Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

REAL MADRID

El Real Madrid acelera el cambio generacional del equipo

Brahim Díaz es el último ejemplo del plan de jóvenes que el Madrid puso en marcha hace años con fichajes como Lunin, Vinicius, Rodrygo...

El Real Madrid fuerza para convencer a Brahim Díaz (19 años) de que no renueve con el Manchester City y llegue gratis al Bernabéu el próximo verano (acaba contrato en 2019), puja con el propio City y el Barça por el holandés Frenkie De Jong (21 años), tiene encarrilada la contratación de Exequiel Palacios (20 años) y, según informa la prensa inglesa, valora los fichajes de Rashford (21 años) y Eriksen (26 años). Cuatro nombres que figuran en ese plan de renovación generacional que el Real Madrid inició con contrataciones de jugadores como Marco Asensio (22 años), Valverde (20 años), Odriozola (22), Lunin (19), Vinicius (18) o Rodrygo (17).

El club ha modificado en los últimos años su política de contrataciones. El último fichaje caro de Florentino fue Bale (101 millones). El capricho del presidente en tunear el Bernabéu ha metido a la entidad en una espiral de ahorro que ha acabado por debilitar el equipo. Así, el Madrid ha pasado de romper el mercado presentando ‘Galácticos’ a rastrearlo para detectar talentos precoces antes de que su precio se dispare hasta cifras sólo asumibles por los denominados clubes-Estado. Eriksen, de 26 años, no encaja en esta estrategia de jóvenes aunque sí en la otra vía que está siguiendo últimamente el Madrid, que es la de negociar con los clubes cuando al jugador le quede un año de contrato y así poder sacarlo a un precio asumible para las arcas blancas. Así lo hizo con Courtois el pasado verano y pretende hacerlo con el medio danés, que acaba en 2020…  

Con un plan u otro, el Madrid dio comienzo a un plan de retoques a corto y medio plazo del equipo ha conquistado cuatro de las últimas cinco Champions. La columna vertebral ronda o supera la treintena (Keylor tiene 31 años y acaba contrato en 2020; Ramos, 32 años y finaliza en 2020; Marcelo tiene 30 años y acaba en 2022; Modric, 33 años y su contrato expira en 2020; Bale tiene 29 años y firmó hasta 2022, Benzema cumple en diciembre 31 años y finaliza contrato en 2021…) y el club ya está mirando al futuro. Siete jugadores de la actual plantilla tienen menos de 23 años.  

Portería

El Madrid se aseguró el futuro de la portería para la próxima década. Con Keylor, el portero que alzó las tres últimas Copas de Europa, a punto de cumplir 32 años (el 15 de diciembre), el pasado verano fichó a Courtois (26 años). El club blanco jugó bien sus cartas (el belga quería volver a España, acababa contrato en 2019 y decidió no renovar…) y le echó el lazo al que fue nombrado Mejor Portero del Mundial de Rusia por un precio de ocasión (35 millones). El ex del Chelsea está llamado a ser el portero titular al menos para el próximo lustro, pero el Madrid echó la vista más allá y también se hizo con los servicios de Andriy Lunin (19 años), por 8,5 millones. Guardameta de 191 centímetros de altura y muchísima proyección, es una firme apuesta del club blanco de cara al futuro. Hizo la pretemporada con el Madrid dejando grandes sensaciones pero, para evitar un estancamiento a la sombra de Courtois y Keylor, se marchó cedido al Leganés. En Butarque sólo ha jugado dos partidos y esa poca participación provoca que el club blanco medite repescarle para cederle a otro equipo con el fin de que coja vuelo en España.

