CORONAVIRUS

10 consejos para antes y después de recibir la vacuna

Los expertos recomiendan, entre otras cosas, seguir respetando las medidas de seguridad tras la vacunación y recibir las dosis que sean necesarias.

10 consejos para antes y después de recibir la vacuna
CHRISTIAN HARTMANN REUTERS

España, como el resto de Europa, avanza en su programa de vacunación con el firme objetivo de inmunizar al 70% de la población para este verano y de proteger cuanto antes al mayor número posible de personas contra las nuevas variantes de COVID-19 que se expanden por todo el mundo.

Las primeras personas en recibir las vacunas son aquellas que pertenecen a grupos de riesgo o profesionales que están constantemente expuestos al virus. Conforme lleguen más dosis, las campañas de vacunación se extenderán a la población general. Mientras tanto, los expertos y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan una serie de pautas para antes y después de recibir la inyección.

1. Asegúrate de poder recibir la vacuna

Las personas que padecen enfermedades subyacentes, desde obesidad a problemas autoinmunes, deben consultar con su médico si deberían poner la vacuna. También deben hablar con un especialista las mujeres embarazadas. Si bien los CDC aseguran que “las vacunas COVID-19 se pueden administrar a la mayoría de las personas con afecciones médicas subyacentes una vez que la vacuna está disponible”, también aclaran que en la mayoría de los casos no hay información suficiente sobre la seguridad del fármaco en este grupo de personas.

También existen dudas sobre si deben vacunarse las personas que padecen COVID-19. En caso de dar positivo o haber estado expuesto al virus, Michael Ison, profesor de la división de enfermedades infecciosas y trasplante de órganos de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, aconseja en la CNN no ir a vacunarse hasta que los síntomas hayan desaparecido: “En pocas palabras, no quieres enfermar a las personas que esperan en la fila. No quieres enfermar al personal de la salud”.

En cambio, sí deben acudir al centro de vacunación quienes tengan síntomas de “COVID persistente”, es decir, los pacientes que sigan sufriendo fatiga, confusión, dolores, cefaleas y otros síntomas meses después de haber superado la enfermedad. “Creemos que los síntomas a largo plazo no se deben a una infección viral activa, sino a respuestas inflamatorias prolongadas al virus”, argumenta Peter Hotez, científico de vacunas, profesor y decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de la Facultad de Medicina Baylor en Houston.

2. No cambies tus rutinas y no te automediques

El día o las horas previas a la vacunación no requieren ninguna rutina alimentaria o tratamiento especial. “Te puedes vacunar en cualquier circunstancia, hayas comido, bebido o hecho deporte”, expone a El Periódico José Antonio Forcada Segarra, presidente de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (ANEV) y secretario de la Asociación Española de Vacunología (AEV). Eso sí, es aconsejable no comer en exceso porque los efectos secundarios podrían agravar un malestar gastrointestinal.

Asimismo, tampoco recomiendan tomar medicamentos preventivos. Pese a que las vacunas provocan diversos efectos secundarios, los expertos consideran que son leves, por lo que no ponen en riesgo la salud de las personas, y que solo duran unos días. Especialmente, se desaconseja tomar “ibuprofeno o Tylenol antes de las vacunas COVID-19 debido a la falta de datos sobre cómo afecta las respuestas de anticuerpos inducidas por la vacuna”, explica a ABC News la Simone Wildes, especialista en enfermedades infecciosas del South Shore Medical Center y miembro del Grupo Asesor de Vacunas COVID-19 de Massachusetts, EEUU.

No obstante, en España, el Ministerio de Sanidad sí aconseja tomar paracetamol antes y después de recibir la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford. En concreto, recomienda “utilizar dosis de 1 gramo de paracetamol previa a la vacunación, seguida de 1 gramo cada 6 horas durante las primeras 24 horas, lo que reduce significativamente el dolor local, la febrícula, los escalofríos, las mialgias, la cefalea y el malestar postvacunal, sin influir en la respuesta inmune”.

3. Vacúnate en el brazo no dominante

Uno de los efectos adversos más comunes que provocan las vacunas de Moderna, Pfizer/BioNTech y AstraZeneca/Oxford es hinchazón y dolor en el lugar donde se ha producido la inyección. Por eso, es recomendable inocular el fármaco en el brazo no dominante. Esto quiere decir que las personas zurdas deberían vacunarse en el brazo derecho, y viceversa.

De todas formas, los CDC aseguran que el dolor se puede aliviar aplicando un paño limpio, frío y húmedo sobre el área del pinchazo. Usar o ejercitar el brazo también ayudará a disminuir los efectos adversos de la vacuna.

