NBA | TIMBERWOLVES 128 - PACERS 134

Un bestial Sabonis estropea la mejor noche de Ricky Rubio

El base español sigue yendo a más tras su mal inicio de temporada pero los Wolves pierden en la prórroga contra los Pacers de Brogdon y un descomunal Sabonis (36+17+10).

Cuando es que no, es que no. Y para los Wolves (y no es una sensación extraña precisamente para la franquicia de Minneapolis) esta temporada casi todo es que no. El peor equipo de la NBA (7-22) ahora y con opciones de que su pick de primera ronda se vaya, salvo que sea top 4, a unos Warriors que se frotan las manos. Cosas del traspaso de D’Angelo Russell, ahora lesionado. Con el nuevo sistema de lotería, será casi como una moneda al aire para los Wolves, que recibirían así otro mazazo tremendo.

Pero para eso queda mucho. Por ahora, lo mejor es que el equipo al menos compite desde el regreso de Karl-Anthony Towns. Contra los Pacers (que jugaron su segunda prórroga seguida) debieron (o más bien pudieron) ganar pero perdieron (128-134). Tuvieron diez puntos de ventaja en el último cuarto (98-88) y, después de unos meneos tremendos en el marcador, cinco en el último minuto (121-116). Entonces Jeremy Lamb anotó un triple (121-119), Ricky Rubio falló, Domantas Sabonis metió dos tiros libres (121-121) y el triple final de Anthony Edwards se salió del aro de forma increíble. Sí: cuando es que no

El número 1 del último draft venía embalado después de una muy buena racha culminada con sus 28 puntos contra LeBron James y sus Lakers. Esta vez tocó arena (8 puntos, 3/15 en tiros), pero sus compañeros confiaron la victoria en una jugada individual del escolta, un voto de confianza incluso en un mal día. Hasta entonces, había sido mucho más eficaz el pick and roll entre Ricky y Towns con Malik Beasley esperando sus tiros en las esquinas. Pero cuando es que no… Towns acabó con 30 puntos y 10 rebotes pero reconoció que la lesión en la muñeca no deja de molestarle. Beasley metió 31 puntos pero llegó tarde a la sesión de tiro previa al partido y fue suplente… Y Ricky volvió a jugar un muy buen partido, firmó sus mejores números del curso (20 puntos, 13 asistencias) y demostró que va a más y que empieza a ser Ricky tras su irreconocible inicio de temporada. Todo esto está pasando (también el crecimiento visible de Edwards) sin el lesionado Russell en pista, claro

Los Pacers de Nate Bjorkgren serán muy competitivos en el Este si en algún momento tienen a su equipo ideal en formación. Por ahora sobreviven (15-14), que no es poco. Siguen sin TJ Warren y sin Caris LeVert. Sin un montón de puntos. Pero tienen la intimidación de Myles Turner (4 tapones), los puntos de McDermott o Lamb (mejor el segundo esta vez, 8 por 18), el trabajo de los hermanos Holiday y dos jugadores en nivel all star (el primero lo será seguro, el segundo es más difícil): Domantas Sabonis (36 puntos, 17 rebotes, 10 asistencias) y Malcolm Brogdon (32+9+7, 6/7 en triples). La producción (líder ya histórico en triples-dobles de los Pacers: siete) del primero, con sangre fría en la línea de personal, y los triples del segundo (dos decisivos en la prórroga) aseguraron el triunfo para los Pacers. Y otra derrota para los Wolves…