Estás leyendo

ASÍ LOS VEMOS: Chicago Bears (NFC Norte)

ZONA ROJA

Esta es una casa de locos por la NFL desde 2009.

Autor: Mariano Tovar

ASÍ LOS VEMOS: Chicago Bears (NFC Norte)

Mariano Tovar


Definitivamente, los aficionados de los Bears tendrán que reiniciarse como si fueran un ordenador al que le han cambiado el sistema operativo. Hasta ahora habían vivido en ‘modo defensa’ y en su fondo de pantalla siempre aparecía Urlacher enviando a sus huestes a la batalla. A partir de ahora tendrán que asumir que ‘The Monsters of Midway’, el equipo que ha labrado su prestigio gracias a su poder defensivo, intentará ganar la Super Bowl al ataque, y por aire. ¡Toma ya!

157361073


El año pasado ya dije por estas fechas que Jay Cutler se había convertido en el rey de Chicago. La franquicia se había rendido a sus pies para entregarle la cabeza de Mike Martz y darle el control total del ataque. Por si fuera poco, ficharon a su amigo Brandon Marshall, a Alshon Jeffery en el draft y le perdonaron la actitud derrotista con que había terminado la temporada anterior. Pero todo lo sucedido fue solo el primer paso de una mutación que parece haber culminado durante esta offseason.

153627076


Los Bears sorprendieron al mundo poniendo en la puñetera calle a Lovie Smith el 31 de diciembre. ¡Menuda despedida de año! Smith ha intentado ser fiel al espíritu de Chicago durante nueve temporadas bastante irregulares. En realidad, solo tuvo auténtico éxito en sus primeros años, cuando incluso llegó a disputar una Super Bowl teniendo como quarterback a Grossman, que para entendernos es como llevar a los Jaguars al gran partido con Gabbert. Como era de esperar, perdieron, y desde entonces el camino casi siempre discurrió cuesta abajo. Cuando todavía no nos habíamos recuperado de la impresión, el equipo fichó a Marc Trestman, un tipo que lleva toda su vida gestionando ofensivas y enamorado del juego aéreo. Hasta tal punto que ha pasado sus últimos cinco años entrenando a los Montreal Alouettes de la CFL, con los que ha ganado dos Grey Cups. Como sabéis, en la CFL el ataque terrestre está casi de adorno y los partidos son, básicamente, un festival de lanzamientos en un campo interminable. Lo primero que el nuevo entrenador dijo tras llegar a la ciudad del viento fue que quería que Cutler soltara más rápido el balón. Lo demás quedaba en segundo plano. Su filosofía no puede estar más clara.

Pero que nadie piense que el fichaje de Trestman es una decisión exótica y abocada al fracaso. El mismísimo Jim Harbaugh le considera el maestro que le enseñó todo lo que es ahora durante la etapa en que ambos coincidieron en los Raiders.

159612762


Así que ahora mismo tenemos a Jay Cutler en un permanente estado preorgásmico porque su equipo le ha traído a su entrenador soñado, ha reforzado con ahínco la línea ofensiva en el draft y en la agencia libre, e incluso le han regalado a Martellus Bennett por si alguna vez se le ocurre lanzar un pase corto, aunque sea algo bastante improbable.

Ahora solo hace falta que Cutler termine la faena que dejó a medias en 2012. Los Bears comenzaron la temporada con un récord 7-1, mientras el quarterback se hinchaba a lanzarle balones a Brandon Marshall en la mejor conexión QB-WR de la NFL actual. El punto de inflexión llegó en la semana 10, cuando sufrió una conmoción frente a Houston. A partir de ese momento ni él ni su equipo levantaron cabeza. Cinco derrotas en los últimos ocho partidos que costaron la cabeza a un Lovie Smith, cuyo gran pecado imperdonable fue la incapacidad para formar una línea ofensiva poderosa que protegiera su quarterback. A Cutler le han partido la cara una y otra vez durante su etapa en Chicago. 148 sacks en cuatro años. Una barbaridad.

Y Trestman, que en sus primeras decisiones ha demostrado un sentido común envidiable, ha sacrificado la reconstrucción del cuerpo de receptores del equipo con tal de proteger a Cutler. Eligió con su primera ronda del draft a Kyle Long, un línea ofensivo, contra la opinión de todos los especialistas y fichó en la agencia libre a Matt Slauson, un guard bastante regular abriendo rutas a la carrera, pero infranqueable para los man-eaters rivales. Por eso creo que, aunque estos Bears llegan con vitola de aspirantes, necesitan un invierno más para darle mejores receptores a Cutler.