4. Avisa al personal sanitario si tienes miedo a las agujas

Siembre hay inyecciones que duelen más que otras. El modo en el que el profesional sanitario ponga la vacuna puede influir en el grado del dolor que sienta la persona que recibe el fármaco, pero Segarra señala que esto se debe principalmente a al umbral de resistencia de cada persona. Por su parte, la directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de Estados Unidos, Nancy Messonnier indica en The Wall Street Journal, que una posible causa podría ser también ciertos aditivos que se añaden para que la protección sea más robusta, como las sales de aluminio.

Además, hay personas que tienen miedo a las agujas y las inyecciones, por lo que suelen marearse o, incluso, desmayarse. En caso de creer que puede pasarte algo así es aconsejable avisar a los enfermeros allí presentes para que sepan cómo proceder a la vacunación.

5. Espera de 15 minutos a 30 minutos para conducir

Los CDC apuntan que las personas que reciban la vacuna contra el coronavirus deben esperar 15 minutos en el coche antes de conducir, 30 minutos en caso de tener antecedentes de reacciones alérgicas graves. De esta forma se evitan accidentes por posibles mareos durante la conducción.

6. Conoce qué efectos secundarios debe notificar

Los síntomas más comunes de las vacunas contra la COVID-19 que se están administrando actualmente son dolor e hinchazón en el lugar de la inyección, dolores de cabeza, fiebre, escalofríos o reacciones cutáneas alrededor del pinchazo. Pero estos síntomas son leves o moderados y desparecen pronto, por lo que no deben alarmar.

En cambio, los CDC explican que hay que informar al médico si se empiezan a notar otros efectos adversos más graves, como aumento del enrojecimiento o la sensibilidad después de 24 horas, o si los síntomas no desaparecen con el paso de los días.

7. Espera 14 días antes de recibir otra vacuna

“Espere al menos 14 días para darse cualquier otra vacuna, incluidas las de la influenza o herpes zóster, después de vacunarse contra el COVID-19. O, si se administra alguna otra vacuna antes, espere al menos 14 días para darse la vacuna contra el COVID-19”, recomiendan los CDC. Un consejo que podría cambiar cuando se obtenga “más información acerca de la seguridad y efectividad de la aplicación de la vacuna contra el COVID-19 en simultáneo con otras vacunas”.

8. Recibe las dosis necesarias

Solo la vacuna de Johnson & Johnson es monodosis. Las de Pfizer/BioNTech, Moderna y AstraZeneca/Oxford requieren dos dosis para obtener la protección más amplia. Por eso, aunque algunas de ellas ofrecen una fuerte respuesta inmunológica tras la primera inyección, las agencias reguladoras y los expertos aconsejan recibir las dos dosis. De lo contrario, las variantes podrían escapar a los anticuerpos de la vacuna.

9. Respeta los plazos establecidos por los sanitarios

En caso de no poder acudir a tu segunda cita de vacunación, no perderás el derecho a vacunarte, por lo que solo debes comunicarlo y se te asignará otra fecha. Eso sí, es importante respetar lo máximo posible los plazos establecidos por los sanitarios, según destaca Segarra. En el caso de la vacuna de Moderna, es recomendable esperar 28 días para recibir la segunda dosis, mientras que para la de Pfizer/BioNTech el intervalo es de 21 días. El fármaco de AstraZeneca/Oxford es el que más alarga en el tiempo sus inyecciones, ya que se deben administrar con 12 semanas de diferencia.

10. Respeta las medidas de seguridad durante y después de la vacunación

Cuando vayas a ponerte la vacuna, tanto el paciente como los sanitarios deberán llevar mascarillas que cubran la nariz y la boca. Además, se debe respetar el metro y medio de distancia de seguridad, siempre que sea posible. Unas medidas que deberán seguir cumpliéndose rigurosamente tras la vacunación, aunque hayamos recibido las dos dosis, ya que la eficacia no es total hasta las dos semanas de recibir la segunda inyección.

Además, todavía no se sabe con certeza si las personas vacunadas pueden contagiarse y transmitir la enfermedad, convirtiéndose en contagiadores asintomáticos, por lo que el uso de la mascarilla seguirá siendo indispensable. “Se pueden relajar en el sentido de que estarán protegidos, y por lo tanto no tendrán la ansiedad de que pueden contagiarse. Pero no se pueden relajar del todo porque se pueden infectar, multiplicar el virus y no sufrir síntomas, convirtiéndose en asintomáticos contagiosos”, manifestó recientemente Margarita del Val, viróloga española del CSIC.