CELTA

Balaídos se vacía y el Celta sube los precios de las entradas

Las localidades para las gradas de Tribuna serán diez euros más caras este jueves contra la Real Sociedad que el pasado domingo frente al Sevilla. El club oculta la cifra de abonados.

0
Dos aficionados del Celta observan abrazados el terreno de juego de Balaídos.
Adrián Santamarina RC CELTA

La estrategia del Celta para repoblar las gradas Balaídos resulta cuando menos extraña. Después de solo ser capaz de reunir a 10.774 espectadores el pasado domingo contra el Sevilla, la directiva celeste ha decidido subir los precios para el encuentro del próximo jueves ante la Real Sociedad. Una medida aún más sorprendente si se tiene en cuenta que el duelo con el cuadro donostiarra arrancará a las 19:00 horas de un día laborable.

El alza de las tarifas afecta a dos gradas. Las localidades en Tribuna Alta pasan de 50 a 60 euros, mientras que en Tribuna Baixa aumentan diez euros para los adultos, de 40 a 50, y cinco para los Sub25, de 30 a 35. En los otros sectores del estadio se mantienen las tarifas: Río Alto y Baixo (40 adulto y 25 Sub25) y Gol (30 adulto y 15 Sub25).

La crisis de asistencia al coliseo olívico se confirmó el pasado domingo, en la primera jornada sin restricción de aforo. Si en los anteriores partidos de esta temporada la cifra de espectadores se había quedado lejos de los máximos establecidos por las autoridades sanitarias, frente al Sevilla hubo 18.267 asientos disponibles y Balaídos no alcanzó el 60% de ocupación pese a la entidad del rival y el horario del encuentro (16:15 horas).

Caída en picado

Ese mal dato no ha llevado a los responsables de A Sede a retomar las estrategias que estaba aplicando pre-Covid. Por ejemplo, en el último encuentro antes de que estallara la crisis sanitaria, el Celta aplicó una rebaja generalizada de precios para recibir al Leganés, rival directo por la permanencia, y un sábado a las 13:00 horas se congregaron en Balaídos 19.335 aficionados celestes.

El derrumbe que ha sufrido la afluencia al estadio vigués, que ha reabierto sus puertas sin la grada de Marcador por obras, va de la mano de la sangría  de abonados. Tras revelar el pasado mes de mayo una caída de más de 5.500 socios en la campaña 2020-2021, en la que sólo se jugó un partido con público y se aplicó una polémica tarifa de 50 euros,el club oculta la cifra actual. Teniendo en cuenta el número de carné asignado a las altas, el total de abonados se encuentra ligeramente por encima de los 12.000. Es decir, unos 10.000 menos que en el ejercicio 2019-2020.