RAYO-ALBACETE

Cronología del 'caso Zozulia'

El jugador del Albacete fichó por el Rayo en 2017, pero fue rechazado por la afición por su presunta ideología. Este domingo volvió y recibió insultos que hicieron que el partido se suspendiera.

Roman Zozulia volvió este domingo a Vallecas casi tres años después de su salida del Rayo por su presunta ideología y fue recibido con cánticos de "puto nazi", "Los fascistas fuera de Vallecas” y con pitos en cada jugada en la que el jugador del Albacete tocaba el balón. A continuación, describimos cómo ha sido la cronología de un caso cuyo último capítulo ha llevado a la suspensión del partido entre el Rayo y el Albacete.  

31 de enero de 2017: Zozulia ficha por el Rayo

El Rayo Vallecano cierra la cesión de Zozulia, procedente del Betis. Sin embargo, la afición no está conforme con su contratación por su presunta ideología. El club explicó a sus seguidores que había investigado si, efectivamente, se identificaba con ideas fascistas y que no había descubierto nada reseñable. 

1 de febrero de 2017: conflicto con la afición

Una vez fichado, Zozulia comenzó su andadura en el Rayo Vallecano acudiendo a su primera sesión de entrenamiento. Sin embargo, varios aficionados increparon su fichaje presencialmente y el futbolista terminó abandonando las instalaciones. El ariete tuvo que pronunciarse públicamente negando su relación con el neonazismo y regresó a Sevilla mientras se resolvía el conflicto.

Los aficionados del Rayo rechazaron la llegada de Zozulia.

2 de febrero de 2017: comunicados contra su llegada

La afición del Rayo Vallecano cada vez era más contraria a su llegada. La Plataforma ADRV emitió un comunicado negándose a que vistiera la franja: "Pequeño en lo deportivo, grande en valores. Así es y ha sido siempre el Rayo. En las últimas horas, esta consigna se ha visto mancillada, nuestros valores han sido pisoteados (...). Quizás si fuésemos una afición sumida nada de esto hubiera pasado. Quizá si no existiese un vínculo tan fuerte entre Vallecas y el Rayo el jugador ya estaría entrenando con el primer equipo".

3 de febrero de 2017: explicaciones

Zozulia rompe su silencio en una entrevista en AS, donde explicó que AFE y LaLiga le ofrecieron dos opciones: jugar con el Rayo o volver al Betis, pero solo entrenar. Además, habló de dónde venía la idea de que tenía ideas de extrema derecha: "Me acusan de defender al ejército ucraniano contra los terroristas prorrusos y por eso era fascista. Han sido acusaciones injustas contra mí y contra Ucrania. Estoy convencido de que si lo que ha ocurrido en Ucrania hubiera sido en España, muchos serían los primeros en ir a defender a su país". Añadió su máximo temor: "Por mí mismo no tengo ningún miedo, ni de los ultras ni de nada. Pero sí por mi familia".

7 de febrero de 2017: vuelta a Sevilla

Tras días de tormenta y miles y miles de interacciones con relación al tema, el representante de Zozulia confirmó que no jugaría en el Rayo: "Es prácticamente imposible que vuelva a Vallecas". Sin embargo, había otro conflicto de intereses: ¿quién debía pagar el sueldo del futbolista? El Betis consideraba que el Rayo por haber firmado la cesión; el Rayo, lo contrario por ser el delantero el que renunciaba a jugar en Vallecas.

Zozulia, en su llegada a Vallecas.

8 de febrero de 2017: la afición del Bayern se pronuncia

La enorme polémica que despertó en España la llegada de Zozulia al Rayo fue más allá de nuestras fronteras. Los ultras del Bayern de Múnich, de ideología que oscila entre la izquierda y la extrema izquierda, presentó varias pancartas relacionadas con el tema: "Zozulia vete ya" y "Expulsa a los nazis fuera del fútbol". Ante tales acusaciones, el cónsul ucraniano en Múnich pidió una disculpa pública: "Las pancartas representan una falta de respeto y están hechas de acusaciones sin fundamento".

11 de febrero de 2017: la plantilla de Betis se vuelca con su compañero

Sus compañeros del Betis se pronunciaron públicamente en defensa del ucraniano. En un partido ante el Valencia, la plantilla salió con una camiseta de apoyo, en la que se podía leer "todos somos Zozulia". Una semana antes, todos, con Joaquín a la cabeza, se sentaron en la sala de prensa del Benito Villamarín para leer un comunicado para condenar lo sucedido: "Todo surgió por una información falsa el día de su llegada. La situación creada posteriormente nos parece de una gravedad extrema. (...) Deberíamos reflexionar sobre lo fácil que es hacer daño gratuito".

