TOUR DE FRANCIA

Tour de Francia 2020: lo mejor y lo peor para Bernal, Roglic, Pinot...

El recorrido de la próxima Grande Boucle se compone principalmente de alta montaña. Los escaladores puros tendrán clara ventaja.

Tour de Francia 2020: lo mejor y lo peor para Bernal, Roglic, Pinot...
JESUS RUBIO DIARIO AS

El Tour de Francia 2020 se presentó el pasado martes en el Palacio de Congresos de París al más puro estilo de la Vuelta a España. Y eso sólo puede significar una cosa: montaña, muchísima montaña de principio a fin. En una edición que se prevé muy exigente y en la que Egan Bernal defiende título, ¿qué aspectos del recorrido benefician y perjudican a los favoritos? Lo repasamos a continuación.

Egan Bernal (Colombia, 22 años)

Ventajas. El vigente ganador del Tour de Francia tendrá un recorrido en 2020 muy favorable a sus características de escalador. Con un total de 10 etapas de alta montaña, el colombiano tiene un Tour hecho a su medida ya que en estas circunstancias ya demostró ser el más fuerte durante toda la temporada 2019. Incluso no habrá contrarreloj llana individual, sino que ésta será el penúltimo día en La Planche des Belles Filles, en forma de cronoescalada. Tener un equipo como Ineos, con capacidad para arroparle en todos los terrenos, también le favorece.

Inconvenientes. Las etapas de media montaña pueden generarle algunos problemas desde el punto de vista táctico, con ataques más lejanos de sus rivales, pero con los compañeros que tiene a su lado no debería tener demasiados problemas. Para Egan, evitar las caídas y contratiempos en las etapas llanas será clave para poder atacar en los bloques de Alpes y Pirineos. También deja dudas su estado físico tras los problemas de espalda que le hicieron abandonar en el Dauphiné.

Primoz Roglic (Eslovenia, 29 años)

Inconvenientes. El esloveno deberá dar un paso más en su nivel mostrado hasta ahora en sus participaciones en el Tour si quiere aspirar a lo máximo. Especialmente en un recorrido que a priori muestra más inconvenientes para él que ventajas. No hay lucha contra el reloj salvo la cronoescalada de la Planche en la etapa 20, y teniendo en cuenta su proximidad al final, los escaladores y aquellos corredores que lleguen con mejores fuerzas serán los que partan con ventaja con respecto a los contrarrelojistas puros. La respuesta de Roglic ante 10 jornadas de alta montaña es todo un misterio y esa es una faceta que deberá mejorar si no quiere que le pase factura la última semana como ya le ocurrió en el pasado Giro de Italia. Tampoco llega en la mejor condición física tras su caída en Dauphiné. "Esperaba estar mejor", admitió el esloveno una semana antes de la salida en Niza.

Ventajas. El potente bloque del Jumbo-Visma que tendrá a sus espaldas rivalizará con el de Ineos y será para Roglic un seguro de vida en momentos complicados. En etapas llanas y de media montaña, el esloveno se defiende como pez en el agua, por lo que en llegadas con mucha pendiente puede imponerse sobre el resto de favoritos gracias a su punta de velocidad.

Thibaut Pinot (Francia, 29 años)

Ventajas. Si las desgracias en forma de caídas o lesiones no lo impiden, Thibaut Pinot tiene ante sí la mejor oportunidad para ganar el Tour de Francia en lo que lleva carrera profesional. El francés ha mejorado sus prestaciones año a año y en la montaña, tal y como mostró en el último Tour, es un seguro de vida. El recorrido tan duro y exigente le favorece, porque si por algo destaca el francés es por su capacidad de gran fondista, siempre de menos a más en las rondas de tres semanas. También le va bien la escasez de kilómetros contra el reloj, así como el perfil de la cronoescalada en La Planche, sobre todo, por terminar en alto y no contar con descenso.

Inconvenientes. Dicha faceta, pese a mejorarla en gran medida en los últimos años, sigue siendo su punto flaco, por lo que deberá estar especialmente atento en las bajadas entre tantísimos puertos que deberá superar en las 10 jornadas de alta montaña del recorrido. En las etapas llanas donde se genera tanto nerviosismo también deberá dar un paso al frente para que no le ocurra lo de este 2019, cuando perdió más de dos minutos por quedarse cortado.

Tom Dumoulin (Países Bajos, 28 años)

Inconvenientes. El holandés hará su primera gran vuelta en las filas del Jumbo-Visma, compartiendo liderazgo con Primoz Roglic y mismos inconvenientes en el recorrido: no hay contrarreloj. La gran especialidad de Dumoulin, uno de los dominadores de la disciplina en los últimos años, brilla por su ausencia en el Tour 2020. La cronoescalada de La Planche le favorece, pero habrá que ver si llega con opciones de optar a un buen puesto en la general en la etapa 20. Y es que Tom prácticamente no ha comparecido en competición en la presente temporada por una lesión de rodilla, factor que no invita al optimismo. Volver a la alta competición en un Tour de Francia tan exigente quizás no sea lo mejor para él con vistas a recuperar su mejor versión.

Ventajas. Los puertos de esta edición son en su mayoría largos, con menor desnivel medio que otros más propios del Giro de Italia o la Vuelta a España (más cortos y explosivos). Eso es una ventaja para sus características en subida, de escalador diésel y con menor capacidad para entrar a los cambios de ritmo. En el Tour, donde ya sabe lo que es subir al podio, se defiende bien en sus montañas.

Juian Alaphilippe (Francia, 27 años)

Inconvenientes. El francés se ha ganado por derecho propio entrar en el abanico de candidatos a ganar el Tour de Francia, aunque bien es verdad que sobre el papel no tiene la mismas opciones que la mayoría favoritos. Entre las razones más evidentes destacan su calendario (se desgasta mucho en las clásicas de primavera), la falta de un equipo competitivo para las grandes vueltas y su capacidad de resistencia para soportar tres duras semanas de competición. Pese a dar un paso adelante como bien demostró en el último Tour, a Julian se le hacen largas las grandes vueltas y sufre en la alta montaña más que otros escaladores puros.

Ventajas. Las etapas de media montaña con finales en alto explosivos serán otra edición más, lo más favorable del recorrido para él, sin descartar la cronoescalada de La Planche, una faceta en la que le vimos mejorar sobremanera en el último curso con su triunfo en la crono de la pasada ronda gala ante un especialista como Geraint Thomas. Y atención en los descensos, porque más de una etapa de montaña finaliza con una larga bajada y ahí Alaphilippe posee una técnica extraordinaria. Pocos en el pelotón le superan.