NBA | JAZZ 96 - LAKERS 121

Heroico Davis y criticado LeBron en otra victoria de los Lakers

Davis se levantó de la cama sólo para el partido, recibió suero al descanso e hizo un partidazo. James, criticado en Utah por su actitud en la victoria.

Anthony Davis
Russell Isabella USA TODAY SPORTS

Los Lakers son un motor de muchos caballos a domicilio. Ya han jugado contra equipos muy potentes -primera vez que consiguen diez victorias seguidas fuera de casa en el siglo XXI- y Salt Lake City es de los feudos más difíciles de la Liga, como explica el siguiente dato: llevaban sin ganar desde 2015 en casa de Denver y Utah y en 24 horas lo han conseguido hacer en las dos con un back-to-back que ha tenido un repizco final para darle tintes heroicos: la enfermedad de Anthony Davis.

Davis llevaba un día entero con síntomas febriles y sólo se levantó de la cama, como relatan en la franquicia, para la disputa de este partido. Y qué bien lo hizo, sin que pareciera que estaba muy por debajo del 100%. Frank Vogel, además, admitió que al descanso se le tuvo que inyectar por vía intravenosa algo de líquido para que pudiera seguir jugando. ¿Algo que echarle en cara? Sí, pero para alabarle. 26 puntos, con un excepcional 9/11 en tiros, estando como estaba dan para 26 ovaciones

Los angelinos fueron una apisonadora en la primera mitad, sacando ahí buena parte de la ventaja con la que cerró el encuentro. Algunos datos: once pérdidas menos, diez robos más, nueve tapones más, seis rebotes más... Los Jazz se vieron acobardados ante unos Lakers que demostraron por qué son, a día de hoy, el equipo mejor colocado en la Conferencia Oeste y terminaron cayendo por 96-121

La enorme diferencia en el encuentro dio paso a dos realmente situaciones curiosas: Dwight Howard metiendo un triple desde la esquina y LeBron James metiéndose en la pista para celebrar un tapón metido en la pista cuando ya ganaban por veinte, por lo que fue censurado en el Vivint Smart Home Arena. Sólo constaron como dos anécdotas, ya que los locales se sintieron inferiores pese a los acertados intentos de su estrella, Donovan Mitchell (29 puntos)

Magnífica disposición de unos Lakers que miran hacia el infinito con la que es su decimonovena victoria en veintidós partidos.