Ese mismo día, Juan Ignacio Zoido, para entonces ministro del Interior, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter para respaldar al futbolista y a todo aquel que se pronuncia públicamente en su defensa: "Todos somos Zozulia. Bonito gesto de apoyo de sus compañeros del Real Betis ante las presiones a quien solo quiere hacer su trabajo".

Los aficionados del Rayo cargaron contra Zozulia y la directiva.

13 de febrero de 2017: la afición no cambia de parecer

José Lorenzo Jiménez, representante del delantero, solicitó al Rayo hablar con sus peñas para que pidieran disculpas públicamente a Zozulia por las acusaciones vertidas. Sin embargo, Bukaneros y demás aficionados no respondieron a la petición del agente y llenaron las paredes del barrio con carteles de "Zozulia not welcome". Además, presentaron una pancarta reafirmándose en la condena: "Gradas con conciencia y medios sin vergüenza. Orgullo de afición".

14 de febrero de 2017: Zozulia, asunto de estado

José Ramón Lete, en aquel entonces presidente del Consejo Superior de Deportes, recibió al embajador de Ucrania en España, Anatoliy Scherba, para hablar del caso Zozulia. El mandatario del CSD le aseguró que se tomarían las medidas que fueran oportunas para que pudiese trabajar con normalidad. Ese mismo día, Manuela Carmena dejó en manos de los jueces la decisión: "Si hay algo políticamente discutible no deben decidirlo las voces que van al estadio, sino los tribunales".

16 de febrero de 2017: Zozulia estalla

El medio Football Hub publicó una entrevista con Roman Zozulia, en la que estalló definitivamente por todo lo sucedido: "Lo que pienso es que me quieren como cebo, para abrir unas causas criminales contra aquellos que lo han hecho mal y encarcelarlos. Si tengo que ponerle seguridad a mis hijos en la guardería y a mi esposa cuando va a la compra, eso quiere decir que existe una amenaza a la vida de ellos, ¿no?". Incluso pasó al ataque para con los ultras del Rayo: "Fascismo es ir a matar a otro país por dinero, como han hecho algunos ultras del Rayo en el Donbass".

Los jugadores del Betis apoyaron públicamente a Zozulia.

9 de marzo de 2017: desvinculación definitiva

Rayo Vallecano y Real Betis hicieron oficial la rescisión del contrato de cesión de Zozulia de mutuo acuerdo. Los verdiblancos confirmaron que el jugador seguiría entrenando con la plantilla hasta encontrar un nuevo destino profesional. Si bien no se confirmó abiertamente, AS pudo saber que ambos clubes perdonaron dinero para poner fin a lo que parecía una historia de nunca acabar. Antes, LaLiga como institución presentó una querella por un delito de coacciones contra diez ultras por obligar a renunciar a su nuevo equipo al delantero.

17 de marzo de 2017: un halo de luz para el futbolista

Mientras Zozulia se seguía ejercitando sin minutos en partido oficial, Andrei Shevchenko, seleccionador de Ucrania, le convocó para los partidos de clasificación para el Mundial de Rusia. "Es un jugador importante para el equipo nacional. Somos conscientes de la situación en la que cayó. Él decidió desplazarse para poder jugar el partido. Es un tema delicado para todos nosotros, lo llamamos para apoyarlo y darle una oportunidad".

Entre tanto, Pablo Iglesias mostró su apoyo a los aficionados del Rayo y su rechazo al fichaje: "Es muy saludable que la afición del equipo de mi barrio diga que Zozulia no forma parte de sus valores. Es un equipo que no se lleva bien con la intolerancia y con el racismo. A Zozulia le plantearía que hay que respetar las tradiciones y para jugar en Vallecas hay que respetar los derechos humanos".

Zozulia, en un amistoso con el Betis.

29 de marzo de 2017: Zozulia, de medio en medio

El delantero, a la par que entrenaba en el Betis, fue concediendo entrevistas a diversos medios de comunicación para dar su visión de los hecho: "¿La gente puede abrir la boca y decirle fascista a alguien sin saber qué significa eso o si tiene que ver conmigo? En España, en general, no se sabe mucho acerca de nuestra guerra en Ucrania. Se supone que tienen muchas pruebas. Todo lo que tienen son fotos de Facebook, donde me fotografíe con unos chicos que llevaban un uniforme de camuflaje".

