NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SPORTING

Ramírez: “Este Sporting habla de mi y me siento orgulloso”

El entrenador rojiblanco, que se considera “un enfermo del fútbol”, dice que se ha producido un “cambio integral” en el club para llegar donde está el equipo ahora, aunque reconoce como claves los fichajes del pasado verano.

Actualizado a
22/11/23 SPORTING DE GIJON  ENTREVISTA 
MIGUEL ANGEL RAMIREZ ENTRENADOR
PACO PAREDESDiarioAS

Miguel Ángel Ramírez ha conseguido sacar al Sporting de la crisis deportiva en que se encontraba para volver a colocarlo entre los aspirantes al ascenso, aunque esta palabra la haya evitado durante esta entrevista con el Diario AS siempre que se ha referido al futuro del equipo rojiblanco. El técnico canario, que tuvo en su día a Sacchi y Van Gaal como los referentes que le metieron en el camino de los banquillos, explica la transformación que ha sufrido su equipo, de su trayectoria y de los asuntos de actualidad en el fútbol español.

--Cuánto han cambiado las cosas de hace unos meses al momento actual.

--Es algo normal. La imagen del equipo era la que era y ahora es completamente distinta. Para eso se han dado los pasos correctos para que ahora el equipo dé otra imagen en el campo. Hay cosas fuera que se han hecho mejor para que el fin de semana se compita mejor.

--¿Qué le dice a quienes dudaron de su capacidad?

--Se unen varias cosas. No las he tomado como algo personal. Si hubiera venido otro entrenador, las críticas habrían sido quizá para el otro, no conmigo. En ningún caso me lo tomo personal sino que va con el cargo y la responsabilidad de estar en esto. Forma parte del ser humano tener prejuicios, juzgar antes de conocer, de tener información. Es normal, la gente no sabía lo que estaba pasando aquí dentro, cómo se hacían las cosas. Solo se juzga lo que se ve el fin de semana, que es la consecuencia de muchas cosas que se tenían que mejorar.

--¿Realmente sintió que se dudaba de su capacidad?

--Normal porque yo era la cabeza visible. Todo lo que se estaba haciendo mal se podía resumir en la capacidad del entrenador, cuando el entrenador es un actor más de todo el engranaje.

--¿Hay algo que le haya molestado especialmente de esas críticas?

--Nada. Como me mantengo completamente aislado. En ese momento y ahora.

--¿Lee prensa? ¿Sigue los medios?

--No. Mi empresa de comunicación me pasa un dossier a diario para preparar las ruedas de prensa, pero más de eso, nada. Tengo redes sociales pero no las consumo. Las utilizo para contacto personal con gente que sigo. No consumo redes sociales ni prensa.

--¿Y logra aislarse por convencimiento personal, es decir, porque no le interesa?

--Sí. Porque no ayuda, no me aporta nada a mi función. Intento aislarme de la crítica y del halago porque ambos son igual de impostores.

--¿En qué ha cambiado el Sporting de aquellos primeros meses, de la temporada pasada a ahora?

--Ha habido un cambio integral del club y, como consecuencia, del equipo. Pero el club ha dado pasos para poder hacer las cosas mejor en el día a día. A nivel de estructura, de infraestructura, medios, modus operandi, de cómo se hacían las cosas en el día a día. Por medio ha habido un mercado que, obviamente, ha reforzado al equipo. El fútbol va de jugadores y ha sido fundamental un mercado de fichajes para reforzar y crear un grupo mucho más competitivo.

Ramírez se dirige a los jugadores durante el entrenamiento en Mareo.
Ampliar
Ramírez se dirige a los jugadores durante el entrenamiento en Mareo.PACO PAREDESDiarioAS

--¿Cómo afronta el futuro desde la posición en que se encuentra el equipo?

