Las mujeres en los esports

Las mujeres en los esports

Uno de los aspectos que se vuelve cada vez más evidente después de ver algunas de las principales competiciones de esports, es que básicamente hay cero jugadoras profesionales en las etapas más importantes de cualquier deporte electrónico. Imagine tener una afición que tanto te gusta y, sin embargo, la gran mayoría de la gente te consideran insuficiente, en el mejor de los casos. Esto ocurre todos los días para las mujeres en los esports.

Podrías considerar que es una exageración y mientras una horda de varios puntos de venta de videojuegos y encuestas afirman que el número de mujeres que juegan a videojuegos está aumentando, pero el número de mujeres que compiten profesionalmente está estancado. La mejor opción para tener éxito como mujer en los esports es encontrar un equipo femenino ¿No es la segregación de ellas mismas como una organización sólo femenina un poco hipócrita? ¿Tienen algo de culpa los demás?, sin duda ambas preguntas están relacionadas.

Con el paso del tiempo, y después de algunas investigaciones, tuvo lugar una epifanía. Mientras estaba viendo el torneo femenino de Intel Challenge, me di cuenta de que soy igualmente hipócrita si no apoyo a las mujeres en esports. El apoyo es todo lo que pedimos en cualquier ámbito. Estas mujeres se están esforzando tanto como los hombres para aprovechar cada oportunidad que se les da. ¿Por qué burlarse de ellas cuando han llegado más lejos de lo que la mayoría de las mujeres pueden lograr?

El punto primordial de esto es el hecho de que puedes apoyar a las mujeres en esports sin ser un completo y total hipócrita, incluso si piensas que los equipos femeninos son contradictorios a la causa. Las mujeres en esports necesitan apoyo, en cualquier forma y moda. La mayoría de ellas no tienen más remedio que jugar en torneos femeninos porque es lo más accesible para ellas en este momento.

A pesar de ello esto no debe perdurar mucho más tiempo.

En deportes físicamente intensos como baloncesto, rugby y otros, tener torneos específicos por género tiene sentido. En términos generales, los hombres son genéticamente más fuertes y por lo tanto el campo de juego nunca sería igual. Sin embargo, los deportes electrónicos no tienen un componente físico, por lo que el campo de juego está nivelado.

Los torneos sólo para mujeres no son escasos. Si un videojuego tiene una escena competitiva que lo rodea, es probable que haya un torneo femenino. Esta idea de la separación de género se apoya en los niveles más altos de la gestión, como la Federación Internacional de Deportes Electrónicos (FSIE) e incluso localmente con Mind Sports South Africa (MSSA). Pero, ¿es correcto?

Un jugador femenino que de otro modo podría tener éxito en la escena pro dominada por los hombres, será pasado por alto porque está jugando exclusivamente contra oponentes femeninos.

El tema es divisivo. Los torneos femeninos son inútiles. No hay razón objetiva para ellos. De hecho, todos los torneos femeninos son perjudiciales para el juego de la competencia en su conjunto, ya que la fractura el talento. Un jugador femenino que de otro modo podría tener éxito en la escena pro dominada por los hombres, será pasado por alto porque está jugando exclusivamente contra oponentes femeninos.

Sólo mejoras cuando juegas contra los mejores y si las jugadoras sólo juegan contra sí mismas y no son las mejores, no mejoran. Entonces se convierte en la serpiente que se muerde su propia cola, debido al hecho de que los torneos sólo para mujeres no miran lo mejor, sino más bien a su género, las mujeres no mejoran y simplemente se perpetúa la idea equivocada de que las mujeres son peor en los esports que los hombres.

¿Debería haber torneos para 'sólo blancos'? Muchos estarán indignados con el concepto y afirmarán que el color de la piel como criterio para un torneo es completamente arbitrario, sin embargo, esa misma declaración puede aplicarse a los torneos femeninos, donde el campo ya está nivelado, por lo que el género es irrelevante.

Mark Religioso, gerente de marca de Bandai Namco Entertainment — desarolladora de videojuegos — quiere que más mujeres se involucren en los esports. Así que el año pasado, M. Religioso comenzó a organizar los torneos donde los equipos de esports consisten de un hombre y una mujer. También comenzó a sentar las bases de un programa de tutoría para fomentar el interés en los esports entre las mujeres.

