MÚSICA

Graham Coxon, guitarrista de Blur, dice que cree ser alcohólico desde los cinco años

El músico de la banda británica se ha confesado en una entrevista sobre la larga historia de sus problemas con la bebida.

Actualizado a

Son muchos los famosos que en algún momento han hablado públicamente de su adicción al alcohol, confesando, con ánimo de concienciar sobre este grave problema, cómo la bebida convirtió sus vidas en un infierno y las consecuencias profesionales y personales que les acarreó a lo largo del tiempo.

El cantautor británico Graham Coxon, conocido sobre todo por ser guitarrista y vocalista de la banda londinense Blur, ha sido el último en recordar los muchos años que pasó en los brazos del alcohol. En una charla con el podcast Blank, el músico ha llegado incluso a referir que, en su opinión, era ya un alcohólico con "cinco o seis años de edad".

En realidad fue el ascenso al estrellato de la banda lo que metió al intérprete en una espiral autodestructiva, allá por 1988. Las fiestas y el desenfreno se convirtieron en parte habitual del estilo de vida del grupo. En 2001, la cosa se le había ido totalmente de las manos, y Coxon llegó a admitir que "simplemente, no podía parar".

Durante su entrevista con Blank, el británico, que ahora tiene 52 años, ha hecho la siguiente reflexión: "Sí creo que probablemente ya era un alcohólico cuando tenía cinco, seis años. Estaba ya listo, ahí sentado, simplemente por el tipo de persona que era. Simplemente tuve que esperar 10 años para llegar a ese punto de: 'Esto es fantástico. Me he tomado dos vasos de vino, o el vino ha tocado mis labios, y todo ha desaparecido, me siento genial, tengo éxito en las fiestas".

Pero el alcohol "se desliza" dentro, y Coxon pronto empezó a ver la cara menos bonita de la adicción. Aunque le llevó un tiempo, y su ansiedad le puso las cosas todavía más difíciles: "No sabía que era ansiedad. Pensaba que se trataba de un suave zumbido de excitación. Pensaba que así es cómo era vivir. Me di cuenta, en cierto momento de mi adolescencia, de que una botella de vino detenía la conversación negativa con migo mismo y las obsesiones desmedidas. Me convertí en un joven suave".

Afortunadamente, cuando el problema empezó a "darle miedo", Coxon decidió finalmente pedir ayuda e iniciar una rehabilitación. Desde entonces, y pese a alguna recaída, el músico ha conseguido librarse de la adicción y se encuentra en un buen lugar a día de hoy.

0 Comentarios

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.¿Olvidaste la contraseña?