entre las caras más visibles del atletismo español. Cuando fue segundo continental en Berlín, su madre le regañó por no haber ganado la carrera. En 2019 buscará “dar continuidad al trabajo" y dar más alegrías a su progenitora.

Fernando Carro, tras su plata europea.

La ‘solvencia’ de Orlando Ortega

Orlando Ortega está cada temporada a un nivel tan alto, que parece que todo es fácil para él. Ganó la Diamond League de Birmingham y fue segundo en la gran final de Bruselas. Por supuesto, no faltó al podio en los Europeos de Berlín, donde logró la plata en una brillante carrera. Ha corrido en 13.08, el atleta español más integrado en la élite mundial. En 2019 vivirá en Valencia, siempre acompañado de Orlando padre que guía sus pasos.

Orlando Ortega, tras ganar en la Diamond League de Birmingham.

Saúl Ordóñez, hip-hop para el 800

Saúl Ordóñez tiene claro que es lo que le define: descaro. Sin pelos en la lengua y con carácter, este ochocentista del Bierzo sorprendió en invierno con un bronce mundial indoor cuando apenas contaba en las quinielas. Se movió bien en carrera y subió al podio. En verano batió el récord de España de 800 en la Diamond League de París, con 1:43.65. En el Europeo le faltó rematar, pero Saúl dio “muy buena nota” a su temporada. Siempre con buen flow.

Saúl Ordóñez fue bronce mundial.

Jesús España, adiós al señor que batió a Mo Farah

A los 40 años, Jesús España dijo adiós al atletismo de élite. El de Valdemoro deja en su palmarés cinco medallas continentales, con especial recuerdo de la de 5.000 en Gotemburgo 2006 en la que ganó a un tal Mo Farah. España destacó en 5.000 y acabó su larga carrera en la ruta con la maratón, en la que consiguió la plata por equipos europea en Berlín. Pero más allá de eso, España, siempre combativo contra el dopaje, deja como legado un ejemplo de deportista, basado en preservar sus valores y en el respeto al semejante. Conoce a sus compañeros por sus dos apellidos. 

Para cerrar, una foto de 2006, cuando Jesús España ganó el título europeo de 5.000 a Mo Farah.