Los esfuerzos de M. Religioso son uno de los movimientos por parte de los desarrolladores y editores de videojuegos para aumentar la diversidad en los esports, que se está convirtiendo rápidamente en uno de los segmentos más visibles de la industria de los videojuegos. A medida que más mujeres juegan videojuegos, la industria de los deportes electrónicos comienza a concentrarse en hacer que más mujeres participen en las competiciones profesionales.

La audiencia de los deportes electrónicos es sólo un 15 % femenina, según la firma de investigación SuperData. Hay pocos datos sobre el número de mujeres que realmente compiten profesionalmente, pero la evidencia anecdótica sugiere que la cifra puede ser pequeña. Aparte de los esfuerzos de Bandai Namco, Intel y ESL se asociaron para formar AnyKey, una organización que busca crear redes de apoyo y ofrecer oportunidades a las mujeres en los deportes electrónicos.

Es incierto la eficacia de estos esfuerzos para atraer y ayudar en la integración de las mujeres en los esports. Oxent ha dirigido la Convención Mundial de Deportes Electrónicos por 13 años y ha organizado torneos femeninos por años para Counter-Strike, hay pocas pruebas de que estén animando a que más mujeres compitan profesionalmente. Incluso algunos jugadores/as piensan que los acontecimientos refuerzan la idea de que las mujeres no son capaces de competir con los hombres.

Las mujeres en los deportes se han enfrentado con frecuencia a sus compañeros de equipo y amenazas anónimas de violación, y asesinato.

Muchas mujeres dan la bienvenida a estos esfuerzos. Con un predominio de jugadores profesionales masculinos, la cultura de la industria de los videojuegos se ha percibido desde hace tiempo como misógina. Las mujeres en los deportes se han enfrentado con frecuencia a sus compañeros de equipo y amenazas anónimas de violación, y asesinato.

La disparidad en las ganancias económicas

Algunos de los mejores jugadores de esports pueden contar con salarios de seis cifras, pero existe una enorme brecha salarial entre los hombres y mujeres que más ganan. Entre las 100 mejores ganancias globales de los jugadores, no hay mujeres. Hay una clara falta de mujeres que compitan en torneos de primer nivel, y esto se debe a las pocas oportunidades que tienen.

Otra razón de la disparidad de salario es que el típico jugador y la audiencia sigue siendo percibido como predominantemente masculino, por lo que los anunciantes tienen un objetivo demográfico. Según un informe del proveedor de inteligencia de mercado SuperData, las audiencias en los deportes electrónicos son un 85% hombres.

Mientras que la comunidad de videojuegos considera a los esports una meritocracia, son las mujeres las que tienen obstáculos adicionales que superar, en relación tanto a las expectativas globales y locales sobre la validez de una carrera en eSports, y su legitimidad como jugadoras. Puede ser agotador ser golpeado con abuso verbal y preguntas sobre su género, un handicap cada vez que una mujer se conecta a un servidor para jugar. Uno de los casos más representativo hasta el día de hoy es el de María "Remi" Creveling, la primera jugadora que ha competido en el máxima competición de League of Legends, la LCS, y por los mismos motivos mencionados anteriormente renunció.

Esta experiencia también suena verdadera para Stephanie “missharvey” Harvey. Para que los videojuegos sean más acogedores para las mujeres y las minorías, Harvey creó una comunidad en línea, un sitio web de streaming llamado MissCliks. "Intentamos ser inclusivos y enseñar antes de prohibir (aquellos que publican comentarios ofensivos), y la mayoría de las veces el chat permanece bastante limpio", explica Harvey.

Otra solución para incentivar a que más mujeres participen en los esports sería cambiar la forma en que los videojuegos se hacen y se comercializan. Las mujeres deberían estar participando más en el lado comercial de la industria y desarrollando videojuegos con mujeres en mente.

Es difícil entender lo que sufre esa demografía si no eres parte de esa demografía.

0 Comentarios

Mostrar