REDES SOCIALES

Marina, de 'La isla de las Tentaciones', se sincera sobre sus cirugías estéticas: "Me antojé"

La exconcursante de 'La isla de las Tentaciones 3' ha vuelto a confesarse a través de su canal de 'Mtmad', hablando esta vez sobre sus operaciones.

Marina, de 'La isla de las Tentaciones', muestra su cambio físico tras sus cirugías estéticas
Mtmad

Una semana más, celebridades de Mediaset aprovechan su espacio en 'Mtmad' para hablar de su vida personal y profesional. Este lunes ha sido el turno de Marina García, una de las protagonistas de la tercera edición de 'La isla de las Tentaciones'.

Ahora, tras su aventura en República Dominicana, la sevillana se ha convertido en toda una influencer, y en un nuevo capítulo de la plataforma de Mediaset, ha querido hablar de todas las operaciones estéticas a las que se ha sometido a sus 22 años de edad.

Cuatro operaciones y cinco retoques estéticos

"Es un tema que me preguntáis, pero también por el que se me critica bastante", ha comenzado señalando. "La primera cirugía que me realicé fue de la parte que he tenido siempre complejo, y de la única: de la nariz. Tenía el tabique desviado, sangraba, no respiraba bien, tenía el caballete algo pronunciado. Pero lo peor es que, cuando hablaba, se me movía la punta. Feísima, había sacado toda la nariz de mi padre, horrorosa", ha puntualizado.

Además, ha hablado de uno de sus postoperatorios más complicados, precisamente el de su operación de nariz: "Con el paso del tiempo, eso se deshinchó, se puso todo en su sitio y yo seguía teniendo la nariz torcida, seguía sin respirar bien, me empezó a salir un boquete en el puente. Por eso, me operé hace poquito".

Ante las críticas que ha recibido por sus numerosas operaciones, la exconcursante de 'La isla de las Tentaciones' ha explicado que si ha pasado por el quirófano es porque quiere, y no porque se le antoje: "Yo no me opero porque sí, porque se me antoje, porque quiero ser perfecta. No, yo me operé de la nariz porque la tenía fatal".

Sin embargo, si que ha confesado que una de sus operaciones fue por capricho: "Decidí operarme del pecho porque sí, porque se me antojó. Yo me veía que no tenía nada de pecho, no me quedaba bien nada. Pero como tengo tanta suerte en la vida, me operé y vi que tenía un pecho más alto que otro. A los dos años o dos años y medio, le dije que me volviera a operar porque eso no bajaba y la tenía deforme. Así que me operé de un solo pecho".

Imagen de Marina García en el pasado.

En cuanto a sus retoques, sus labios han sido los que más ha cambiado: "Me pinché los labios. En total, me he pinchado tres veces el labio, porque la última vez fue hace dos años y medio y no sé qué ácido me pusieron que no se me iba".

"No soy una persona que diga: 'Quiero boca, quiero pómulos'. No, si no me hace falta, no me voy a tocar. Si me retoco es para mejorar, no para empeorar, entonces yo sé cuál es la línea que no tengo que sobrepasar", ha añadido.

Por último, ha explicado también que se pinchó ácido para tratar de arreglar el tema de su nariz temporalmente, y pasó por el quirófano para someterse a una blefaroplastia con tal de reconstruir uno de sus párpados caídos a causa de un accidente en su niñez.