NBA

Andrew Bogut está muy cerca de volver a los Warriors

Andrew Bogut está muy cerca de volver a los Warriors

EZRA SHAW

AFP

El pívot australiano, titular en los Warriors que ganaron el campeonato en 2015, podría volver a la franquicia californiana en las próximas horas.

Los Warriors intentan mover ficha con vistas a la postemporada y el objetivo en el que se han fijado es un viejo conocido. El pívot australiano Andrew Bogut, estaría a unas horas de volver a los Golden State Warriors, según adelantó Shams Charania de The Athletic. Hasta el momento se encontraba jugando en los Sydney Kings de Australia, donde fue MVP de la liga y Mejor Defensor del Año en la pasada temporada, pero el interés de la franquicia de la Bahía puede hacer que el jugador tenga las horas contadas en su país natal.

Todo depende del tiempo que tarde el jugador en recibir la carta de autorización de la Liga de Baloncesto Australiana, la cual le permitiría marcharse a los actuales campeones de la NBA al momento. Cierto es que equipos como los Sixers y los Celtics andaban detrás de él para reforzar su segunda línea, pero la mayoría de medios norteamericanos lo posicionan en la franquicia de San Francisco.

El que fuera número 1 del draft de 2005 formó parte del inicio de la 'etapa dorada' de los Warriors: era el pívot del quinteto titular que se hizo con el campeonato de la NBA en 2015. Un año después, tras perder la siguiente final ante los Cavaliers pasó por Dallas y Cleveland, lastrado por las lesiones, para cerrar su etapa NBA, hasta el momento, en los Lakers.

En cuestión de horas podría tener una nueva oportunidad en su carrera para competir, con el máximo favorito de la competición, por el título de la NBA. A diferencia de su primera etapa, el papel que desempeñará en estos Warriors pasaría a ser secundario, pero no por ello menos importante. El australiano apuntalará la segunda línea del bloque dirigido por Steve Kerr, destacando su gran labor en tareas defensivas. Su corpulencia y poderío será un extra del que podrá disponer la franquicia de San Francisco, liberando de minutos y cargas defensivas a jugadores como DeMarcus Cousins.