ENTREVISTA A DAVOR SUKER

"Modric debe seguir en el Madrid: es un líder, fiel, está que se sale..."

Davor Suker, presidente de la federación croata, repasa con AS sus mejores episodios como futbolista y se detiene en nombres propios como Modric, Maradona, Rakitic, Raúl , Zidane...

"Modric debe seguir en el Madrid: es un líder, fiel, está que se sale..."
Michael Regan - FIFA FIFA via Getty Images

Davor Suker (Osijek, 1-1-1968, Croacia, extinta Yugoslavia) es el presidente de la federación croata y ha concedido una entrevista a AS en la que repasa sus mejores episodios como futbolista, principalmente en el Real Madrid, Sevilla y Arsenal, analiza la actualidad sobre el fútbol croata y de sus exequipos y se detiene en nombres propios como Modric, Maradona, Rakitic...

¿Cómo te encuentras y qué tal llevas el desarrollo de la pandemia del coronavirus?

Me encuentro bien, pero no es agradable lo que está ocurriendo. Con esta pandemia, desde el punto de vista del deporte, los dirigentes, deportistas y aficionados espero que aprendamos una lección positiva de la vida. Hemos retrasado la Eurocopa, los Juegos Olímpicos, otras competiciones en el ámbito de UEFA y FIFA, hemos retrasado muchos partidos, hemos tenido discusiones sobre si hemos obrado bien o mal… No es fácil y los aficionados al deporte hemos sufrido mucho, pero creo que se están haciendo las cosas bien, acorde con la situación que vivimos.

Desde 2012 eres presidente de la federación croata de fútbol. ¿Por qué decidiste escoger este camino?

Muchos futbolistas eligen su papel dentro del terreno cuando cuelgan las botas, pero yo elegí la vía de seguir ligado al fútbol en el plano de la administración y gestión. Yo estuve cuatro años para decidir lo que quería hacer, sabía que no tenía el espíritu de entrenador, no sé si de director deportivo, monté una academia de fútbol y se presentó la posibilidad de ayudar al fútbol de mi país, y desde UEFA y FIFA poner mi granito para mejorar el fútbol mundial, me embarqué en ella y estoy satisfecho, sobre todo, después de que la selección de mi país fuera subcampeona en el Mundial de Rusia.

Vayamos con tu trayectoria deportiva. Después de brillar en el Dinamo de Zagreb fichaste por el Sevilla en 1991, justo cuando estalló la Guerra de los Balcanes. ¿Cómo recuerdas aquella situación y tu llegada a España?

No fue fácil, porque murió mucha gente por nuestra independencia, y el fútbol ni siquiera paró. Tuve que dejar a mi familia, mis amigos y en diez u once meses no pude volver, pensando todos los días si una bomba o una granada podía herir o matar a mi gente. Aquello fue muy duro. Y después acoplarte a otro país, a sus costumbres, a su fútbol… de hecho, al principio no tenía claro si triunfaría. Pero siempre estaré agradecido al Sevilla por la oportunidad que me dio de jugar en una gran liga como la española y de dejarme crecer como futbolista.

En el Sevilla estuviste cinco temporadas y en la 1992-93 coincidiste con Maradona, tristemente fallecido el pasado 25 de noviembre. ¿Cómo fue su llegada a Sevilla y tu relación con él?

Era uno de mis ídolos de chaval y cuando empezó a rumorearse en Sevilla que podía llegar, yo pensaba: ‘Hasta que no le vea en el vestuario no me lo creo’. Gracias a Luis Cuervas y Del Nido pude disfrutar de ser compañero suyo, de jugar con él. Pero es que Maradona, además de ser el mejor del mundo, nos hacía buenos a los demás. Su llegada engrandeció al equipo y a la ciudad. La gente se volvía loca para tocarle, hacerse una foto con él o que le firmara un autógrafo. Era muy grande, y eso tenía sus cosas positivas y negativas, aunque yo he entendido y respetado muchas cosas de su vida. Fue un enorme privilegio jugar con él.

"Ganar la Séptima y el tercer puesto en el Mundial de Francia del 98 fueron apoteósicos en mi carrera"

¿Cuéntanos alguna anécdota con él?

Se ha visto muchas veces por televisión, pero yo estaba delante cuando se puso a dar toques a una pelotita de papel de aluminio cuando alguien se la tiró desde la grada en el Pizjuán. Pero es que en el vestuario con una naranja… con cualquier cosa. Era un espectáculo, un mago, único.

