Competición
  • Champions League

NBA PLAYOFFS | SIXERS 96 - RAPTORS 101 (2-2)

Marc desactiva a Embiid y Kawhi se exhibe para igualar la serie

El alero, que acabó con 39 puntos y 14 rebotes, anotó un triple decisivo a falta de un minuto para el final. Marc secó a Embiid, que acabó el partido con 11 puntos.

Los playoffs no entienden de treguas ni de lesiones. No entienden que la igualdad se solventa con un justo vencedor y un injusto vencido. Desconoce las sensaciones con las que cada equipo llega a otro encuentro más 48 horas después del anterior. Pero sobre todo, unas eliminatorias tan igualadas como estas son capaces de provocar en los jugadores una incertidumbre vital: la de no saber, aún jugando a su mejor nivel, si van a asestar o recibir un palo que podría ser decisivo.

Con este preámbulo comenzó el partido entre los Sixers y los Raptors. Con un Pascal Siakam, vital en los esquemas de Nick Nurse, que fue duda hasta última hora por una contusión en la pantorrilla, pero que terminó jugando. Y lo hizo sin pena ni gloria, dado que no estaba en condiciones óptimas. Por otro lado llegaban los Sixers con una eliminatoria encarrilada tras arrebatar el factor cancha a su rival y con dos de sus grandes estrellas en una forma descomunal, destacando las sensaciones que está regalando Jimmy Butler. Seguramente en su mejor momento desde que recaló en el bloque de Pensilvania.

Pero parece que estos motivos no eran suficientes para los Raptors, que salieron intensos desde el principio y mostrando mejores sensaciones hasta el final a pesar de la igualdad en el marcador. Y finalmente el duelo se decidió por dos factores fundamentales: la gran defensa sobre Joel Embiid, destacando el grandísimo derroche de Marc Gasol; y el desorbitado nivel que mostró, y que lleva mostrando en estos playoffs, Kawhi Leonard. El alero se multiplicó en la pista y cargó con los suyos en los momentos más delicados para cerrar el choque con 39 puntos y 14 rebotes (13 de 20 en tiros de campo).

Y estas dos reseñas las mostraron los de Nurse desde el principio. Con Kawhi golpeando, Lowry dirigiendo y La defensa ahogando al camerunés, los Raptors fueron capaces de conseguir una renta inicial (12-24) a la que supieron reaccionar los Sixers antes de cerrar el primer parcial (21-24). En ese momento empezaba a relucir Butler, que acabó siendo el mejor de los suyos con 29 puntos y 11 rebotes. Y antes del descanso se unió a él un Joel Embiid que hizo casi todo bien. Todo menos anotar. El pívot, agobiado en el poste, era capaz de repartir juego, descargar al exterior e incluso poner dos tapones seguidos a Ibaka, que seguramente soñará con ellos. Los Sixers mejoraban con él en pista, pero su factor diferencial (los puntos) apenas aparecían. Con todo y con eso, el choque seguía parejo y así llegó al descanso (45-47).

Hasta ese momento Kawhi firmaba 17 puntos y 10 rebotes. Pero él es uno de esos jugadores a los que los galones no le pesan. Los carga en silencio y sin inmutar un gesto. Pero sobre todo, los carga de manera eficiente. El alero comenzó a tirar de los suyos en ataque y a esas acometidas respondía Harris y Butler, escoltados en momentos puntuales por el bombardero Redick. El choque llegó parejo al cuarto decisivo (75-75) y Butler y Kawhi mantenían su duelo personal. Aparecían por todos los lados, desde la defensa hasta el triple. Y durante varios minutos eran los únicos que intentaban jugarse los ataque dada la cantidad de imprecisiones por parte de ambos equipos. La tensión y los nervios acongojaban a algunos, pero no a ellos dos.

Finalmente fue Leonard quien anotó un triple decisivo: 90-94 a falta de 1'01'' para el final. La defensa raptor hizo lo propio en el siguiente ataque del rival y gozó de tiros libres para dominar el encuentro hasta su fin. La cara B de este choque la protagonizó un Embiid que cerró la velada con 11 puntos (7 desde la personal) y un pobre 2 de 7 en tiros. Marc Gasol, al igual que en el primer partido, tuvo gran parte de culpa. Además se reivindicó en ataque tras firmar su máxima anotación en estos playoffs (16 puntos y 5 rebotes). Precisamente por el juego del español pasan muchas de las posibilidades de que los Raptors estén en la final. Por el momento han igualado la contienda, una que habría pintado bastante mal si llegasen a viajar a Toronto con 3-1 en contra. El próximo asalto: la madrugada del miércoles a las 2:00.