También agradeció el apoyo de la afición bética: "Fue inesperado y muy bueno. Me dicen que estoy en mi casa, que siempre estarán a mi lado. Por desgracia, no domino bien el español como para expresar todo mi agradecimiento". Uno de sus representantes, Vladimir Kuzmenko explicó que, además del Rayo, otros muchos clubes se habían negado a fichar al jugar por las acusaciones vertidas sobre su persona.

Verano de 2017: fin a la relación Betis-Zozulia

A pesar de haberse pronunciado públicamente a favor de Zozulia en su incidente con el Rayo Vallecano, el Betis no contaba deportivamente con él. En verano de 2017 le quisieron dar salida, pero el delantero se resistía: "Tengo dos años firmados con el Betis. Y ya está". No obstante, en septiembre, el club verdiblanco hizo oficial la rescisión de contrato tras 400 días de vínculo entre entidad y futbolista. Quique Setién, con la intención de encontrarle un destino, le dio más minutos de lo esperado en pretemporada. Aun así, no pudieron llegar a un acuerdo antes del cierre de mercado.

8 de septiembre de 2017: el Albacete aparece en su camino

Tras rescindir con el Betis, Zozulia podía firmar libremente con otro club. Así, firmó por el Albacete, club al que sigue afiliado en la actualidad. Nico Rodríguez, director deportivo de la entidad, evitó hablar de la polémica: "Es un delantero de Primera División, internacional con Ucrania y quien apuesta por el plus que concederá al Alba. Es un delantero intenso y trabajador que nos dará un salto de calidad en ataque".

Zozulia fichó por el Albacete tras rescindir con el Betis.

9 de octubre de 2017: los Juzgados no entran en el conflicto

El Juzgado Número 30 de Plaza de Castilla decidió archivar la querella que había interpuesto LaLiga a una decena de hinchas del Rayo Vallecano por presuntamente obligar a Roman Zozulia a abandonar la entidad. El auto reflejó que los aficiones "desplegaron una conducta tendente a influir en los dirigente para que el futbolista no defendiera la camiseta del Rayo y con muy poco lo consiguieron". También catalogaron lo sucedido como "cuatro chavales a las puertas con insultos y una pancarta".

3 de noviembre de 2017: Zozulia no viaja a Vallecas

Menos de un año después del enorme revuelo que provocó su llegada a Vallecas, el Albacete se enfrentaba al Rayo en una nueva jornada de LaLiga SmartBank. Para aquel partido, Zozulia no entró en la convocatoria, si bien Enrique Martín explicó que no tenía nada que ver con lo sucedido: "Ha jugado mucho y está reventado, hay que dosificar y le vendrá bien el descanso". Muchos aficionados no creyeron en las explicaciones del técnico, pero que no viajara evitó un conflicto mayor.

Zozulia celebra un gol el Albacete.

28 de mayo de 2019: conflicto con Pablo Iglesias

Mucho tiempo después, la ideología de Zozulia volvió a primera plana en medios de comunicación, después de que Pablo Iglesias le llamara "neonazi" en una entrevista. El futbolista no se quedó callado y confirmó que iba a interponer una demanda por vulneración de su derecho al honor en un comunicado. Añadió que cualquier indemnización compensatoria que pudiera surgir de dicha demanda iría a la asociación del Albacete.

15 de diciembre de 2019: Zozulia vuelve a Vallecas, es recibido con insultos y el Rayo-Albacete acaba siendo suspendido

Zozulia volvió a Vallecas casi tres años después de su salida y fue recibido con insultos de "Zozulia, puto nazi", "Los fascistas fuera de Vallecas” y con pitos cada vez que tocaba el balón. López Toca, colegiado del partido, paró el encuentro durante el primer tiempo y amenazó con suspenderlo a través de la megafonía. Tras el descanso, los equipos no volvieron al campo y el partido acabó siendo suspendido. "Con el respaldo del Rayo, Albacete y LaLiga, el árbitro y la Federación han decidido suspender el partido en Vallecas. Una decisión tomada con el único objetivo de salvaguardar los valores del deporte que amamos y de nuestra competición", informó el club manchego.