Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Mundial de Clubes
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Copa Argentina
Liga Endesa ACB
San Pablo Burgos BUR

-

Retabet Bilbao BLB

-

Morabanc Andorra AND

-

Iberostar Tenerife TEN

-

Joventut Badalona JOV

-

Baxi Manresa MAN

-

Mundial de Clubes
Liga Holandesa
ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

Groningen Groningen GRO

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Zwolle Zwolle ZWO

-

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Waalwijk Waalwijk WAA

-

Twente Twente TWE

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Copa Argentina
FINALIZADO
Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

0

River Plate River Plate RP

3

NBA | MAVS 99 - CLIPPERS 114

Kawhi frena en seco a Doncic

Los Clippers maniataron a Doncic, al que dejaron en 4 de 14 en tiros de campo con 0 de 8 en triples; Kawhi (28), George (26) y Williams (21) acaban con la racha de los Mavs.

Nadie duda que el superlativo nivel de Doncic está llevando a los Mavericks a los puestos de playoffs. Menos aún que está siendo el jugador revelación de la temporada y que nadie, o muy pocos, esperaban que su equipo se encontrara en una posición tan alta del ultracompetitivo Oeste. Tampoco se cuestiona el mérito que tuvieron los de Carlisle al ganar a los Rockets en el Toyota Center con un nivel excelso del esloveno y un trabajo colectivo muy meritorio. Pero de lo que nadie debería dudar es de que los Clippers de Kawhi Leonard juegan en otra Liga. Por mucho que su récord no sea apabullante y que su estrella descanse en muchos partidos, los angelinos van a por el anillo y han formado una plantilla con ese objetivo.

Los Clippers llegaban a Texas tras cinco victorias consecutivas, las mismas que sus rivales y con tan solo medio partido de ventaja sobre ellos. Una derrota haría peligrar su tercer puesto en la clasificación en una noche en la que los Nuggets, segundos, disputaban en casa un encuentro ante los Wizards en el que partían como claros favoritos (ganando). Sino querían perder coba debían ganar y, además, dar un paso adelante en cuanto al juego se refiere. No porque esté siendo malo, sino porque no han llegado a ser (hasta ahora) la franquicia arrolladora que se preveía en un inicio. Sumaban victorias, algunas con más sufrimiento que otro, pero sin hacer mucho ruido. Muy al estilo, por cierto, que los Raptors de Kawhi el año pasado. Y ya sabemos como acabó esa historia.

Ante los Mavs por fin despegaron. Salieron como una locomotora y anotaron 34 puntos en el primer cuarto, una cifra muy alta, y remataron en el segundo en el que siguieron atacando para mejorar en defensa y dejar a los locales en tan solo 19 tantos... y a Doncic en 15 puntos, una cifra demasiado alta para lo que se vio en pista, donde los fallos del esloveno en el tiro se repetían, sobre todo de 3: 0 de 8 en el duelo después de promediar un muy bien 42% en los cinco últimos partidos. El base volvió a las andadas y repitió los porcentajes de los primeros partidos de Liga desde el exterior y anotando solo 4 de 14 en tiros de campo. Maniatado por Beverley y en ocasiones por Kawhi y Paul George, el base perdió hasta 7 balones y solo metió 7 puntos y dos tiros de campo en la segunda mitad. En total, 22 puntos con 8 rebotes, 6 asistencias y 2 robos para u -7 con él en pista después de ser Jugador de la Semana por primera vez en su carrera (con promedios de 37+8,5+11) y de ser el segundo jugador de la historia un 30+10+9 en los primeros 16 partidos de Liga. El primero, Oscar Robertson. Casi nada.

En la segunda mitad los Clippers se dedicaron a rentabilizar una ventaja que siepre estuvo más cerca de la veintena que de la decena y que permitió a Doc Rivers dar descanso a los suyos: Kawhi jugó menos de 29 minutos por tercer partido consecutivo, lo que no impidió que acabara con 28 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias. Prácticamente el mismo tiempo disputó Paul George, que cuajó una buena actuación en ataque (26 puntos con 8 de 21 en tiros) pero que se esmeró en otras facetas del juego logrando 4 rebotes, 2 pases a canasta... y 6 robos. Una gran labor en defensa que acabó con un +21 con él en pista. Lou Wiliams, ese Sexto Hombre que conforma el big three de la plantilla redondeó la actuación de los suyos y se fue a los 21 puntos en 33 minutos.

Se pueden sacar muchas conclusiones del partido visto la pasada madrugada. La más clara de ellas es que probablemente el resultado final y lo visto dentro del encuentro se ajusta más a la realidad que todo lo que había pasado previamente. Los Mavericks lucharán por los playoffs, pero están (en estos momentos) lejos de los equipos con más nivel de la NBA. Esto no significa que puedan ganarles; estuvieron a punto de vencer a los Lakers y han vencido a equipos duros como los Raptors (en casa, eso sí) o los Rockets. Pero esto no esconde la realidad: son un equipo joven con mucho progreso por delante y que tiene apoyo de la intendencia, pero al que le cuesta ganar si Doncic tiene un mal día y sobre todo si juegan contra un rival que muestra el nivel que los Clippers han tenido en la primera mitad. Porque Houston o Toronto son buenos equipos. Pero Kawhi y compañía son algo más. Y seguramente puedan batirles en la regular season, pero parece improbable que pueda pasar lo mismo en una serie a siete partidos. De momento

Eso sí, los playoffs siguen siendo el objetivo. Están en el buen camino y se tienen que centrar en ganar a los rivales de su Liga. Las derrotas contra los Clippers son asumibles y entran dentro de lo normal. También perder contra LeBron o caer en el Garden ante los Celtics. Pero no hacerlo en dos ocasiones contra los Knicks, uno de los peores equipos de la NBA. Y por cierto, el baño de realidad de este partido afecta ligeramente a los Rockets, que fueron superados en todas las facetas del juego por los Mavs y han constatado que no están al nivel de los top de la NBA... aunque nunca se sabe lo que puede pasar en playoffs, su talón de Aquiles.

Los Clippers por su parte siguen a lo suyo. Kawhi juega cuándo quiere y cómo quiere y su alianza con Paul George empieza a carburar: 4-0 en los cuatro duelos que han jugado juntos y 76,1 de rating defensivo en los 21 minutos en los que han coincidido en pista en el día de hoy (98,5 en los 94 de toda la temporada). A Lou Williams no le ha afectado lo más mínimo la llegada de sus nuevos compañeros y sigue practicando su juego. Y la defensa, liderada por los dos aleros y por Beverley, está empezando a funcionar de manera excelente. No en vano, han dejado al equipo que más anota del Oeste (119 puntos por partido, el segundo en la NBA solo superado por los Bucks) en 99 puntos. La primera vez que los Mavs se quedan por debajo de los 100 en el presente curso. Casi nada.