DEPORTIVO

El frenético verano del Depor: un fichaje cada 4 días

Menudo abrió los fichajes del Depor el 5 de junio. Desde entonces, van otros 8: Aguirre, Mackay, Quiles, De Vicente, Lapeña, Calavera, De Camargo y Trigueros.

0
Varios jugadores del Deportivo en Riazor en el primer día de pretemporada.
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

El Deportivo arrancó este jueves la pretemporada y a diferencia de otros años, el trabajo en los despachos está bastante avanzando. El club coruñés cerró la liga el pasado 10 de mayo e inició una profunda reforma interna que termino con Richard Barral (director deportivo) fuera del club y la llegada de un nuevo equipo capitaneado por Carlos Rosende (secretario técnico). El terremoto continuó con la salida del técnico Rubén de la Barrera (ahora en el Albacete) y la llegada al banquillo de Borja Jiménez el 26 de mayo.

Después del asentamiento de la nueva dirección deportiva y el aterrizaje de Borja Jiménez, el club tardó poco más de una semana en abrir el grifo de los fichajes. El primer refuerzo para la nueva temporada fue Menudo, que llegó libre del Numancia el pasado 5 de junio. Sólo tres días después se anunciaba a Diego Aguirre, también ex del club soriano. El 11 de junio se cerró el regreso al Deportivo del meta Ian Mackay y 24 horas más tarde fue el turno para Alberto Quiles.

Once días sin fichar

La contratación del delantero onubense supuso un pequeño ‘parón’ en el ritmo de fichajes. Concretamente, el club coruñés estuvo once días en el dique seco hasta el fichaje de Rafa de Vicente el 23 de junio. Dos días más tarde que el pivote malagueño llego Adrián Lapeña. El siguiente refuerzo fue Josep Calavera el pasado 2 de julio, para llegar de forma consecutiva William de Camargo (5 de julio) y Pablo Trigueros (6 de julio). En total, nueve nuevos jugadores en solo 33 días, lo que arroja una media redondeada de un fichaje cada cuatro días. Una actividad frenética a la que se unió también varias salidas pactadas como las de Carlos Abad, Lucho García y recientemente Eneko Bóveda. Toda una reforma a la que quedan todavía varios capítulos.