En el Sevilla triunfaste: jugaste 162 partidos y marcaste 81 goles. Antes de fichar por el Real Madrid en 1996, ¿cuántas ofertas rechazaste?

Muchas. El otro día coincidí con Rummenigge, Hoeness y Beckenbauer y me recordaban cuando el Bayern vino a ficharme a Sevilla, ofreciendo mucho dinero. También el Barça, clubes ingleses, italianos… Pero Luis Cuervas rechazó todas las ofertas. Quería que me quedara, que siguiera marcando goles para el Sevilla, hasta que en un partido entre el Sevilla y el Valencia, en el Sánchez Pizjuán, hablé con mi amigo Pedja (Mijatovic) y nos gustó el gran proyecto que pretendía hacer Lorenzo Sanz en el Madrid, con Seedorf, Roberto Carlos, Panucci, Illgner... Acerté de pleno. Jugar en el Bernabéu y marcar goles para el Real Madrid es muy grande, y encima tuvimos el privilegio de ganar la Séptima Copa de Europa para el club, después de 32 años.

¿Conquistar la Séptima en Ámsterdam es el más momento emocionante que has vivido en tu carrera o el tercer puesto en el Mundial de 1998 con la selección croata?

Ambos, porque fueron apoteósicos. Ganar la Copa de Europa y pasearla por Madrid entre la multitud es indescriptible, como también ser tercero en el primer Mundial de la selección croata, en un país de cuatro millones de personas. Aquel 1998, desde luego, fue mi año.

Has tenido como entrenadores en el Madrid a Capello, Heynckes y Hiddink, y en el Sevilla, a Espárrago, Bilardo y Luis Aragonés. ¿Con cuál tuviste una relación más cercana y con cuál más fría?

Con todos tuve una buena relación y de todos aprendí. Fue un privilegio escuchar a Luis Aragonés, Capello, Bilardo… que te hablaban claro del primero al último día.

"Maradona era muy grande, y eso tenía sus pros y contras; yo he entendido y respetado mucho de su vida"

¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes de Lorenzo Sanz, también tristemente fallecido hace unos meses a causa del coronavirus?

Lorenzo me parecía que era el típico hombre español: me encantaba su manera de hablar y ser, siempre con su puro en la boca. Fue un gran presidente y aquel Madrid que hizo, junto con Onieva y el resto de directivos, fue grande. Me ha dado mucha pena su muerte y así se lo trasladé a su familia.

¿Te sentiste decepcionado por tu salida del Madrid en 1999?

No me sentí decepcionado por marcharme, aunque todo el mundo quiere estar en el Real Madrid, pero es cierto que entonces era la época en la que estaba con Ana Obregón y la presión de la prensa rosa era muy fuerte y yo no quería meterme en ese mundo. Ahora no es lo mismo tener una novia famosa que entonces.

Después del Madrid jugaste en el Arsenal, West Ham y dos años en el Múnich 1860, donde te retiraste. ¿Disfrutaste en la Premier y en la Bundesliga?

Cuando decidí salir del Madrid no me apetecía jugar en otro equipo español, quería conocer otra liga y aprender un nuevo idioma, me fui al Arsenal, con Wenger, y acerté, porque después de LaLiga, la Premier es muy importante, y diferente, por la forma de hablar con los árbitros, por cómo se juega... Y luego acabé en la Bundesliga. He sido un privilegiado de jugar en tres de las mejores ligas del mundo y de vivir en Sevilla, Madrid, Londres y Múnich.

¿Es cierto que pudiste volver a España después de dejar el Madrid?

Mi error fue no volver a España después de acabar en el Múnich 1860 y acabar mi carrera en España. Me hubiera encantado.

"Fue muy duro llegar a España y pensar que una bomba podía matar a mi gente, por la guerra en mi país"

Tú has jugado con grandes futbolistas. ¿Con cuál te has entendido mejor en el campo?

En Croacia, con Boban, tanto en el Dinamo de Zagreb como en la selección. En el Sevilla, con Maradona, por supuesto, también con Bengoetxea, Simeone, Zamorano… En el Madrid, con Mijatovic, Redondo, Hierro. En el Arsenal, con Bergkamp; y en el Múnich 1860, con Thomas Hässler.

Te pregunto por la actualidad. El Madrid ha pasado a octavos de la Champions haciendo un buen partido ante el Gladbach, aunque en la última jornada de la fase de grupos; en LaLiga es cuarto y su trayectoria es muy irregular. ¿Entiendes que se esté cuestionando a Zidane?

