LEGANÉS

Eraso y Tarín opositan a capitán del Leganés tras Cuéllar y Pérez

El Leganés busca jugadores que se hagan con el brazalete que sólo conserva Bustinza. Por antigüedad e influencia con el vestuario, Eraso y Tarín tienen muchas papeletas.

0
Eraso y Tarín opositan a capitán del Leganés tras Cuéllar y Pérez
JUAN AGUADO DIARIO AS

El Leganés ha visto despedirse en las últimas semanas a dos de sus tres capitanes. Primero fue Iván, el Pichu, Cuéllar, el que dijo adiós a Butarque. Sucedió pocos días después de que los pepineros cayeran eliminados en el playoff de ascenso a Primera División. Esta semana le ha tocado el turno a Rubén Pérez.

Tras cinco temporadas, el mediocampista no continuará. Con su fichaje por el Panathinaikos a punto, el Leganés hizo oficial que sus caminos se separaban 12 días después de que el jugador fuera libre para escoger destino. El 30 de junio acabó su contrato. Con ellos se marchan dos leyendas pepineras que dejan vacantes los peldaños que ocupaban en la gestión del brazalete. Sólo Unai Bustinza, recientemente renovado hasta 2023, continúa de los antiguos portadores. Se buscan capitanes al sur de Madrid.

En el Leganés, los años que un futbolista lleva en el club es determinante a la hora de condicionar quiénes son los dueños del brazalete, pero también cuentan tanto la opinión del vestuario, como la del cuerpo técnico. Con este panorama, y atendiendo por ahora al criterio de la antigüedad, hay un buen puñado de candidatos entre los que destacan dos: Javi Eraso y Rodrigo Tarín.

Eraso, cuarto capitán en la 20-21

El primero es, más allá de Bustinza, el único miembro de la plantilla que llegó al Leganés antes de 2018. De hecho, Eraso firmo por el Lega en su primera etapa en 2013. Después fichó por el Athletic en 2015 y retornó a Butarque en 2018. En total, le contemplan 200 partidos con la zamarra pepinera en competiciones oficiales, lo que le convierte en el 9º jugador de su historia con más partidos en el fútbol profesional, esto es, sin contar Tercera División o divisiones inferiores.

Eraso ya ejerció la pasada temporada de una suerte de cuarto capitán por detrás de Bustinza, Cuéllar y Rubén Pérez, pero en un rol menos ‘ejecutivo’ y más testimonial. “Al final la seriedad la ponen Pichu, Bus y Rubén Pérez. Ellos están más asentados en rol de capitán. Yo meto más caña… soy como el poli bueno… y ellos el poli malo. Aprendiendo estoy de todos estos. No sé si me tocará… pero si me toca, pues trataré de hacerlo como ellos. No me gusta de momento ese protagonismo”, confesó a AS la pasada temporada.

Tarín, un joven líder de vestuario

El otro candidato a ser uno de los nuevos dueños del brazalete es Rodri Tarín, que pertenece al elenco de hasta seis jugadores de la actual plantilla que llegó en 2018. El club ya lo ha utilizado en alguna ocasión como imagen de refuerzo de sus capitanes y es, en el vestuario, uno de los líderes que más personalidad muestra pese a sus 25 años. Con contrato hasta 2023, su largo contrato también garantiza un vínculo de regularidad importante a la hora de escoger si será uno de los capitanes.

Ya la pasada temporada se estrenó luciendo el emblema en algún partido, muestra de que, para el club y para el vestuario, es uno de esos jugadores llamados a convertirse en santo y seña de la entidad. Junto a Tarín otros cinco jugadores llegaron en 2018, aunque parece más difícil que opositen al brazalete, bien por su rol en el equipo o por haber interrumpido su presencia al sur de Madrid para salir cedidos a otros equipos. Estos cinco jugadores con Omeruo, Silva, Recio, Arnáiz y Sabin Merino.