Deporte y Vida

FISIOTERAPIA

Messi: cómo volver rápido tras la lesión muscular

messi

JOSEP LAGO

AFP

"El jugador es el que se suele notar si está o no para jugar, a pesar de que su entrenador pueda ser de los que prefiere no forzar en casos de duda. Se tomará una decisión a tres bandas con el entrenador, jugador y servicios médicos".

El jugador argentino Leo Messi será duda hasta el último momento del partido de Copa del Rey ante el Real Madrid tras la lesión muscular que sufrió hace unos días. ¿Jugará? Lo decidirá él junto al entrenador y los servicios médicos.

Pero, ¿debe jugar con una lesión así? Preguntamos al especialista Raúl Rebollo, fisioterapeuta, experto en fisioterapia deportiva y en ejercicio terapéutico y Director del Centro Fisio - Medico Leioa.

¿Cómo surgen estas lesiones?

Las lesiones musculares surgen como consecuencia del esfuerzo repetido, malos gestos, cansancio... hay varios factores que pueden predisponer a la aparición de una lesión muscular.

¿Influye el momento de la temporada?

Si, por ejemplo las pretemporadas, donde existe una alta carga de trabajo e intensidad son fechas que suelen ser relativamente "habituales" de lesiones musculares. Otra fecha suelen ser la recta final de la temporada donde hay acumulación de horas de trabajo. Y otras fechas son, precisamente, estas, donde hay varios partidos de Copa o de Champions, y la tensión por ganar puede provocar sobrecargas musculares.

¿Cómo es la recuperación?

La recuperación depende del tipo de lesión muscular. La menos grave, puede ser una "simple" contractura. Duele poco y cede en un par de días. A priori, no suele haber mayor problema para retomar la práctica deportiva.

Otro caso son las rupturas musculares. Aquí el tiempo de descanso es necesario y obligado. La fibra muscular se rompe y existe riesgo de que si el jugador fuerza, esa rotura se abra más y el problema sea mayor. Además tiene un problema, y es que a las dos semanas al jugador no le duele en determinados gestos. Se confía y piensa que está bien. Y es en un sprint, salto o golpeo fuerte de balón cuando le vuelve a dar el pinchazo. Sabe perfectamente que se ha vuelto a romper.

Por mi experiencia, en el caso de una rotura puedes ajustar más los plazos de recuperación y retorno a la actividad física. Pero, en ocasiones, vemos a pacientes que vienen cuando les ha pasado justo lo segundo. Han tenido una rotura, no le han hecho caso, han vuelto antes de tiempo porque no les dolía y han sufrido una segunda re - rotura. Ahí ya hay que trabajar con calma y no volver antes de que el tejido esté correctamente reparado.

¿Qué tratamiento es el más adecuado?

En el caso de Messi, y según las pruebas realizadas, el diagnóstico médico ha sido una contractura. En dos días el dolor había remitido y se encontraba mejor. Es uno de los casos que solo con el tiempo el problema cede "solo", aun así, para acelerarlo, en la fisioterapia tenemos varias técnicas que pueden ayudar y afrontar con garantías el partido sin riesgo de recaída.

Otro caso muy distinto es si hubiera habido una gran ruptura muscular. Ahí los plazos se alargan de 3 a 6 semanas, dependiendo de cada persona y de las técnicas utilizadas, pero sí que es verdad que la aparición de varias técnicas de medicina regenerativa, como el SVF de Lyposmol con el que nosotros trabajamos, pueden acelerar, y mucho, los plazos de retorno a los terrenos de juego.

¿Se debe arriesgar?

Creo que Messi jugará, y sin problemas. El jugador es el que se suele notar si está o no para jugar, a pesar de que su entrenador pueda ser de los que prefiere no forzar en casos de duda. Se tomará una decisión a tres bandas con el entrenador, jugador y servicios médicos.

¿Una mala recuperación lastraria el resto de temporada?

Si, efectivamente. Eso nos puede pasar siempre y más en el caso de una rotura, que puede ser la situación más complicada. Tenemos que conseguir restaurar la integridad del tejido y que este sea capaz de soportar la carga.

Para un deportista de alto nivel puede significar parar más meses de la cuenta, algo que ni él ni su club se pueden permitir. En el caso de un deportista aficionado, puede recaer en la lesión y acabar en frustración por no poder estar al 100 % para practicar su deporte favorito.