Competición
  • Champions League

VALENCIA

Rodrigo Moreno: cinco años en cinco momentos

El futbolista cumple un lustro en la entidad ché en la cual ha evolucionado tanto sobre el terreno de juego como mentalmente.

Rodrigo Moreno: cinco años en cinco momentos

Rodrigo Moreno Machado llegó a Mestalla hace ya un lustro. El hispanobrasileño aterrizaba en Valencia en el verano de 2014 procedente del Benfica, dispuesto a justificar los 30 millones que Peter Lim pagó por él y el empeño que había puesto Nuno Espírito Santo en su llegada. El delantero ha tenido un rendimiento extraordinario durante los dos últimos años que le ha valido para alzarse como capitán, volver a la selección y ser uno de los jugadores más queridos por la grada. Sin embargo, para llegar a este punto, ha tenido que vivir un desarrollo tanto mental como futbolístico.

Un inicio arrollador

Rodrigo inició su etapa en el Valencia de la misma manera que lo hizo el proyecto de Nuno: de forma espectacular. A base de goles y asistencias, el futbolista encandiló a la afición y logró debutar con la Selección Española en el mes de octubre.Club y jugador realizaron un gran año en el que, partiendo desde la banda, fue una pieza fundamental para clasificar al equipo a la Champions.

Problemas con las tarjetas

El punta llegó a la capital del Turia con 23 años y por muchos encuentros que hubiera disputado previamente con el Benfica, todavía tenía un grado de inexperiencia. Esa falta de bagaje le pasó factura en varios encuentros en los que vio la roja directa por caer en ‘trampas’ de jugadores más veteranos o por calentarse en exceso. Esas patadas a destiempo o protestas excesivas le hicieron perderse partidos, pero también le fueron útiles para mejorar y madurar.

El calvario de las lesiones

Las lesiones nunca habían sido una de las némesis para el valencianista, no obstante entre el año 2015 y el 2017, Rodrigo se perdió un total de seis meses de competición. Prácticamente medio año fuera en el que no pudo ayudar a un equipo que cuajaba los peores números en muchos aspectos de la historia ché.

Su temporada más goleadora

Con la llegada de Marcelino, Rodrigo puso fin a dos años en los que sus cifras goleadoras no habían cumplido con las expectativas. Bajo las órdenes del técnico asturiano el jugador pudo colocarse en su posición natural, segundo punta, y finalizar la temporada con 19 goles y 7 asistencias. Además, se puso punto y final a sus largas lesiones que le habían privado de muchos partidos en los años anteriores, pues logró estar presente en 37 encuentros de LaLiga.

Más allá de los goles

Después de una temporada en la que el internacional había batido su record de goles, las expectativas estaban altas. El jugador comenzó el curso pasado siendo una de las perlas del mercado que finalmente permaneció en su club de origen. Y, pese a que su arranque goleador no fue el esperado, la temporada última realizada por Rodrigo habla por si sola: por aparecer en los momentos clave, por aportar movilidad al equipo, por liderar junto a Parejo a la plantilla cuando parecía que todo estaba perdido y, sobre todo, porque aun así acabó la temporada con 15 goles y 10 asistencias.