CICLISMO | VUELTA

Indurain: "La Vuelta también podría decidirse por segundos"

El ganador de cinco Tour de Francia ve a Roglic y Carapaz como favoritos y a Enric Mas con opciones de subir al podio de Madrid.

Indurain: "La Vuelta también podría decidirse por segundos"
Desafío Santander

Miguel Indurain participó este jueves en un desafío solidario organizado en Valladolid por Banco Santander, en el que corrió 20 kilómetros en bici y 4,5 a pie compitiendo contra Martín Fiz. Al acabar la prueba, en la que recaudaron más de 11.000 euros para organizaciones sin ánimo de lucro de Valladolid, el ganador de siete grandes vueltas desgranó lo que queda de Vuelta a España, para la que ve como favoritos a Carapaz y Roglic y con cuyo recorrido se mostró disconforme.

Miguel Indurain durante su participación contra Fiz.

-¿Cómo está viendo esta Vuelta a España?

-Queda mucha carrera: Galicia, Asturias, la sierra de Ávila… Hay corredores que están bien, pero a los que se les puede acabar la forma, y otros que han podido empezar más justos y que puedan subir poco a poco. Además, hay más incertidumbre que otros años por la situación sanitaria. El Tour y el Giro fueron muy igualados y La Vuelta va por el mismo camino, pudiéndose decidir por segundos, incluso. Todavía queda margen para deshacer la igualdad.

-¿Espera que, como espera la organización, se pueda llegar a Madrid con normalidad?

-Con normalidad no se está corriendo, y los corredores lo tienen que notar; no hay público, y que haya gente en meta es parte del espectáculo. No tienes relación a la salida con los corredores o con la gente… Es un poco ficticio todo, y eso al corredor se le nota. Te tiene que cansar. Nos cansa a nosotros, que estamos en la calle, o en casa saliendo lo justo… A ver cómo va, porque llegar a Madrid se está complicando, pero espero que pueda terminarse. Si se acaba, ya será un triunfo.

-¿Cree que está siendo una prolongación de este 2020 tan atípico?

-Este año ha sido muy extraño. Ha habido países como Bélgica, Holanda o Colombia donde los ciclistas podían entrenar, aquí no… El calendario ha estado muy comprimido y ha habido más nervios, se han disputado más las carreras. Hay gente que empieza a preparar el Tour en diciembre y esta vez lo han hecho en dos meses. Habrán hecho mucho rodillo, pero no es lo mismo, porque te puedes pasar o quedar corto.

-¿A quiénes ve como favoritos a estas alturas de la carrera?

-Hay diez corredores que están bien, aunque tendrán sus días buenos y malos. Está muy definido el grupo, aunque veo mejor a Roglic y a Carapaz. Otros como Martin o como Mas pueden depender un poco de la climatología o de que ellos fallen, aunque veo a Mas con opciones de podio; cuando se ve la dureza de la carrera se le está viendo bien.

-¿Cree que la crono puede ser la que decida la prueba?

-Va a ser larga, dura, de más de 30 kilómetros. Será ahí donde se rompa la baraja del todo, después de la montaña de Asturias, que siempre es difícil. A partir de ahí creo que será otra carrera, con el que haya perdido teniendo que recuperar y el que haya ido bien teniendo que mantenerse.

-¿Se podría decir que por suerte? Otros años o en otras grandes vueltas no se ha apostado apenas por contrarrelojes.

-Sí, no todo son llegadas en alto y con los mismos corredores en etapas decidiéndose con segunditos. Esto lleva a ver otro tipo de carrera. Las diferencias, donde se hacen de verdad, son en la contrarreloj, porque en algunas etapas la gente bastante tiene con tener que subir.

-¿Qué piensa de ese nuevo modelo de etapas, con finales nerviosos, pocos sprints, mucha montaña…?

-Que haya tantas llegadas en alto y tan duras ni me satisface ni me gusta; acaba siendo muy monótono, con un grupito de diez en el que suelen llegar los mismos. Me gustó más la etapa de Moncalvillo, con montaña más lejos de meta, porque subiendo, salvo hundimiento, la gente se defiende y las diferencias son mínimas. Dumoulin se fue de La Vuelta después de estar todos los días subiendo, que no es su terreno. Pensaría que no le quedaba nada por hacer. El recorrido de las grandes vueltas penaliza mucho a los corredores de envergadura, que lo tienen difícil para competir con otros de 57 kilos. Es bonito, pero repetir todos los días ese tipo de final me parece excesivo, aunque entiendo que el ciclismo ha cambiado y ha ido evolucionando hacia ahí.

-Ha hablado de Dumoulin pero, ¿cómo está viendo a Froome?

-Tuvo mala suerte con la caída tan fuerte que tuvo. Está intentando recuperarse, pero va a ser difícil; quiere volver a la élite y con cualquier problemilla… El otro día el descenso de Arrate le dio un poco de respeto, y esas limitaciones te sacan del grupo de los elegidos, pero bastante tiene con lo que está haciendo. Volver a correr en la élite después de esa caída parece fácil, pero no lo es.

-¿Y a Valverde?

-Está disfrutando. No es el de sus mejores años, pero está dando un nivel muy bueno. Si él está a gusto y el equipo le renueva, tiene que seguir adelante. Lo difícil en su caso no es correr, pese a los riesgos que conlleva, lo difícil es estar motivado para seguir entrenando como antes, y él lo está haciendo.

-Movistar juega en casa y está demostrando ambición…

-Están con ganas de hacerlo bien. Mas dijo que cuanto más durara, para él, mejor. Soler también lo está haciendo bien. En general, en España, tenemos buenos representantes para luchar por etapas o por la general. Estamos en un cambio de generación, Purito y Contador ya no están, Valverde es veterano… Estamos viviendo un cambio de guardia de cara a las generales, pero los chavales van progresando poco a poco, aunque para ganar les esté faltando todavía.

-Cambiando de tercio, próximamente correrá la Titan Desert. ¿Cuál será su objetivo?

-Voy a pasarlo bien y a intentar acabarla. Físicamente sigo andando en bici, aunque la mountain bike no es lo que más me gusta. Me hubiese gustado ir a Marruecos, en lugar de Almería, porque no lo conozco y es un reto diferente. Será mi primera y espero que última participación [ríe]. Me liaron mi hijo y Melchor Mauri, pero aquí se acaba mi experiencia.