--Con el paso de los años, he aprendido a vivir el presente. Ni en el pasado ni el futuro porque no existen ninguno de los dos. Intento siempre enfocar mi atención y mi energía en lo que toca. Le doy mucha importancia al entrenamiento diario. Intento prepararlo con mucho detalle, con mucho mimo, para poder ayudar al jugador. El entrenamiento es la clave para el rendimiento en el fin de semana. Me lleva mucho tiempo y mucha energía diseñar un entrenamiento que ayude a mejorar a cada jugador y al equipo. Intento que mi atención solo esté en el presente. Lo hice la temporada pasada u lo sigo haciendo ahora.

--¿Cuánto tiempo le dedica a su tarea?

--Tengo mis momentos de asueto pero ahora estoy enfermo. El fin de semana pasado teníamos dos días de descanso y me vine a ver el cadete B y al Sporting C. Soy un enfermo del fútbol porque esto es como una droga. Es lo que me hace feliz y lo busco continuamente porque es lo que más me llena. Vengo a las 7:30 de la mañana y, depende del día, nos vamos cuando entendemos que está acabada la faena. Pero aprovechamos alguna tarde, noche o algún día libre para hacer otras cosas que me permiten cuidar mi persona fuera de la profesión.

--¿Cuánto ha cambiado todo en el trabajo del entrenador?

--Se ha profesionalizado todo mucho. Ahora tenemos muchos más medios que antes. Ahora se graba, se monitoriza todo. Le damos muchas más horas al análisis de los entrenamientos, de los partidos, del rival. Son horas de dedicación que necesitan de un equipo para repartir responsabilidades porque uno no llega a todo.

“Si en mayo somos mejores que ahora, estaremos peleando por lo que todos queremos”

Miguel Á. Ramírez, en AS

--¿Dónde ve al Sporting al final de la temporada?

--Me gustaría que llegáramos a mayo siendo mejor equipo que en noviembre, al margen de los resultados. Si en mayo somos mejores que ahora, vamos a poder optar a donde nos estamos posicionando ahora mismo en la liga. Si somos regulares en nuestro rendimiento y salir rápido de aquellas crisis que podamos tener, seguramente en mayo estaremos peleando por cosas que todos queremos.

--Ha pasado un tercio del campeonato. ¿A qué equipos ve realmente con aspiraciones? ¿Hay alguno que le haya decepcionado?

--Los que se están posicionando están muy claros. El Leganés se está mostrando muy fiable y competitivo, con muy buena plantilla, y muy bien posicionado. El Espanyol, por jerarquía y por plantilla, va a estar ahí también. Respecto a los demás, hay bonita competencia entre clubes históricos de Primera y otros, como el Racing, tienen muy buena plantilla y muy buen entrenador para estar en condiciones de estar ahí. Lo normal es que Zaragoza y Tenerife vuelvan a engancharse en cuanto salgan de este pequeño bache. ¿Decepciones? Hay equipos en los que ha habido cambios en la plantilla que se han visto perjudicados, como el Andorra o el Cartagena.

--Usted ha dicho recientemente que decidió salir de Las Palmas porque no veía futuro como entrenador allí.

--Aclaro que yo nunca soñé con ser entrenador del primer equipo de Las Palmas. Mi objetivo no era ser entrenador profesional. Yo quería dedicarme profesionalmente al fútbol, que es otra cosa. Soy un amante del fútbol base y buscaba dedicarme de forma profesional, algo que la UD Las Palmas no era posible porque había que tener otro trabajo. Ya ni hablar del primer equipo; eso está lejísimos para todos los de allí. Me voy de la isla persiguiendo el sueño de poder dedicarme profesionalmente al fútbol. Primero me voy a Vitoria a hacer el doctorado y pronto me llega la oferta de Qatar, que es cuando yo doy el paso a ser profesional del fútbol, que era yo le que yo quería. Luego la vida me fue dando retos, oportunidades que nunca soñé porque las consideraba inalcanzables.

--¿Penaliza a un entrenador que, como usted, no han sido futbolista profesional a la hora de dirigir a un equipo de elite?