158434274


Parece increíble. Llevo desde el principio del artículo refiriéndome a los ataques. Estoy hablando de los Bears y la defensa solo ha salido de pasada. Pero que nadie se engañe. Anotarle puntos a Chicago seguirá siendo muy complicado. Su pass rush volverá a ser salvaje, y su secundaria infranqueable, pese a que el equipo está de luto tras la marcha de Urlacher. Creo que ambas partes debieron hacer algo más para llegar a un acuerdo. Es cierto que el linebacker era un jugador en decadencia, y que probablemente ya no aguantaba al ciento por ciento un partido ni tenía la velocidad de antes, pero la gran virtud de Urlacher, lo que le convertirá en un jugador inolvidable, era su increíble capacidad para mandar sobre la defensa, adelantándose siempre a los ataques, organizando a sus compañeros y haciendo sin balón el mismo trabajo que hace un quarterback con su ataque. Urlacher no era solo un líder, también era el cerebro de una defensa que estos años siempre ha sido una sombra de si misma cuando él faltaba. ¿Serán capaces de jugar con la misma iniciativa tras su marcha? Ese será uno de los grandes retos del equipo durante la temporada 2013.

Y ahora, la valoración línea por línea. La nota será sobre 5. (5=sobresaliente. 4=notable. 3=bien. 2=suficiente. 1=insuficiente. 0=Muy deficiente).

168517376


ATAQUE

Quarterback 4. Cutler es muy bueno, pero después de tantos golpes también se ha vuelto frágil, tanto física como mentalmente. Potencialmente es uno de los mejores QBs de la NFL, pero le pierde un carácter más que complicado y una soberbia que le lleva a pensar siempre antes en él que en su equipo. Muy pocas franquicias han mimado tanto a su pasador para hacerle feliz. Ahora solo falta que él dé el salto que le falta. Eso no lo sabremos de verdad hasta el 4 de noviembre. ¿Será por fin capaz de ganarle a los Packers con una actuación brillante? Si los Bears vencen en Green Bay, serán aspirantes al anillo.

Backfield 4. Matt Forte y Michael Bush son dos corredores que merecerían el sobresaliente, pero creo que este año no veremos demasiado ataque terrestre en Chicago. Matt Forté también es muy peligroso en su faceta de receptor y apuesto a que superará su récord de 547 yardas que consiguió en 2010.

Receptores 2. ¿Cómo puedo ponerle un suficiente a un grupo de receptores en el que está Brandon Marshall? Pues porque Marshall casi asegura 1.500 yardas, pero el resto es un solar. Alson Jeffery fue muy irregular en su debut, sobre todo por culpa de las lesiones, Knox tuvo que retirarse con la espalda destrozada y Devin Hester quedará solo para los retornos. Literalmente, no hay más. Earl Bennett y Eric Weems son restos de almacén, cortaron a Evan Rodríguez un año después de draftearle y ficharon a Martellus Bennett, que el año pasado se destapó en los Giants como un TE aprovechable saliendo al pase. De todos modos no veo a Cutler lanzando al TE. Su mirada siempre está fija un poco más allá.

Línea 3. Le daré un voto de confianza a esta línea, porque aquí volverá a estar la clave del éxito o del fracaso de Chicago. Continúan los dos que valían: J’Marcus Webb, que cambiará al tackle derecho, y Roberto Garza, un buen center que ya tienen 34 años. El tackle izquierdo será Jermon Bushrod, un jugador prescindible en la magnífica línea de los Saints pero que en Chicago mejora lo que había. El guard izquierdo será Matt Slauson y en el dercho estará Kyle Long, flamante elección de primera ronda. Entre nosotros, nada garantiza que Cutler tenga, por fin, la protección que necesita. Tendrá que hacer caso a su entrenador y pasar más rápido.

168517107


DEFENSA

Línea 4. Julius Peppers sigue siendo el amo de una línea que presiona no solo con él, sino también con Corey Wootton, que debería rendir al mismo nivel que Israel Idonije, que se marchó a los Lions. En la recámara seguirá Shea McClellin, la elección de primera ronda de 2012, que sigue chupando banquillo porque la silla de Peppers es intocable. Por el centro, Henry Melton es infranqueable por tierra y además presiona al QB. Stephen Paea, el tackle derecho, no está al nivel del resto e impide el sobresaliente.

