Deporte y Vida

SUPLEMENTOS

Los 4 errores comunes cuando tomamos batidos de proteína

Los 4 errores más comunes cuando tomamos batidos de proteína

Altafit

A estas alturas, está claro que los batidos de proteína funcionan y tienen incluso beneficios para la salud, pero hay personas que cometen errores.

No hay duda: los batidos de proteína, esos suplementos que vienen en botes grandes (y que hay que seleccionar con cuidado para que sea una marca de confianza) tienen beneficios más allá de la construcción de masa muscular. Un ejemplo: pueden mantenernos saciados por más tiempo, sirven para perder peso, o pueden, incluso, bajar nuestra presión arterial. Es la propia ciencia la que lo confirma. Sin embargo, hay ciertos errores que cometemos al tomarlos, y te vamos a explicar cuáles son.

Usarlos como “ventana anabólica”

No hay nada más común en los gimnasios: hombres agitando sus batidos de proteína con la esperanza de que, nada más entrenar, el batido de proteína produzca mayores ganancias musculares. Es un error muy común y un mito que ya desmontamos en un artículo: la ventana anabólica no existe. Algunos estudios muestran que la síntesis proteica se mantiene al menos durante 24 horas post-entreno.

Utilizarlos como un sustitutivo de comida

Los batidos de proteína tienen su función cuando tratamos de ganar masa muscular, pero una de ellas no es la de sustituir una buena comida. Esto, sin duda, me recuerda a las dietas milagro o a base de líquidos. Claro que el batido tiene un determinado espacio de tiempo en tu día, pero precisamente, y viene bien claro en los detalles del producto, no sustituye un plato de verdura con arroz y pescado. Tómatelo cuando mejor te convenga, antes de entrenar, combinado con un buen desayuno…pero no creas que sustituirán una buena alimentación.

Pasarnos con la dosis

Más no significa mejor. A estas alturas, deberíamos tenerlo claro. Una persona no necesita más de 1,5 gramos de proteína por kg de peso corporal para notar ganancias musculares, por lo que de nada te servirá meterte 60 gramos de suero en polvo si no lo complementas con otras fuentes adecuadas de proteína y una alimentación saludable. Lo más probable, además, es que si te pasas, las proteínas sobrantes vayan directamente al exceso de calorías y lo que provocarán es que engordes.

Te compras la proteína más barata

Lo barato sale caro. Hace no mucho hablamos de la estafa del Amino Spiking, que te obliga a estar pendiente de las etiquetas y de los aminoácidos que lleva el bote que te compras y te llevas a casa. El polvo de batido de proteína barato no solo viene con una dosis extra de carbohidratos y grasas, sino que también elimina los aminoácidos vitales para el crecimiento muscular. No solo tendrás problemas para agregar tamaño, sino que también te recuperarás más despacio.