Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League

REAL MADRID

Courtois: un año en el Madrid con más sombras que luces

El belga cumple un año en el Madrid. Su objetivo para esta campaña será aparcar las dudas y confirmarse como el portero de talla mundial que es.

Courtois con Florentino Pérez en su presentación como madridista.
DANI SANCHEZ DIARIO AS

Hace un año, el 9 de agosto de 2018, Thibaut Courtois era presentado como jugador del Real Madrid. El mejor portero del Mundial de Rusia 2018 llegaba al "mejor club del mundo", en palabras del propio Thibaut. El belga aterrizaba en la capital de España para zanjar, de una vez por todas, un debate sobre la portería madridista que se extendía prácticamente desde que Casillas perdiera su condición de indiscutible allá por la temporada 2012-13 bajo el mando de Mourinho.

Keylor Navas había sido el portero blanco durante las tres Champions consecutivas. Sin embargo, nunca llegó a ganarse la condición de indiscutible, como demuestran los casi fichajes de De Gea (problema burocrático mediante) o Kepa (este último tirado abajo por Zidane).

El exportero del Chelsea ya sabía lo que era competir con un portero de primer nivel y cuando le comparaban en su presentación la situación con el “tico” a la vivida con Petr Cech a su llegada a Londres se mostró tranquilo y confiado: "Vengo para competir al máximo y los otros porteros también. Cuando llegué al Chelsea había la misma pregunta. A día de hoy hablo con Petr, es mi amigo".

Montaña rusa

Un año da para mucho y en un club como el Madrid mucho más. El espigado cancerbero ha vivido una auténtica montaña rusa desde que se enfundase los guantes merengues por primera vez. Sus actuaciones no han sido lo brillantes que se esperaban cuando se desembolsaron los 35 millones que costó su fichaje: 48 goles recibidos en 35 partidos se antojan demasiados para un portero de su calibre. Si bien es cierto que no se le puede culpar de la olvidable temporada blanca, adoleció de la regularidad que se pide en una plaza como en Santiago Bernabéu.

La campaña comenzó con Lopetegui alternando a ambos durante su corta estancia en el banquillo madridista, siendo Keylor el encargado de defender la portería del Madrid tanto en Copa como en competición europea. Así, no fue hasta la llegada de Solari que Courtois recibió su primera confirmación como verdadero número 1 del equipo. La Champions pasaba a ser propiedad del belga, quién mantenía también la titularidad liguera. Buenas nuevas en una temporada que no estaba siendo la soñada por el exjugador del Atlético de Madrid.

Piedras en el camino

No obstante, la competición que había elevado a los altares del madridismo al costarricense le dio la espalda al belga en octavos de final. La debacle sufrida ante el Ajax acabó con el cancerbero como uno de los señalados tras la sorprendente eliminación.

Sin posibilidades de luchar por título alguno, la vuelta de Zidane al Paseo de la Castellana no conseguía arrojar luz al final de temporada de Courtois. Por todos era conocida la querencia del técnico por Keylor Navas y, a pesar de afirmar que no habría dudas con respecto al portero titular para la temporada venidera, el francés alternó guardametas durante los 11 últimos partidos de la temporada (7 para Keylor, 3 para Thibaut y 1 para Luca). Una lesión sufrida por el belga ayudó a esa alternancia, pero bien es cierto que se quedó en el banquillo en tres de esos once encuentros.

Año nuevo, vida nueva

La temporada terminaba con Keylor Navas echándose una última foto con su mujer en un Bernabéu vacío a modo de despedida. El "tico" decía adiós al Real Madrid con unos números envidiables, e invicto en el Camp Nou. Sin embargo, la falta de ofertas por parte de los clubes que podrían permitirse la alta ficha del costarricense ha terminado con la especulación sobre su marcha. Keylor se queda.

Ese cambio de última hora no ha minado la confianza de un Courtois que se sabe titular este año: "Creo que ahora está claro quién es el número uno", afirmaba el belga en plena pretemporada. Desde el club consideran que tanto su edad (cinco años más joven que Keylor) como su calidad (no hay que olvidar que fue Guante de Oro del último Mundial) le confirman como el portero del Madrid por muchos años.

El marsellés parece que comenzará con Courtois como su portero titular, a pesar de las dudas que la gran actuación de Navas ante el Tottenham había generado( con respaldo de la afición incluido). El belga salió de inicio ante el Red Bull Salzburgo, en cuanto se recuperó de la lesión sufrida a finales de julio y respondió a la muestra de confianza de Zidane con una gran actuación: fue parte fundamental en el único gol del conjunto blanco y mantuvo su portería a 0 por primera vez en toda la pretemporada. Brotes verdes...

En un club como el Real Madrid todo se magnifica, tanto los errores como los aciertos. Por tanto, este primer año puede quedar como una simple anécdota en cuanto Thibaut recupere el nivel que le llevó a atesorar el título de mejor portero del mundo.