LEGANÉS

El Leganés- Rayo recibe más de 4.000 solicitudes de entrada

El 3-0 de la ida no ha frenado las ganas de los pepineros por regresar a Butarque. El corte de los socios más veteranos se ha quedado cerca del número 2.000. Habrá sorpresa de bienvenida.

El Leganés- Rayo recibe más de 4.000 solicitudes de entrada
Javier Martín Diario AS

El Leganés ha recibido más de 4.000 solicitudes de entradas para el partido de vuelta de la semifinal del playoff que mañana disputará ante el Rayo Vallecano en Butarque. Ni siquiera el resultado de la ida, un duro 3-0 para los pepineros, ha mermado la demanda para una cita histórica. Por la reapertura del estadi. Porque, de lograr la remontada, sería histórica para los pepineros.

Así pues, salvo algún imprevisto puntual de última hora, la afición ocupará al completo las 1.500 localidades que el CSD ha permitido a cada uno de los equipos que disputen esta promoción de ascenso. Cabe recordar que el Leganés ha primado la antigüedad en el reparto de estas localidades. De 1.500, el 95% han sido para socios (gratis) de las que el 80% ha ido para los socios más veteranos que la han reclamado (el corte ha rondado el número 2.000 de abonado) y el restante 20% se ha sorteado.

Los aficionados que vuelvan a Butarque, además de tener que seguir una serie de obligaciones recogidas en la web del club (prohibición de entrar comida o bebida -sólo una botella de agua de medio litro-, obligación de mantener distancia de seguridad, control de temperatura previo a la entrada…), se encontrarán con una sorpresa cuando ocupen sus asientos. El club les ha querido dar la bienvenida en este retorno con un mensaje especial.

Un guiño a la remontada

La alta demanda de entradas ha agradado a un Leganés que ve en ella un guiño de confianza en la posible remontada. Pese a que representa sólo el 12% de su aforo, se espera un gran ambiente para el partido.

El Leganés tiene 10.300 abonados, casi todos los que se abonaron la temporada pasada. Cuando acabó el curso, y aún sin saber si se abriría el acceso durante esta campaña o no, el club ofreció a los hinchas dos opciones: o renovar gratis su abono para la actual 20-21 o reclamar la compensación económica por los partidos que se jugaron a puerta cerrada del curso 19-20 con el añadido de que esta vía suponía darse de baja como abonado. La mayoría optó por el plan A.

Butarque no abre sus puertas para ver un partido del Leganés desde el 29 de febrero de 2020, cuando recibió al Alavés del propio Asier Garitano. Antes, la semana pasada, albergó los partidos de la Copa de la Reina con una capacidad máxima del 30% (3.700 localidades), mismo aforo que se espera para el España – Lituania del próximo martes en el que Butarque se estrenará, por primera vez, como casa de la selección absoluta de fútbol.