SEGUNDA DIVISIÓN B

Munitis, a la calle sin empezar

El Badajoz le ha destituido antes de arrancar la temporada en Segunda División B. Iván Ania, Pablo Alfaro y Pacheta aparecen como posibles sustitutos.

Munitis, a la calle sin empezar
ALVARO RIVERO DIARIO AS

"No dominamos ni al Montijo, apaga y vámonos", lamentaban el pasado jueves los aficionados del Badajoz tras la cuarta derrota de la pretemporada, en este caso ante el UD Montijo, que milita en el grupo 14.1 de Tercera División. El proyecto de Joaquín Parra en el CD Badajoz se modela a lo grande, con la vista puesta en Primera División. "Mi proyecto es a largo plazo, pero yo soy muy impaciente", decía el presidente en AS antes de caer en el playoff de ascenso a Segunda División en semifinales ante el Barcelona B. Parra es un empresario con las ideas claras y no titubea a la hora de tomar decisiones. Por eso ha decidido prescindir de los servicios de Pedro Munitis antes de arrancar el curso el próximo fin de semana ante el Socuéllamos, corespondiente al Grupo 5 de la Segunda División B, donde están con los otros cuatro equipo extremeños (Extremadura, Mérida, Villanovense y Don Benito), los cuatro manchegos (Talavera, Socuéllamos, Villarrobledo y Villarrubia) y el Melilla.

"El Club Deportivo Badajoz y Pedro Munitis trabajan en la rescisión del contrato que les une. A falta de un acuerdo concreto para hacer efectiva la desvinculación, el técnico no dirigirá el partido amistoso que mañana nos enfrentará al Córdoba CF. Ambas partes han decidido que es la mejor decisión para el futuro tanto de la entidad como del entrenador", explica la entidad mediante un comunicado. Munitis ha completado su periplo más corto en Segunda División B con el Badajoz (7 partidos) después de pasar por el UCAM (44 partidos), Ponferradina (21) y Racing (43). Menos en la Deportiva Ponferradina, que dimitió, siempre acabó destituido. Acumula tres playoff de ascenso sin saborear el éxito y está sufriendo la cara B de la profesión de técnico encadenando varios sinsabores. Iván Ania, Pablo Alfaro y Pacheta aparecen en las quinielas para sustituirle en el cargo para una temporada más difícil que nunca, con 102 equipos en la categoría, y un proyecto, el del Badajoz, en el que el ascenso no es una aspiración sino una obligación.

Pasado como jugador

"No encajaba en el Madrid de los Galácticos", decía Pedro Munitis. Llegó en la temporada 2000 al Real Madrid como uno de los estandartes electorales de Lorenzo Sanz. Florentino Pérez heredó el contrato de un jugador que parecía desajustar la política de "estrellas" mediáticas que trajo el presidente madridista con Luis Figo como primer gran reclamo. Una política de fichajes que con los años se denominó de 'Zidanes y Pavones'. Según aseguró en su día el representante de Pedro Munitis, un directivo madridista llegó a afirmar que la razón de su ostracismo residía en una cuestión estética. "Le trataron como una escoba". Después de dos años sin apenas oportunidades, se marchó marchó al Racing cedido. Y en El Sardinero le hizo un gol al equipo que entonces costeaba gran parte de su sueldo y no titubeó a la hora de celebrarlo, despojándose de la camiseta, mostrándose eufórico. Fue uno de los impulsores de las actuales 'cláusulas del miedo'.

Recientemente, en una deliciosa entrevista en Líbero a Thuram, el que fuera central de Francia y el Barça recordó su rival más temido en su carrera profesional: "Ah, esta es fácil. Munitis. Cuando jugaba no recordaba, por regla general, el nombre de los rivales, de los estadios… Me dedicaba a jugar. Si me preguntas dónde jugué tal partido, no sabría decirte. Pero de Munitis me acuerdo muy bien. Es un jugador que me dio muchos problemas. En la Eurocopa del 2000, en un Francia – España, fue increíble. Me volvió loco. Pregunté a Christian Karembeu y él lo conocía del Real Madrid e intentó tranquilizarme. Me acuerdo muy bien de ese momento y de él. Si te fijas, en mi oficina no tengo fotos de fútbol. Pero sí tengo una de Munitis. Creo que debe estar ahí porque es importante cultivar la humildad".