LEGANÉS

Las sobrecargas, únicas taras del Leganés previas al retorno total

El Leganés regresará mañana a los entrenamientos normales con sólo sobrecargas. Ruibal u Óscar, alguno de los jugadores que las han sufrido. Optimismo sobre el físico.

Las sobrecargas, únicas taras del Leganés previas al retorno total
PABLO MORENO LALIGA

El Leganés descansó ayer. También hoy. Le vendrá bien a unas piernas cargadas que afrontan desde mañana el cambio definitivo de fase. Todos juntos otra vez para afrontar el retorno, el sábado 13 de junio a las 19:30 contra el Valladolid en Butarque. Desde el 11 de marzo el equipo no se veía las caras en su conjunto. Han pasado 82 días y, para sorpresas internas y externas, lo ha hecho sin lesiones graves en la vuelta al trabajo. La plantilla, insisten al sur de la capital, ha hecho un buen trabajo durante el confinamiento.

Llega el momento de pasar su prueba definitiva. Y lo hará con apenas un puñado de sobrecargas como únicos (y lógicos) avisos previos al acelerón definitivo. Aitor Ruibal ha sido el último jugador que ha tenido que frenar y hacer trabajos al margen del grupo para desestresar los músculos. Nada grave. El martes está previsto que regrese.

Asunto rutinario que, por ejemplo, también ha afectado a Óscar Rodríguez. El mediocampista cedido por el Real Madrid se tuvo que ausentar un par de días de los entrenos para hacer también ejercicios bajo la supervisión de Sergio Martos, el readaptador del equipo. Ayer regresó con plena normalidad.

Buen panorama para la reentré

Más allá de Szymanowski, que sigue poniéndose a punto de forma individual de su grave lesión (afronta ya el tramo final), Aguirre cuenta con el grueso de su plantilla para estas dos semanas previas al partido de vuelta frente al Valladolid, choque del que se espera hoy saber su horario y que comenzará un sprint al que el Leganés no está acostumbrado.

Con partidos entre semana, así durante todo un mes, el Leganés necesitará tirar de toda su plantilla, incluidos los chavales de una cantera que serán relevantes en la prevención de problemas gracias a los cinco cambios. Lo harán bien dando relevo a futbolistas importantes durante partidos en los que la victoria ya sea clara o, lo contrario, duelos ya perdidos y sin opción de remontada en los que haya que oxigenar piernas sin riesgos innecesarios.