REAL MADRID

Kroos se asoma al precipicio

El 64% de la afición pidió que no siguiera la pasada campaña. Su charla con Guardiola tras ser suplente ante el City, su paso en falso ante la bajada salarial... Debe reactivarse.

En el Real Madrid, la línea que separa ser idolatrado por la afición al abucheo sistemático es muy delgada. Lo saben bien futbolistas de altura como Velázquez, Zidane o Guti en el pasado o Benzema y Bale en una época más reciente. Kroos (30 años) es el siguiente jugador de la Casa Blanca que se asoma a ese precipicio. Tras su última y reciente renovación de contrato (firmó hasta 2023, terminará con 33 años), el alemán ha dado varios pasos en falso que le colocaban en el disparadero justo antes del parón por la crisis sanitaria del coronavirus.

Algo que todavía no ha trascendido ha pasado entre el futbolista alemán y Zidane. A Kroos ni siquiera le sirvió ser el centrocampista con mejor acierto en el pase de LaLiga (un 94%), y con mucha diferencia en el Madrid (Modric se queda en el 89%, Valverde en el 88% y Casemiro en el 83%) para jugar en la ida de los octavos ante el City. Después de la dolorosa derrota (1-2) se produjo una imagen que dolió mucho en el madridismo. La del propio Kroos y Guardiola cuchicheando en las entrañas del Bernabéu. “Cuando no te vi en el once no me lo podía creer”, parecía decir Guardiola al jugador, mientras las cámaras de televisión robaban esa conversación íntima entre ambos. El catalán era el técnico del Bayern cuando éste le dejó ir al Madrid por 25 millones de euros, un error histórico aunque, al menos, el propio Guardiola pidió que se quedara. Pero esa imagen de los dos hablando puede pesarle en el futuro al alemán…

Extrañó mucho que Zidane le dejara en esa ocasión en el banquillo siendo el jugador con más influencia en el juego del Madrid: es el futbolista que reparte más pases, 2.439, por delante de Casemiro (2.224) y eso que ha jugado 400 minutos menos que el brasileño. La respuesta puede estar en la falta de implicación ocasional en defensa del propio Kroos. El alemán, tan decisivo en los triunfos del Madrid (cuatro Champions en cinco años) fue muy señalado la pasada temporada en la que el Madrid se quedó sin opciones de ganar ningún título en marzo. El 64% de la afición pidió que no continuara en un macrosondeo elaborado por este periódico al final de la campaña. Su renovación no se entendió. Quizá le pesó su fallo en el primer gol del Ajax en el desastroso 1-4 de la Champions y su alarmante bajo estado físico.

Desde entonces camina Kroos en el alambre. Sus declaraciones contrarias a la bajada de sueldos que se planeaba para la plantilla blanca por la crisis del coronavirus (del 10% si, como parece, el campeonato se reanuda), volvieron a colocarle en el disparadero. “Bajarse el sueldo es a fondo perdido o donación al club”, dijo, para luego matizar que fue un fallo en la traducción de la entrevista. Tras su última renovación Kroos fue sincero: “Soy el primero que no ha jugado a su nivel. No tengo problemas en decirlo. Tengo muchas ganas de ser más constante, como antes, en los cuatro años anteriores. En este he jugado mal, pero seguro que tendré tres o cuatro años más a tope", sentenció. Ahora, con la sombra de Pogba y Camavinga (y del propio Valverde) en el horizonte de ese fútbol más de músculo e ida y vuelta que prefiere Zidane, Kroos está en un momento crucial de su carrera en el Madrid. Y más con la reanudación de la temporada...