Defensa

La llegada de Raphael Varane en 2011, con 18 años y por sólo 10 millones de euros, para integrar una defensa en la que ya figuraban Sergio Ramos, Pepe, Carvalho y Albiol, inició ese plan de regeneración defensiva. Desde entonces, el Madrid ha ido incorporando poco a poco talento joven que garantiza el futuro: Carvajal, tras su ‘mili’ en el Bayer (6,5 millones); Nacho subió del Castilla, Theo (30), Odriozola (30), Vallejo (5 millones), Reguilón (Castilla)… Ahora, sólo Ramos pasa de la treintena (32 años). Por eso, el Madrid se ha puesto como objetivo para la próxima temporada apuntalar esa parte central de la defensa. Varane (25 años) y Nacho (28) ejercen de veteranos y aseguran el relevo de Ramos. Pero los continuos problemas físicos de Vallejo han llevado al Madrid a tomar la decisión de fichar un central. Y el nombre subrayado en rojo es el de Mario Hermoso, canterano blanco de 23 años que se ha agigantado en el Espanyol hasta debutar con la Selección la pasada semana. El Real Madrid tiene una opción de compra de 7,5 millones, pero el central solo aceptaría regresar a la capital de España para ser titular…

Centro del campo

El centro del campo del Real Madrid pasó de sufrir (Florentino llegó por segunda vez a la presidencia con una obsesión: reforzar el ataque) a intimidar. Con muchas luces (Modric, Kroos, Casemiro, Isco) y alguna sombra (Sahin, Lucas Silva, Illarramendi…), el equipo comenzó a elaborar más el juego, plan que tuvo resultados excelentes, sobre todo en Europa. Modric es el que mejor representa esa idea. A lomos del croata, el Madrid conquistó cuatro de las últimas cinco Copas de Europa. Pero Luka (33 años) empieza a acusar la fatiga. A Kroos le amenaza la treintena (en enero cumplirá 29 años). Y el Madrid, que vio cómo el Barça cayó en la autocomplacencia y le costó encontrar relevos a Xavi o Iniesta, se movió para oxigenar la sala de máquinas. Asentados Casemiro (26 años), Isco (26) o Lucas Vázquez (27), el Madrid se lanzó a por esos ‘fichajes preventivos’, jóvenes que pueden romper en cracks. En las cuatro últimas temporadas fichó al noruego Odegaard por 10,5 millones (tenía 16 años), al uruguayo Valverde por 5 millones (17 años), al brasileño Lucas Silva (21 años) por 18,9 millones, recuperó a Marcos Llorente (22 años), se hizo con el mejor jugador del pasado Europeo Sub-21, Dani Ceballos, por 16,5 millones… Algunos nunca cumplieron las expectativas (Lucas Silva), otros no han dado el paso al frente que se les suponía (Marcos Llorente) o no han cogido el vuelo suficiente (Odegaard). Por eso, el Madrid sigue moviéndose en el mercado para apuntalar esta zona y ya tiene encarrilado el fichaje de Exequiel Palacios (20 años) para coger el relevo de Kroos, se ha fijado en De Jong (21 años) para pelear con Casemiro y en Eriksen para ser el ‘nuevo Modric’…

Delantera

Marco Asensio ejemplifica a la perfección ese concepto de fichaje preventivo. El Real Madrid se movió con inteligencia en diciembre de 2014 cuando, con sólo 18 años, le fichó por sólo 3,9 millones. Permaneció cedido en el Mallorca, el club blanco le mandó otro año al Espanyol para curtirle en los rigores de la Primera División y en verano de 2016 se incorporó a la pretemporada con Zidane. Jugador de técnica, atrevido y exquisito con la pelota, encandiló al técnico francés, que apostó por él. Desde un primer momento, muchos nombraron sustituto de Cristiano. Este año, con la marcha del portugués, todos los dedos le señalaban para ser uno de los referentes del equipo pero no ha terminado de dar ese paso al frente. Aunque hay que recordar que el balear tiene sólo 22 años…

Ese ‘plan Asensio’ el Madrid lo ha seguido con Vinicius y con Rodrygo, dos jugadores fichados en edad juvenil (17 años) por 45 millones cada uno (el primero, aterrizado este verano tras cocinarse más en el Flamengo, ya ilusiona al Bernabéu; el segundo sigue creciendo en el Santos y llegará el próximo verano) y lo pretende continuar con Brahim Díaz (19 años), mediapunta que acaba contrato con el City y está decidido a abandonar Manchester. El malagueño encaja como un guante en ese plan de relevo generacional que en Concha Espina han puesto en marcha. Como Pedro, nueve del Fluminense, de quien, a pesar de su grave lesión, el Madrid no se olvida...