En los grandes clubes siempre se va a cuestionar al entrenador si no hay resultados, porque el nivel de exigencia es tremendo, pero Zidane lo sabe. Yo le deseo lo mejor, pero voy a decir una cosa más a raíz de que se haya puesto el foco en Raúl como futuro entrenador del Madrid: me parece bien lo que está haciendo de ir poco en el escalafón. Confío mucho en él.

Modric ha cumplido 35 años y acaba contrato el año próximo. ¿Por qué debería el Madrid renovarle?

Por los siguientes motivos: Modric es un líder, un número uno, tanto en el mundo como en Croacia, es un jugador fiel, físicamente está muy potente, y las exhibiciones en los últimos partidos, en Liga y Champions, lo corroboran. Debe seguir y ojalá juegue en el Madrid muchos años más, pero la última palabra es del entrenador y de la junta directiva.

¿Cómo ves la revolución que se está planeando en el Madrid, con los posibles fichajes de Mbappé, Haaland, Camavinga o Pogba…?

Yo tengo un gran respeto por Florentino Pérez por todo lo que ha hecho para el Madrid y es un hombre de palabra, lo que ha dicho lo ha cumplido. El Madrid tiene la ventaja de que es el mejor club del mundo. Vamos a ver qué sucede en verano.

"Luis Cuervas rechazó suculentas ofertas por mí, del Bayern, del Barça… hasta que llegó el Madrid"

¿Qué opinión te merece la situación de Hazard, con continuas lesiones y sin la regularidad y el rendimiento que se esperaba cuando lo fichó el Madrid?

Es curioso como en el Chelsea era un jugador extraordinario y en el Madrid está teniendo tantos problemas. No sé si será una cuestión de adaptación, aunque las lesiones son el pan de cada día del deportista.

¿Te sorprendió que el Barça dejara marchar a Rakitic y cómo le estás viendo en el Sevilla?

Rakitic ha dado seis años al Barça al más alto nivel y yo le estoy viendo muy bien en el Sevilla, porque es otro líder, y hay una relación de amor entre el club, la ciudad y él. También espero que siga en la selección, a pesar de que anunció que la dejaba el pasado mes de septiembre. Tampoco me gustó cómo se despidió Mandzukic… Hay que dejar siempre la puerta entreabierta, nunca cerrarla.

Hablemos Halilovic. Apuntaba mucho cuando fichó por el Barça, pero se ha estancado, de hecho, ha estado sin equipo hasta hace unas semanas cuando Karanka le rescató para el Birmingham. ¿Te ha decepcionado?

Sí, y no es fácil para mí como presidente de la federación croata hablar de su situación. Fue el mejor sub-15, sub-17, todo el mundo hablaba de él… Me da pena, pero el fútbol a veces tiene estas cosas. Espero que se relance en Inglaterra.

¿Cómo calificarías la situación actual del fútbol croata?

El fútbol croata tiene muchas virtudes, miremos si no en los últimos quince, veinte años cuántos jugadores han ido a otras grandes ligas, con un país de cuatro millones de habitantes. Hemos bajado el número de equipos en la primera división de Croacia para optimizar la liga (ahora son diez) y hemos bajado la participación de jugadores extranjeros para invertir y potenciar a los jóvenes futbolistas croatas. La mejor vía de financiación para nuestros clubes es vender a sus estrellas, porque no hay muchos ingresos por televisión, por marketing, por abonos por venta de entradas, y ahora con la pandemia menos, y, sin embargo, los clubes croatas salen adelante. Tenemos mucho mérito, porque con todo ello, estamos consiguiendo grandes éxitos a nivel nacional. Confío en que nuestro primer ministro Plenkovic hará crecer nuestras infraestructuras deportivas y se construya un buen estadio, porque a veces me da pena los recursos con los que contamos para la selección y en nuestro fútbol.

"¿Por qué dejé el Madrid? La presión de la prensa del corazón era muy fuerte..."

Tu mandato en la federación, si no me equivoco, acaba en 2021, después de ser reelegido en 2017. ¿Te vas a volver a presentar?

Sí. Yo creo que soy el único del mundo que tiene el privilegio de haber sido tercero en un Mundial como jugador y subcampeón como presidente.

Oye, ¿es cierto que tienes en mente escribir un libro biográfico?

Sí. Quiero contar relatos de mi vida profesional como futbolista y dar mensajes, desde mi experiencia, a los jóvenes de lo que es el fútbol, con sus aspectos positivos y negativos, y por qué hay que respetarlo.

Muchas gracias por esta charla.

A ti y a AS.