NBA | HAWKS 117 - RAPTORS 122

Los Raptors se confían pero no dejan escapar al Trae más jugón

Normal Powell estiró la ventaja en el último cuarto, pero los canadienses se durmieron y dieron una segunda oportunidad a los Hawks.

Fred VanVleet y Trae Young
Kevin C. Cox AFP

Los Raptors afrontaron su tercer partido en cuatro días con algo de fatiga, física y mental. Se notó durante todo el encuentro. Tocaba visitar Atlanta en el final de un back-to-back que también les había llevado a Minnesota. El ritmo cansino de unos Raptors que jugaron con el piloto automático puesto les pudo pasar factura si no es por sus hechuras de campeón

Los locales hacían daño en cuanto podían, no especulaban. La dirección de Trae Young, aspirante a ser titular en el All-Star, daba paso a un torrente en la zona. Bruno Fernando, Reddish, Hunter y hasta John Collins. El español Marc Gasol, autor de 14 puntos, no podía contenerlos a todos. El segundo cuarto fue su ascenso y se metieron de lleno en el encuentro que, por otra parte, no habían abandonado del todo.

Siakam tomaba buenas decisiones, avanzando cuando debía y retrocediendo cuando veía que era mejor. VanVleet y Lowry, algo atascados a veces, mantenían a raya como podían a un Trae Young que estaba encendido. Otra vez. No es que tuviera el día porque ya son muchos días. Contenido sólo cuando paraba para respirar. La razón por la que se mantuvieron hasta el final, así de simple. 

Y es que en el último cuarto los Raptors dieron el estirón que parecía definitivo. 9-24 de parcial con Norman Powell anotando 15 de los tantos. Lloyd Pierce, sin embargo, no lo daba por perdido. Y Trae Young, menos. Un 3+1, un tapón que dieron ilegal y luego fue rectificado, bloqueos bien puestos para que lanzara rápido... Estaban ahí. 13-0 para contrarrestar lo anterior. Se situaron a dos puntos a falta de medio minuto, pero Nurse reaccionó poniendo en cancha a Siakam y Gasol, a los que ya había reservado, para contener y VanVleet aportó los ocho puntos que les hacían falta

Trae Young terminó con 42 puntos y 15 asistencias en otro partido que se les escapa a los georgianos pese a la lucidez de uno de los mejores bases de su conferencia.