DALLAS MAVERICKS

Los Mavs se movilizan por Doncic

Comitiva con todos los principales de la franquicia, que estarán en Eslovenia la próxima semana para asegurarse de que el esloveno firma su millonaria extensión de contrato.

0
Los Mavs se movilizan por Doncic
Jerome Miron USA TODAY Sports

Casi una semana después de la apertura del mercado en la NBA de cara a la temporada 2021-22, casi todo el pescado está ya vendido. Al menos en lo que se refiere a grandes nombres. De hecho, después de que se confirmara que Kawhi Leonard seguirá en los Clippers, quizá el gran asunto que queda pendiente (de la lista principal) es el futuro de Luka Doncic. El esloveno no es agente libre. Tiene un año más de contrato por 10,1 millones antes de lo que sería un viaje al mercado como agente libre restringido en el verano de 2022. Pero, salvo catástrofe a priori imposible, Doncic no apurará esa temporada con la incertidumbre sobre su futuro porque puede firmar ya una extensión por cinco años y unos 201 millones de dólares.

Nadie duda de que Doncic firmará. Es una estrategia obvia sellar esa ampliación de contrato rookie, que es su caso es por el supermáximo. Trae Young, compañero de generación, podría llegar a una cifra similar si entra en los Mejores Quintetos de la próxima temporada, pero parte en principio de unos 172 millones. Doncic va más allá porque ya se ha ganado que su ampliación (a partir de 2022, esta próxima temporada cobrará esos 10,1 millones) sea supermáxima y no máxima. Lo hizo cuando entró en el Mejor Quinteto de la pasada campaña (el segundo año seguido en el que lo consigue) junto a Giannis Antetokounmpo, Stephen Curry, Kawhi Leonard y Nikola Jokic. El voto de los periodistas dio una buena alegría al ex del Real Madrid.

Son las reglas en la NBA: Doncic llegó como número 3 de draft, en 2018. En el momento en el que firmó con Dallas Mavericks quedó sujeto a la escala de los contratos de jugadores rookies, que según el puesto en el que han sido escogidos establece los salarios de sus primeras temporadas en la NBA: dos garantizados, el tercero y el cuarto con opciones unilaterales para su equipo y el quinto en condición de agente libre restringido, que se puede anular con una extensión al final de la tercera temporada. Exactamente, donde se encuentra ahora el esloveno.

Doncic cobró 6,5 millones de dólares en su primera temporada, 7,6 en la segunda y 8 en la tercera. Para la próxima tiene garantizados los citados 10,1 millones. Y entonces, en el verano de 2022, podría ser agente libre restringido con una qualifying offer de 13,3 millones de dólares… salvo que firme la extensión que sin duda firmará y que partía de más de 163 millones de dólares por cinco años pero ha saltado a más de 201 al ser supermáximo. Para ello, se necesita ser MVP una vez en las tres temporadas anteriores o estar en los Mejores Quintetos o ser Defensor del Año en la temporada anterior o en dos de las tres previas al inicio de la extensión. Y Doncic ya tiene sus dos nominaciones para el Mejor Quinteto (2020, 2021).

Aún así, había algo de nerviosismo en los Mavs. Hubo semanas de inestabilidad y una situación muy delicada tras la eliminación en primera ronda de playoffs contra los Clippers, donde el equipo texano dejó escapar ventajas de 0-2 y 2-3. Cambios en los despachos, la salida de Rick Carlisle del banquillo, rumores sobre conflictos internos y luchas de poder, la mala relación (o fría, como mínimo) entre Doncic y un Kristaps Porzingis muy decepcionante en playoffs… Sin embargo, el propio Doncic dejó claro en su última comparecencia ante los medios de Dallas que era prácticamente imposible que no firmara un contrato que le iba a garantizar unos 200 millones. ¿Quién haría algo así? Después, Doncic se fue a jugar el Preolímpico con Eslovenia, lo ganó con un partido heroico en Kaunas y disputó sus primeros Juegos. La firma de su extensión quedó aplazada hasta después de la cita olímpica, en la que el base no quería distracciones.

Los Mavs están casi seguros de que no habrá problema… pero no quieren dejar ningún cabo sin atar. Así que el periodista Marc Stein ha informado de que la franquicia prepara un desembarco de lujo para la próxima semana en Eslovenia, donde Doncic estará de vacaciones. El propietario, Mark Cuban, se trasladará allí con el nuevo jefe de los despachos, Nico Harrison y el nuevo entrenador, Jason Kidd. Y dos referentes de la franquicia que tienen nuevos roles en las oficinas, Michael Finley y el legendario Dirk Nowitzki, que ejerce de consejero especial. Una comitiva que quiere asegurarse el de Doncic y, si todo va bien, hacerse la foto que celebre la continuidad en Dallas Mavericks de su nueva estrella generacional. De Nowitzki a Doncic.

Mientras, el equipo sigue buscando un jugador que pueda liberar a Doncic de su tremenda carga en ataque. Se escapó el gran objetivo, Kyle Lowry, y otros que sonaron como Lonzo Ball o DeMar DeRozan. Ahora las miras están puestas en su compatriota Goran Dragic, un veteranísimo que ha sido traspasado a los Raptors y con el que no cuenta la franquicia canadiense. Dragic quiere ir a los Mavs, y todo parece cuestión de cuánto fuerzan los Raptors para obtener algo a cambio mientras en Dallas aguardan sin moverse a la espera de un buyout que les permita hacerse con Dragic (35 años) a cambio de nada. Por lo demás, el mercado de los Mavs ha estado bien… sin grandes excesos. Se ha renovado a Tim Hardaway y llega más tiro con Sterling Brown y Reggie Bullock. Más madera para un equipo que la temporada pasada fue el sexto que más triples tiró pero solo el 18º por porcentaje de acierto.