Deporte y Vida

FITNESS

El entrenador de los políticos cuenta sus secretos

Matt Roberts es el entrenador personal que ha puesto en forma a David Cameron; el primer ministro Boris Johnson ha contratado a Harry Jameson, el entrenador también del futbolista Wayne Bridge.

Boris Johnson
as.com

El primer ministro británico Boris Johnson pasó la Covid-19 en cuidados intensivos. Días duros y que le han hecho reflexionar sobre cómo recuperarse de la mejor manera y poder hacer frente no sólo a su trabajo en el cargo, sino también a intentar combatir una enfermedad aún muy desconocida.

Por eso no es de extrañar que hace días compartiera sus rutinas para luchar contra la obesidad, como salir a caminar al parque con su perro, algo que recomendaba a todo el mundo, especialmente cuando la obesidad duplica el riesgo de ser ingresado en un hospital para tratarse del coronavirus. 

Quién entrena al primer ministro

Su nombre es Harry Jameson, es un entrenador personal que ha trabajado con el futbolista Wayne Bridge. Pero hay mucho más. Sus métodos van más allá del deporte, busca un equilibrio entre el bienestar emocional y el físico. Su trabajo se centra también en la consultoría a diferentes niveles, desde asesoramiento de hoteles para implementar programas de ejercicio y wellness, pasando por empresas, a las que aconseja cómo ofrecer a sus trabajadores programas deportivos y de alimentación.

Cómo entrenar a grandes figuras

No es lo mismo acudir a un gimnasio y ponerse en forma con una tabla preparada, que contar con un entrenador de primer nivel que te aconseja desde que te levantas hasta que te acuestas qué comer, qué beber, cuándo hacerlo, los mejores productos, los de moda, los más saludables. Y en el caso de un primer ministro, cómo cuadrar una agenda imposible con un objetivo mayor, cuidar la salud.

"Cualquier primer ministro tiene que lidiar con días extremadamente largos, que comienzan muy temprano, y nunca hay tregua. Lo que no quieres hacer es agotarlos más. Es un caso de limitación de daños", cuenta el entrenador Roberts.

El problema de la seguridad es fundamental en caso de las primeras figuras, y hacer ejercicio con un primer ministro y su séquito de guardaespaldas no es fácil. Pero a ello se suma también la prensa, a lo que el entrenado es claro, hay que olvidarse de ellos. Además, es un doble beneficio, los guardaespaldas están en forman, hacen ejercicio, y el primer ministro intenta liberarse del estrés. 

Cómo entrenar a un primer ministro

  • Programas cortos pero intensos
  • Máxima efectividad en la consecución de objetivos
  • Calendario variable, caótico en ocasiones
  • Entrenamientos sencillos adaptados a lugares diferentes: máxima funcionalidad
  • El entrenamiento ya es un objetivo
  • No hay que ser más fuerte, más potente, tener mayores músculos, sino conseguir estar en forma perdiendo peso y fortaleciendo masa muscular
  • Los ejercicios más sencillo son los más efectivos
  • Sin máquinas, mejor