VUELTA A ESPAÑA

Soler da la cara en el Movistar

El catalán es el autor de las dos únicas victorias de su equipo este año, una de ellas en la presente Vuelta. En otras dos jornadas, también en fuga, luchó por el triunfo.

Soler da la cara en el Movistar
JESUS RUBIO DIARIO AS

Marc Soler, que este mes cumple 27 años, está siendo el corredor más activo del Movistar en la presente Vuelta. Ya conquistó una etapa, la segunda jornada con final en Lekunberri, y fue partícipe en otras dos fugas exitosas que se acabaron jugando el triunfo: segundo en La Farrapona tras Gaudu y quinto ayer en Ourense, donde Wellens se llevó el triunfo. El catalán entró en la meta gallega, situada en un santuario, exhausto. Antes de parar por completo, dio varias vueltas en los escasos metros que había en la parte trasera del lugar sagrado para estirar. “Cuando vi la fuga ya dije al equipo. ¡Vaya rivales más duros me he buscado! Todos eran ganadores y, pese a que lo intenté de todas las maneras, especialmente en los repechos antes de la llegada, no fue posible. En meta ya no había fuerzas”, lamentó.

El equipo español suma dos triunfos esta temporada, ambos de Soler: uno en la Challenge de Mallorca (el 1 de febrero) y el mencionado en la presente Vuelta. “Los números a veces tampoco son tan importantes. Lo que queremos es que se nos vea en carrera, estar delante, y creo que lo estamos consiguiendo. El nivel de todo el equipo es muy bueno, lo estamos demostrando”, añadió sobre sus compañeros. Uno de ellos es Enric Mas, situado en la quinta posición de la general a 2:36 del podio que actualmente marca Hugh Carthy. “Claro que es posible. Siempre lucharemos, lo intentaremos y daremos guerra. Sabemos que es complicado pero, ¿por qué no?”. Para ello, el equipo tiene tres etapas por delante antes de llegar a Madrid. Un podio al que no aspira Soler, 15º en la general a 14:30 de Roglic, aunque no es su lucha ahora.

Soler en La Farrapona junto a Gaudu

En el plan inicial de la temporada, estaba previsto que Soler liderará al Movistar en el Giro: “Con muchas ganas e ilusión”, dijo en aquel momento, ya que encabería a la escuadra navarra por primera vez en una grande. Con la pandemia y el cambio de fecha de las carreras, también variaron los planes de Marc. Fue al Tour en el tridente junto a Mas y Valverde, sin poder dejarse ver todo lo que le hubiese gustado.

En esta Vuelta, se está destapando como un corredor en busca de etapas, y además generoso en los relevos cuando está fugado, más que un vueltómano. En su palmarés está la general de la París-Niza 2018, un triunfo de mucho nivel de los cuatro que atesora en total. “El sábado en La Covatilla es otra de las etapas que me gustan. Quiero sacar el máximo partido a todas las etapas, y tengo claro que lo seguiremos intentando”. Soler y el Movistar no se rinden.