Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

NBA | CLIPPERS 150 - WIZARDS 125

George y Leonard se turnan para arrasar a los Wizards

Los Clippers lograron la mejor anotación de cualquier equipo en la primera parte (82) en lo que va de curso. Kawhi (34) dio el relevo a George (31) en la segunda mitad.

George y Leonard se turnan para arrasar a los Wizards
Katharine Lotze AFP

Partido de trámite para Los Angeles Clippers ante unos Washington Wizards que sabían antes de salir que esta no era su guerra. La cosa fue de anotar y el que antes dejase de hacerlo se quedaría cortado. Como era de esperar eso le ocurrió a los visitantes, que en le primer cuarto siguieron el ritmo de su rival (39-35) pero que en el segundo no dieron más de sí y al descanso ya habían encajado 82. Por cierto, que esta es la mayor puntuación de cualquier equipo en la primera mitad en lo que va de temporada.

En ese primer cuarto y al final del tercero se pudo ver al mejor Hachimura del curso, que consiguió su récord de anotación personal (30 con 9 rebotes), bien acompañado por Bradley Beal (23+5+11). Pero el partido tuvo dos protagonistas muy claros y bien diferenciados por partes. Los primeros 24 minutos fueron de Paul George y los segundos de Kawhi Leonard. El ex de los Thunder allanó el camino y comandó la escapada. Finalizó con 31 puntos y 8 rebotes. Por su parte, el ex de los Raptors fue el encargado de consolidar la ventaja tras el descanso para acabar con 34 puntos (segunda vez en la temporada que llega a esta cifra) y 6 rechaces. Todo esto sin olvidarnos de los dos suplentes de lujo: 23+15 para Harrell y 22 y 8 asistencias para Williams. Entre los cuatro se fueron a los 110 puntos. Una barbaridad y la mejor forma de asegurar victorias.

Mañana reciben a unos resucitados Blazers que se pondrán a prueba en el Staples con Carmelo aportando mucho más rápido de lo esperado. Y la noche del viernes al sábado piedra de toque para los de Doc Rivers. Visitarán Milwaukee en uno de los mejores partidos posibles y, porqué no, una futura final de la NBA.