--Es lógico por cómo funciona esto. Al final, como no tienes ese histórico en el vestuario profesional, tienes que demostrarlo por el entrenador que puedes ser, por ese valor añadido que les pueda dar al club con tu formación.

--¿Es importante esa cuestión a la hora de dirigirse a un futbolista profesional, es decir, el jugador tiene más fe en quien haya jugado al fútbol como profesional?

--No tiene por qué ser así. El futbolista no es tonto. El futbolista quiere ganar el fin de semana y, si tú le ayudas a ganar y él ve que mejora, siente que tú sabes y le puedes ayudar a ganar, ya puedes tener mil partidos como jugador profesional. Una cosa no implica la otra. Ser jugador profesional no te da herramientas para ser entrenador. Puede dar cierta experiencia, pero tampoco asegura aprendizaje. Lo importante es que ayudes al jugador a ganar el fin de semana, a ser mejor.

--¿Tenía algún referente como entrenador cuando su ilusión era vivir del fútbol profesional?

--Cuando empezaba a mirar el fútbol internacional Sacchi o Van Gaal fueron los primeros que me llamaron la atención. Porque me divertía y sentía algo que no sentía viendo a otros equipos. Luego han ido llegando otras generaciones que me engancharon aún más y que aumentaron mi ansia por conocer el juego. Roberto Olabe ha sido fundamental en ese proceso. Ha habido entrenadores españoles como Pep (Guardiola), Andoni Iraola o Unai Emery de los que he podido aprender muchas cosas. A Ernesto Valverde tuve la suerte de tenerlo cerca en Grecia y de verle trabajar, liderar. Siempre fui muy observador, queriendo aprender de los entrenadores de los equipos que me inspiraban y me hacían sentir algo.

Miguel Ángel Ramírez posa delante de la sala de prensa de Mareo.
Ampliar
Miguel Ángel Ramírez posa delante de la sala de prensa de Mareo.PACO PAREDESDiarioAS

--¿Qué experiencia le ha marcado más en el extranjero?

--Hablaría de dos, una profesional y otra a nivel humano. Qatar, a nivel profesional, me da un salto muy significativo en mi formación como entrenador; Qatar fue un antes y un después, cuando coincido con Roberto Olabe, con Mikel Antía, con Óscar Fernández y de ellos empiezo a aprender. En lo personal, el año que fue responsable de fútbol base en Independiente del Valle porque fui entrenador de entrenadores, una experiencia nueva y muy enriquecedora para mí, y porque era padre de los más 100 chicos que vivían allí con nosotros, lejos de sus familias. Teníamos que construir personas primero y prepararles lo mejor posible para el fútbol profesional. A nivel humano, personal, fue una experiencia vital que me cambió dentro. Me caló.

--¿Qué queda de la posibilidad que se le abrió el pasado verano para volver a Ecuador?

--Nada. En Ecuador seguro que me conocen más de lo que me conocían o incluso me conocen aquí. De ahí el respeto, la estima. Conocieron a Miguel personal, a Miguel en el fútbol base y al Miguel entrenador del primer equipo. Lo que transmitió Independiente del Valle consiguió unir al país, trascendió lo deportivo. Tengo una relación muy especial con Ecuador.

--¿Aquella posibilidad de marcharse al Barcelona de Guayaquil cambió su relación con Orlegi?

--No. Fue más desinformación por parte de la prensa ecuatoriana que lo que realmente hubo. En cuanto aquí tuvimos la conversación para aclarar lo que estaba pasando, todo se aclaró.

--¿Cómo se siente trabajando con Orlegi?

--Me encuentro muy a gusto. Me siento valorado, respetado y confían en nuestro trabajo. Todo lo que hemos ido diciendo y pidiendo desde que llegamos, a todo nos han dicho que sí. Eso es confianza, apostar realmente por ti, porque creen que les puedes ayudar y se están dejando ayudar. Eso es para mí muy importante.