Linebackers 2. D.J. Williams llegó desde Denver para sustituir a Urlacher. Para eso yo hubiera seguido un año más con el mito. Por eso tendrán que cruzar los dedos para que Jon Bostic, su elección de segunda ronda, pueda ser el titular de inmediato. Lance Briggs, que sigue siendo un seguro por la derecha a sus 33 años, también vio llegar a su relevo vía draft. Khaseem Greene fue elegido con una cuarta. El auténtico problema está en la izquierda. Ficharon a James Anderson, de Carolina, que parece muy poquita cosa. Supongo que la idea es pasar a Williams a esa posición en cuanto Bostic esté listo, pero, pese a los refuerzos, la sensación en esta línea es de provisionalidad. Como los elegidos en el draft fracasen, el front seven puede tener muchos problemas.

Secundaria 5. Charles Tilllman y Tim Jennings formaron la mejor pareja de cornerbacks de la NFL en 2012. Kelvin Hayden será el nickel, pero su rendimiento está muy lejos del de los dos titulares. Los safeties son jóvenes y muy buenos. Major Wright, el strong, está en todas partes y Chris Conte, el free, mejoró en 2012 su prometedor año de rookie. Le único problema no estará en el campo, sino en los despachos. Tillman, Jennings y Wright serán agentes libres en 2014 y mantenerles en la plantilla saldrá muy caro.

146224148


PRONÓSTICO

Estos Bears serán lo que sea Cutler, que por un lado será lo que sea su línea y por el otro lo que sean capaces de ser sus receptores. Y eso suponiendo que el QB no se lesione, ni se deprima, y sea capaz de rendir al máximo nivel en la ciudad del viento cuando llegue el invierno. Se supone que el QB ya demostró en Denver que podía adaptarse a los cambios climáticos, pero en los últimos tiempos parece quedarse helado cuando llega diciembre. Pese a ello su equipo se jugará el todo por el todo al pase.

La NFC Norte promete volver a vivir una batalla apasionante con estos Bears ofensivos, los todopoderosos Packers, Peterson y sus Vikings y unos Lions imprevisibles. Es casi imposible hacer un pronóstico, pero para Chicago todo lo que no sea clasificarse para playoff significaría un fracaso terrible que, definitivamente dejaría en entredicho a un Cutler al que no se puede mimar más.

mtovarnfl@yahoo.es / twitter: @mtovarnfl

AFC ESTE

New York Jets (3 de junio) 

New England Patriots (1 de julio) 

Buffalo Bills (7 de mayo) 

Miami Dolphins (7 de agosto) 

AFC NORTE

Baltimore Ravens (15 de mayo) 

Cleveland Browns (9 de agosto) 

Pittsburgh Steelers (13 de junio) 

Cincinnati Bengals (17 de Julio) 

AFC SUR

Houston Texans (20 de junio) 

Jacksonville Jaguars (23 de Julio) 

Indianapolis Colts (14 de agosto) (Por Martín H. Becerra) 

Tennessee Titans (22 de mayo) 

AFC OESTE

San Diego Chargers (21 de agosto) 

Denver Broncos (1 de agosto) 

Oakland Raiders (28 de mayo) (Por Clark Morales) 

Kansas City Chiefs (26 de junio) 

NFC ESTE

Dallas Cowboys (8 de agosto) 

Washington Redskins (4 de Julio) (Por Dani Hidalgo) 

Philadelphia Eagles (10 de mayo) 

New York Giants (5 de junio) 

NFC NORTE

Detroit Lions (18 de junio) 

Chicago Bears (26 de julio) 

Minnesota Vikings (17 de mayo) 

Green Bay Packers (13 de agosto) 

NFC SUR

Tampa Bay Buccaneers (23 de mayo) 

Atlanta Falcons (24 de junio) 

Carolina Panthers (16 de agosto) 

New Orleans Saints (19 de Julio) 

NFC OESTE

Arizona Cardinals (28 de junio) (David Reyes) 

San Francisco 49ers (8 de julio) (Por 49er) 

Seattle Seahawks (23 de agosto) 

St. Louis Rams (30 de mayo)