R. Sociedad RSO
1
Oyarzabal 40' (p)
Final

MIRANDÉS - REAL SOCIEDAD

De Anduva al cielo

Mirandés y Real Sociedad buscan un pase histórico a la gran final de la Copa del Rey. Habrá un gran ambiente, con unos 1.500 hinchas de la Real, una quinta parte de Anduva.

Los jugadores del Mirandés posan sonrientes en el entrenamiento previo al encuentro de ida de semifinales de la Copa del Rey ante la Real Sociedad.
Paulino Oribe / Diario As

La Copa más democrática de la historia, la que permite que en semifinales no haya clubes de Champions pero sí clubes soñadores, hará felices para hoy y para siempre a las ciudades de Miranda de Ebro o de San Sebastián (sigue el partido en directo en As.com). Sus equipos, sus motivos de orgullo, sus corazones, buscan el pase a la final en lo que pretenden que sea un día histórico, inolvidable. Sólo hay lugar para uno en La Cartuja.

Para el matagigantes Mirandés supondría la primera final en sus 93 años de historia. Es un reto grandioso para los de Andoni Iraola: hace cuatro décadas que ningún equipo de Segunda juega la final de Copa. Por el camino dejaron los rojillos a Celta, Sevilla y Villarreal, y además se trajeron de Anoeta un gol a favor que puede servir de mucho para tratar de remontar el 2-1 de la ida. En el caso de la Real, son 32 años ya de travesía por el desierto sin disputar la final y uno más sin alcanzar el título, el último que levantó un club que, no olvidemos, en su palmarés tiene dos Ligas, dos Copas y una Supercopa.

El premio de viajar a Sevilla a la final del 18 de abril -y de paso obtener una plaza en la Supercopa de Arabia Saudí de la próxima temporada- es mayúsculo para ambos. Las dos ciudades están separadas por tan solo 140 kilómetros, lo que asegura un ambiente extraordinario para toda la jornada de hoy. El Mirandés se portó muy bien con la Real y le cedió 1.040 entradas, casi una quinta parte de los 5.700 de aforo que tiene Anduva.

Invasión. Para los hinchas txuri-urdines será poco, aún así. Las peticiones de entradas superaron las 5.500, por lo que hubieran llenado por sí solos el estadio. El club rojillo emitió un comunicado en el que aseguró que perseguirá a aquellos socios que revendan su asiento a los muchos aficionados de la Real dispuestos a pagar por él. Se ha sabido también que desde la capital guipuzcoana hay quien ha decidido hacerse socio del Mirandés por 87 euros de aquí a final de temporada con el fin de poder acudir al encuentro de esta noche.

Habrá invasión de autobuses desde Guipúzcoa, por lo tanto, con los que contrarrestar el orgullo del Mirandés y de su gente. Las calles y comercios de la ciudad burgalesa amanecen hoy engalanados para recibir el partido más importante de su historia, más incluso que aquella semifinal perdida ante el Athletic de hace ocho temporadas.

El guipuzcoano Iraola, técnico local, se ha quejado amargamente de que la Real ha tenido 36 horas más de descanso, pues jugó el viernes y ellos el domingo. No le falta razón. Alguna baja también ha mermado últimamente a un equipo que juega sin tapujos y presionando arriba. La Real irá con Odegaard, Oyarzabal, Isak... Es decir, con todo. El cielo espera tras las puertas de Anduva. El cielo de una final de Copa. La Champions de los sencillos.

Líderes
paradas
asistencias
faltas cometidas
faltas recibidas
tarjetas amarillas
balones recuperados
pases por partido
21.0