“Siempre que haya factor humano, habrá errores y el VAR, al estar en manos de una persona, también tendrá errores”

Miguel Á. Ramírez, en AS

--El presidente de los árbitros ha ofrecido una rueda de prensa y explicaciones sobre la temporada que lleva su colectivo. ¿Se siente el Sporting perjudicado por el VAR o por actuaciones arbitrales?

--No. Siempre que haya factor humano, habrá errores. En un partido hay errores míos, de los jugadores y del árbitro. El VAR, al estar en manos de una persona, también tendrá errores. Esa premisa del factor humano es la que me ayuda en los partidos a estar sereno, para ayudar a mis jugadores y no estar pendiente de factores externos que no puedo controlar.

--¿Cómo valora la reunión que han mantenido recientemente los entrenadores con los árbitros y en la que usted ha participado?

--Era una reunión de entrenadores en la que en la segunda parte se había invitado a los árbitros a acudir para compartir opiniones y hacer aclaraciones. La reunión de los entrenadores fue muy positiva; hemos dado un gran paso a nivel de empatía, de coordinación y de poder trabajar juntos por el bien común y de los intereses del entrenador, el eslabón más débil dentro del fútbol. Es la pieza que primer cae, la que más fácil es reemplazar. Debemos fortalecer el respeto a la figura del entrenador. La rotación de entrenadores ha entrado a formar parte del show y del negocio en este deporte. Es no es conveniente. Con los árbitros fue positivo, aunque me tuve que ir pronto porque me salía el tren. Yo les entiendo, sé lo difícil que es arbitrar y la presión a la que se ven sometidos. Desde ese punto, intento ser más empático con ellos. Me hubiera gustado que estuvieran los de Segunda también, porque solo estuvieron los de Primera. Ojalá que haya una en el futuro para compartir más cosas en común.

“Se nos está yendo la pinza a todos, no solo con el arbitraje sino en general; en la política, en el deporte...”

Miguel Á. Ramírez, en AS

--Medina Cantalejo ha minimizado los errores del VAR. ¿Son para tanto las polémicas arbitrales? ¿Realmente está mal el arbitraje? ¿Son polémicas estériles o exageradas, mediáticas...?

--Errores habrá habido y cada uno tendrá que evaluar los procesos para alcanzar el máximo rendimiento. Cada uno tiene que asumir su parte de responsabilidad para el buen funcionamiento de las cosas. En el caso de los árbitros, lo mismo. Pero creo que en general se nos está yendo un poquitín la pinza a todos. Se está volviendo todo más amarillista que nunca. Ya no solo con los árbitros, a todos los niveles. Con la política, en el deporte. Creo que estamos cruzando ciertos límites que son muy peligrosos y me hacen estar cada vez más desesperanzado.

--¿Es partidario de que se conozcan las conversaciones de los árbitros con la sala VOR?

--Todo lo que sea por el bien del fútbol, por el juego limpio, por la integridad del deporte, bienvenido sea.

--Vuelvo atrás, a una respuesta atrás… ¿Le preocupa la situación del país?

--Me preocupa la situación del mundo. Ya sé que no puedo hacer nada. Bueno, puedo hacer en mi día a día. Yo no puedo pedir que se resuelva el conflicto en la franja de Gaza si luego en mi casa soy el primero que discute y no pone paz. Eso va en cada uno. Me preocupa adónde estamos llegando como sociedad, como especie. Se nos está yendo absolutamente todo de las manos.

--¿Qué opina del virus FIFA y del calendario internacional?

--la realidad es que el interés económico es demasiado grande. Todos queremos un Mundial, una Eurocopa, las televisiones, la prensa. ¿De qué vamos a vivir si no hay Mundiales y Eurocopas? No sé si es una pescadilla que se muerde la cola o una rueda de hampster, que no puedes parar porque, si paras, hay motivos económicos que van a depender de eso. Yo, entrenador profesional, vivo de que haya una televisión que lo dé y unos espectadores que vayan al estadio o lo sigan en la tele. Es un tema que habrá que reflexionar en algún momento y ver la densidad del calendario, pero es tan difícil porque hay intereses por todos lados. Donde hay dinero, ya se sabe que es complicado tener juicio.

