TOKIO 2020 | BOXEO

Tanaka, rival de Yuberjen, sale asistido y en silla de ruedas

El boxeador japonés de 27 años bajó del cuadrilátero ayudado por su entrenador y colaboradores después de la decisión de los jueces que lo dieron ganador.

0
Ryomei Tanaka, el japonés que por decisión de los jueces ganó en los cuartos de final del peso mosca ante Yuberjen Martínez, salió en silla de ruedas.
Ryomei Tanaka AFP

"La verdad, no sé que están viendo, me sentí ganador y anoté los mejores golpes, siento que ha sido muy injusto por parte de los jueces", aseguró Yuberjen después de quedarse en los cuartos de final tras el combate con Ryomei Tanaka, el japonés que terminó visiblemente lastimado por los golpes del colombiano ya que tuvo que abandonar el cuadrilátero del Arena Kokugikan en silla de ruedas asistido por los colaboradores de la competencia.

Los cinco jueces que calificaron los tres asaltos entre Yuberjen y Tanaka,le dieron al japonés en el último la máxima puntuación para definir la pelea a su favor después de que el primero se lo habían dado al colombiano y el segundo quedó igualado. Los golpes de Martínez le hicieron bastante daño a Ryomei y la prueba de ello fue como tuvo que salir el boxeador que ahora tendrá que reponerse para la semifinal que será este jueves ante el filipino Carlo Paalam, uno de los candidatos al oro tras dejar en el camino al actual campeón olímpico, el uzbeko, Shakhobidin Zoirov.

La Federación Colombiana de Boxeo se manifestó tras el combate y sentenció que lo que ocurrió no debe pasar en una competencia como los Olímpicos. "La gran mayoría de comentaristas deportivos y entrenadores expertos en el tema dan como ganador de este combate a Yuberjen Martínez. Lo que sucedió en Tokio es algo que no debería pasar en el deporte y mucho menos en unos Olímpicos".

Colombia ya había sufrido por las decisiones de los jueces frente a los boxeadores locales en Tokio. Ingrit Valencia también lamentó haber perdido ante la japonesa Tsukimi Namiki. "Los árbitros vieron otra cosa, la dieron ganadora a ella, a pesar de que ella me agarraba, metía la cabeza y la juez solo me llamaba la atención a mí. Competimos contra la casa y la vieron ganadora, hay que saber perder".