Deporte y Vida

NAVIDAD

Qué significa el Adviento, y por qué todo está lleno de calendarios

Se conoce como adviento al tiempo santo que ocupan los cuatro domingos anteriores a la Navidad, es un tiempo de alegría para los cristianos, caracterizado por la preparación espiritual del nacimiento de Jesús.

adviento
as.com

Si bien el Adviento es un periodo de casi cuatro semanas, cuatro domingos antes del día de Navidad, con un significado de recogimiento y preparación para la llegada de Jesús, hoy en día no hay marca que se precie que no saque sus calendarios de adviento, desde el supermercado con sus chocolates, hasta marcas de belleza, de juguetes...

¿Tiene relación una cosa con otra? Bueno... En verdad todo se relaciona con la Navidad, todo llega hasta el día 24 ó 25 de diciembre. Pero más allá de eso, no. Y es que el significado religioso es muy diferente al que hoy en día se tiene con esos calendarios de diferentes productos.

Qué significa el Adviento

Es el periodo de preparación para el nacimiento de Jesús. Si acudes a misa estos cuatro domingos anteriores verás que los sacerdotes llevan detalles en color morado. Además, cada domingo se enciente una vela y hay una corona donde están las velas, ya sea de olivo, o pino, puedes hacerla con varias ramas de otras plantas similares. Es un símbolo. Es un periodo espiritual, de vivir en familia la llegada de un nuevo miembro.

De hecho, las coronas que se ponen en muchas puertas, y que ahora tienen colores y formas muy variadas, son una derivación de la corona de adviento con las velas. Una tradición religiosa que se ha adaptado a la decoración de todo tipo de actos, eventos y familias.

El periodo de Adviento es también el inicio del nuevo Año Litúrgico. Se llama "año litúrgico" o "año cristiano" al tiempo que oscila entre el primer domingo de Adviento y la última semana de tiempo ordinario durante el cual la Iglesia celebra todo el Misterio de Cristo, desde su nacimiento hasta su segunda venida.

Se puede decir que el año litúrgico se compone de tiempos: tiempos fuertes y tiempo ordinario. Los tiempos fuertes son, Adviento, Navidad, Cuaresma y Pascua, en los cuales se celebra un misterio concreto de la historia de la salvación.

El Tiempo Ordinario en el cual no se celebra ningún aspecto concreto, sino más bien el mismo Misterio de Cristo en su plenitud, especialmente en los domingos. El Tiempo Ordinario, a su vez, se divide en dos partes y en total dura 33 ó 34 semanas.

De hecho, se puede hablar de dos partes del Adviento:

Primera Parte: desde el primer domingo al día 16 de diciembre, con marcado carácter escatológico, mirando a la venida del Señor al final de los tiempos;

Segunda Parte: desde el 17 de diciembre al 24 de diciembre, es la llamada "Semana Santa" de la Navidad, y se orienta a preparar más explícitamente la venida de Jesucristo en las historia, la Navidad.

Las lecturas bíblicas de este tiempo de Adviento están tomadas sobre todo del profeta Isaías (primera lectura), también se recogen los pasajes más proféticos del Antiguo Testamento señalando la llegada del Mesías. Isaías, Juan Bautista y María de Nazaret son los modelos de creyentes que la Iglesias ofrece a los fieles para preparar la venida de Jesús.

Son cuatro los temas que se presentan durante los cuatro domingos del Adviento:

La vigilancia: en espera de la venida del Señor, durante esta primer semana las lecturas bíblicas y la predicación son una invitación a esa espera deseada.

La conversión, la liturgia nos invita a reflexionar con las palabras del profeta Juan Bautista.

El testimonio, que María, la Madre del Señor, vive, sirviendo y ayudando al prójimo. La liturgia de Adviento nos invita a recordar la figura de María, que se prepara para ser la Madre de Jesús y que además está dispuesta a ayudar y servir a quien la necesita.

El anuncio del nacimiento de Jesús. Las lecturas bíblicas y la predicación, dirigen su mirada a la disposición de la Virgen María, ante el anuncio del nacimiento de su Hijo.