LALIGA SANTANDER

Las lesiones, un problema real

En la primera jornada de la Bundesliga tras el parón, cayeron doce futbolistas. Messi, uno de los que ya ha sufrido molestias. Los cinco cambios ayudan.

Messi, lesionado, es duda para la vuelta.
LLUIS GENE AFP

LaLiga se reanudará el próximo 11 de junio y afrontará algo más de un mes frenético, con 32 días consecutivos de fútbol, dos jornadas finales unificadas y la presión de la recta final sobre los jugadores. Además, lo hará tras varios meses de confinamiento, donde los futbolistas apenas se han podido entrenar más allá de una serie de máquinas que puedan tener en sus respectivos domicilios. De vuelta al césped, los entrenamientos han estado condicionados continuamente por el protocolo de seguridad que buscaba evitar contagios y, sobre todo, no se han podido disputar partidos amistosos. El regreso llega ya y los errores no están permitidos. Para lograr objetivos hay que dar el cien por cien desde el minuto uno.

Bajo esas circunstancias, una de las grandes preocupaciones de los futbolistas y preparadores físicos son las lesiones. Ya se temía por ello anteriormente, pero el ejemplo de la Bundesliga no es, ni mucho menos, tranquilizador. Si bien Alemania fue algo más precipitada en su regreso, los jugadores lo pagaron caro. En la primera jornada tras el parón hubo un total de doce lesionados. Alguno de ellos, como Reyna del Dortmund, cayeron en el mismo calentamiento previo al encuentro. Hombres como Thiago, Lucas, Todibo, Haaland, Hazard o Thuram han sido algunos de los damnificados. No todo han sido lesiones musculares, pero el estado físico general no era ni mucho menos sobresaliente.

Antes, ya avisó Oliver Schmidtlein, ex fisioterapeuta del Bayern de Múnich y de la Selección alemana, en una entrevista en TZ: "Hay un riesgo elevado de lesión. El aislamiento habrá dejado secuelas en los futbolistas". En España los clubes trataron de paliar en cierta medida este problema, pidiendo a LaLiga la disputa de algún amistoso antes del arranque. La respuesta fue negativa y tendrán que asumir la primera jornada como prueba, a la par que conocen las exigencias de la competición a solo once jornadas del final del campeonato.

Haaland también se lesionó en la vuelta de la Bundesliga.

Cinco cambios como medicina

Para paliar posibles lesiones y sobrecargas de los jugadores con los partidos avanzados, la IFAB propuso la implementación de dos cambios extra por equipo de cara a los meses restantes de temporada. El calor, ya instaurado bajo nuestras fronteras, era otro de los factores a tener en cuenta. Así pues, los técnicos podrán tirar más del banquillo que nunca para evitar riesgos y tener rodados a todos los jugadores de la primera plantilla. No obstante, no todos están a favor de la existencia de esta norma

Quique Setién considera que no va a beneficiar a su equipo, aunque Clement Lenglet le matizó: "Desde luego le va a venir bien al jugar, al Barça no lo sé...". Javier Aguirre, por su parte, se mostró contrario a la opinión del técnico blaugrana: "Hace bien al fútbol y a la integridad física de los jugadores. Si se te lesionan dos jugadores en el primer tiempo, te quedas con un cambio y ya en el 70 o el 80 te aparecen calambres por el sol... ¿Qué haces? Me parece fantástico para cuidar al jugador y al espectáculo. Luego los matices van en presupuestos".

Setién considera que los cinco cambios van a perjudicar al Barcelona.

Los futbolistas, preocupados

"Hay que salvaguardar la salud y hacer las cosas bien. No se pueden sufrir lesiones. En Alemania ya hemos visto lo que ha pasado". Así de rotundo se mostró David Aganzo, presidente de la AFE, ante el regreso de la competición. No fue el único. Piqué, por ejemplo, pidió a Tebas en el Partidazo de Vamos que no les vendría mal a los futbolistas alguna semana más de preparación o Jémez, en la misma línea: "El 12 de junio vamos a ir muy justos". La mayoría tienen ganas de volver, pero temen en las posibles consecuencias.

Saúl Ñíguez, en una entrevista a AS, dio la versión suya y de algunos de sus compañeros: "Para mí las lesiones son el mayor miedo. Después de dos meses y medio sin entrenar en el campo... Aunque entrenes en casa, es totalmente diferente a lo que tu cuerpo está acostumbrado. Creo que ha sido poco tiempo para prepararse. Para mí la opción de los cinco cambios es positiva, las fechas y los horarios irán ayudando, pero lesiones supongo que habrá fácilmente unas cinco o seis por jornada".

Messi y bastantes víctimas

Leo Messi ha sido el nombre más mediático en caer lesionado en el regreso a los entrenamientos. El futbolista argentino, tal y como ha anunciado el Barcelona, sufre una contractura en el cuádriceps de la pierna derecha, lo que le hace duda para enfrentarse al Mallorca en la primera jornada de la reanudación. No es el único. En Primera División, más de una veintena de futbolistas han sufrido pequeños problemas, que podrían agravarse en cantidad una vez vuelva a rodar el balón.

Messi, en un entrenamiento tras el parón.

Osasuna, por ejemplo, tiene a diez jugadores entre algodones. Parejo, con un pequeño golpe, ya se ha reincorporado. En la pelea por el descenso también hay damnificados: Lumor (Mallorca) arrastra una rotura fibrilar; Ruibal y Óscar Rodriguez, del Leganés, tuvieron que bajar el ritmo por sobrecargas... En Segunda División, Robert Mazán o Aketxe sufren sobrecargas que les han apartado unos días de la dinámica del grupo.

La preparación mental, factor a tener en cuenta

Más allá de los problemas físicos, la preparación mental también preocupa a los clubes. Tras meses confinados y no demasiado trabajo físico, los futbolistas deben rendir a su cien por cien desde el primer momento. A falta de once jornadas, apenas tienen margen de error y un fallo de concentración puede suponer un importante desvío de los objetivos marcados.

Carlos Pérez Marín, psiquiatra con trato habitual a deportistas, explica a AS las dificultades que tendrán: "Les puede generar ansiedad. Por un lado está la falta de entrenamiento físico, que seguramente llevará al futbolista a fallos y a peor rendimiento. El aislamiento incluso puede hacer a los deportistas preocuparse más por conseguir ganar, ya que se les ha deformado la realidad".

"Todo esto aumentará su angustia en caso de fallo. También en caso de que no lo hagan. Los futbolistas, acostumbrados a lidiar con la presión, han sufrido una profunda desconexión estos meses. No están preparados para entrar con la fuerza que requiere esta fase de competición y será importante que desde los clubes se trabaje en concienciarles y apoyarles si las cosas no salen bien", añade.

Por último, relata la resistencia que tiene que tener un futbolista de élite ante la adversidad: "Estamos acostumbrados a una cierta centridumbre y en el caso que se plantea, ha disminuido y, por ello, ha aumentado la angustia que pueden sufrir. No sabría decir si va a influir más en quien pelea por bajar o quien pelea por ganar un título. Depende mucho también de la personalidad de cada jugador. Hay algunos que tienen poca tolerancia a la frustración y esta no es la situación idónea".