“El fútbol español podría estar montado mejor; esta crisis en la federación es buena para que haya un cambio”

Miguel Á. Ramírez, en AS

--¿Qué reflexión hace de todo el affaire Rubiales, el fútbol femenino y los cambios en la Federación Española?

--No voy a dar mi opinión. Prefiero callarme.

--¿Quién debe presidir la federación? ¿Cuál es el perfil ideal para el nuevo presidente o presidenta de la RFEF? ¿Debe seguir el mismo sistema de elección?

--Seguro que es un buen momento para reflexionar sobre el modus operandi de la federación y de las territoriales, por el bien del fútbol español. Que de verdad apostemos por la competencia de gente capaz de poder desempeñar ciertas funciones, gente con capaz de liderazgo para aunar voluntades. Hay mucha gente dependiendo directa o indirectamente de una federación, como jugadores, padres, directivos, aficionados. Es mucha gente la que hay detrás de una federación. Toca una sensibilidad especial por el deporte por el juego, pero también con una importante capacidad de liderazgo.

--Se traduce de sus palabras que no le gusta cómo está montado el fútbol español desde hace tiempo.

--Podría estar montado mejor, incluso siendo consciente de que es muy difícil. Son muchas personas con herencias adquiridas, con hábitos difíciles de cambiar, pero creo que es posible un cambio. Las crisis son buenas porque siempre pueden generar cambios. Sin crisis es difícil. Esta crisis que ha habido es buena para que haya un cambio, para que haya una reflexión profunda y para que se hagan las cosas mejor, para que el fútbol español vuelva a crecer.

--Volvemos al Sporting. ¿Se prepara el club para el mercado de invierno?

--Voy a ser muy honesto. No he tenido todavía ninguna conversación con el club referente al mercado de invierno. Entiendo que el club hace su trabajo y tiene su departamento para analizar rendimientos, explorar y estar preparados ante cualquier situación. Hay que esperar a que terminen estos partidos y se abra el mercado para ver posibles necesidades o no. Puede haber alguna lesión que puede alterar el plan y hay que estar preparados para tener soluciones. Pero, si no sucede nada, este grupo de jugadores está segundo clasificado y ha demostrado después de un tercio de liga que puede competir para optar a grandes cosas, a convertirse en un equipo que merezca resultados extraordinarios.

--¿El Sporting que vemos hoy es el que tenía en su cabeza Ramírez cuando llegó hace casi un año?

--Este Sporting se está pareciendo mucho a lo que yo buscaba. Está jugando a lo que me gusta, con lo que yo disfruto y con lo que creo que la gente está disfrutando y no espero equivocarme. Es un equipo valiente que quiere ir hacia delante y que, si puede llegar con un pase, lo hace con un pase pero que si tengo que utilizar 20 pases porque el rival no me deja pues llega con 20. Este Sporting habla de mi, me gusta lo que los jugadores transmiten porque me hace sentirme identificado. Me siento orgulloso de lo que veo.

--¿Cuánta importancia le da a la llegada de Roque Mesa a última hora y el papel de determinados jugadores?

--Roque es fundamental por su jerarquía, por su experiencia; es buen compañero, ayuda en los entrenamientos. Es fundamental en el vestuario, en el día a día, pero al igual que lo son el Cali (Izquierdoz), Djuka o Cote. Lo bueno que tiene este vestuario es que los veteranos son los que mejor trabajan. Eso solo me pasó en Independiente del Valle.

--Por último, ¿qué le pide al 2024?

--Nos queda mucho margen de mejora. Lo hemos visto en los últimos partidos con el Amorebieta y el Alcorcón, que no fuimos capaces de ganar. Todavía nos queda mucho por mejorar. Que el 2024 nos convierta en mejor equipo que en 2023; si es así, seguramente en mayo estaremos hablando de optar a cosas bonitas.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas