CÁDIZ

Una ‘Mágica’ visita histórica entre homenajes y retrasos

Una ‘Mágica’ visita histórica entre homenajes y retrasos

ALVARO RIVERO

DIARIO AS

Cádiz ha vivido con intensidad la visita de su ídolo 'Mágico' González, que tras cinco días en la 'Tacita de Plata' ya vuelve hacia El Salvador. Un homenaje que pasará a la historia.

‘Mágico’ González ya no está en Cádiz. Al menos, físicamente. El salvadoreño vuela en estos momentos hacia La Habana para posteriormente seguir la travesía a su país natal. A una de las dos casas que tiene en su vida, cuyas puertas estarán abiertas eternamente. El ‘Mago’ volvió a pisar las huellas imborrables que dejó en la orilla gaditana para asegurarse que jamás se borrarán. Jorge regresó a Cádiz, demostrando que no ha dejado de ser Jorge. Por eso su vuelta ha sido motivo de fiesta.

La madrugada del miércoles al jueves llegó a su ‘Tacita de Plata’, y ya allí comenzó a firmar autógrafos y fotografiarse con todos los cadistas que querían mostrarle su cariño y tener un recuerdo con su ídolo. Nada más bajarse del coche. Mayores y pequeños, lo hayan visto jugar o no, comenzaron a estudiarse la agenda que seguiría González durante su estancia en Cádiz, como si de un itinerario de Semana Santa se tratara.

Pero ‘Mágico’ siempre será mágico. Ya con retraso llegaba al autobús que de San Salvador llevaba a la amplia expedición a Guatemala para iniciar la travesía. Con retraso llegó a Cádiz. Por supuesto, con retraso apareció por el Ayuntamiento de Cádiz el jueves para comenzar la ruta prevista. Hora y media para visitar al alcalde José María González y otra hora y media para dar la rueda de prensa en la Fundación Cajasol.

Cádiz, y el cadismo, conoce su forma de ser, y por ello le perdona que llegue tarde a los actos. Al ‘Mago’, en Cádiz, siempre se le perdonó todo, y quizás por eso, en parte, sea la leyenda que es ahora. A la presentación de las equipaciones, que se realizó el mismo jueves por la noche, también llegó tarde, pero cuando apareció desató la locura en la afición. El centroamericano, que quiso sentir de cerca el calor del público, se saltó el protocolo y provocó una avalancha cadista. No fue a mayores.

Al igual que es seguro que llegue tarde a las citas, también es común que ni llegue. Eso sucedió con su visita a El Rosal para saludar a la primera plantilla. El viernes por la mañana estaba previsto que visitara la Ciudad Deportiva, pero esta se suspendió. Se pasó al sábado, pero el resultado fue el mismo, Jorge canceló esta visita. Descansando tras una larga noche que arrancó con el partido en Carranza y terminó al más puro estilo Jorge González.

Posiblemente, el momento cumbre de su visita fue cuando Jorge se vistió de corto y repartió la magia que todavía quedan en sus botas el viernes 13 de julio de 2018. Fecha que quedará en el recuerdo para el cadismo. El público gaditano vibró con el fútbol del salvadoreño, regalando grandes momentos que difícilmente se olvidarán en la hinchada amarilla. El retorno era del cien por cien. En su gol, caprichosamente desde los once metros, paró el tiempo. Ahí no hubo retraso, tan solo nostalgia y fútbol en estado puro.

Anoche se cerraba la agenda de Jorge Alberto González en Cádiz. Inauguró la puerta que ya porta su nombre en la esquina que une preferencia con fondo sur. ‘Puerta Mágico González’. Por supuesto, también llegó con retraso al acto, pero la afición terminó explotando de alegría y emoción al despedir a su ídolo. El último homenaje de su estancia en Cádiz se lo dieron las peñas en Carranza, donde tampoco pudieron controlarse las emociones.

Y así se despidió Jorge ‘Mágico’ González de Cádiz. Con lágrimas de emoción en sus ojos, la mano en un corazón agradecido, dejando todavía más huellas de las que dejó cuando marcaba goles que hacía levantar pañuelos y sombreros, y, sobre todo, demostrando que nunca ha dejado de ser ‘Mágico González’. Para lo bueno y para lo malo. Nadie sabe si volverá a Cádiz, aunque es difícil marcharse cuando su recuerdo recorrerá para siempre cada rincón y cada escalón de ‘su’ Carranza.

0 Comentarios

Normas Mostrar