COMPETICIONES EUROPEAS

Reunión clave de la Euroliga

Los clubes, que están enviando cada lunes actualizaciones de las normativas sanitarias en cada país, tienen este jueves un encuentro telemático. Hay una gran incertidumbre.

Campazzo y Claver, en un Barça-Madrid de la Euroliga.
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

La Euroliga 2020-21 juega su primera final el próximo jueves día 10. Los clubes han sido convocados por Jordi Bertomeu, presidente de la competición, para una reunión telemática que se considera decisiva para el presente del torneo continental, golpeada por los problemas colaterales de la crisis del Covid que tienen que ver con el paso de fronteras y el viaje a otros países.

Durante las últimas semanas, los clubes de la Euroliga, pertenecientes a diez países (Alemania, Turquía, España, Italia, Francia, Serbia, Grecia, Rusia, Israel y Lituania) han tenido que enviar al departamento de competiciones de la Euroliga continuas actualizaciones sobre la situación sanitaria y de normativa para viajar a otros países.

A los clubes les inquieta que, pese a que el calendario se sorteó y se fijó y el inicio de la temporada regular está previsto para el 1 de octubre, la Euroliga no ha dado ninguna información al respecto, de ahí que se considere clave el próximo jueves.

La Euroliga, como tantas otras competiciones, se juega estos días su futuro. Pese a no terminar la temporada pasada, el ejercicio se pudo salvar gracias a los ERTE, los acuerdos de reducción de sueldos con los jugadores y a que la mayoría de acuerdos con los patrocinadores privados así como parte del presupuesto de ticketing se había cumplido. Un segundo año sin partidos sería un golpe durísimo para una competición que había crecido en las últimas temporadas y cuyo objetivo era expandirse y llegar a nuevos puntos estratégicos como la misma ciudad de Londres.

La Euroliga confía en que, igual que competiciones como la Champions, con viajes como el del Real Madrid a Manchester o el del Nápoles a Barcelona; o la misma Liga de Naciones de fútbol que ha empezado a disputarse, las autoridades sanitarias y los gobiernos de los países permitan un régimen de viaje especial a los equipos de la Euroliga para que la competición pueda arrancar.

Hasta ahora, no se han planteado posibilidades alternativas como las de inventarse una burbuja y jugar en una misma sede. Lo apretado de los calendarios, de momento, lo desaconseja y lo hace casi imposible. El formato actual, de 34 jornadas de Liga regular más los playoffs de cuartos al mejor de cinco, tiene demasiados partidos como para pensar, a día de hoy, en una solución tan extrema.

La Eurocup, también en el aire

En la misma situación de la Euroliga, incluso más complicada, está la Eurocup, ya que en lugar de diez países hay 24 equipos de hasta 13 países. De momento, en las conversaciones telemáticas que han tenido los clubes socios de la Euroliga, la Eurocup ha aparecido menos en las discusiones que la competición principal, que es prioridad para salvar el futuro de la organización.

El día 15 se sabrá si hay Ventanas FIBA en noviembre

La FIBA decidirá este próximo día 15 de septiembre si, finalmente, recoloca o no la Ventana de selecciones que estaba prevista para el mes de noviembre y que, en un principio, se iba a llevar a 2021. Dicha Ventana, en la que España debe jugar ante Israel fuera de casa y contra Rumanía en casa, tenía visos de disputarse después del Preolímpico y convertía los partidos de clasificación para el Europeo en choques también de preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio.

Sin embargo, la idea de Andreas Zagklis ha ido cambiando y ahora mismo hay más opciones de que sí se jueguen Ventanas entre el 27 y el 30 de noviembre. De momento, los partidos se jugarían a puerta cerrada. El cambio de fecha en las Ventanas obligaría a la ACB a modificar el calendario, ya que hay previstas dos jornadas en el calendario actual que deberían modificarse y meterse entre semana. La Euroliga, como estos años, tiene fijados partidos en las mismas fechas que las Ventanas y no las modificará.