REINO UNIDO

Ryan Giggs encuentra el amor en pleno escándalo por agresión a dos mujeres

El exfutbolista del Manchester United ha sido cazado con una modelo de lencería mientras espera el día de su comparecencia ante el tribunal.

Ryan Giggs encuentra el amor en pleno escándalo por agresión a dos mujeres
MATTHEW CHILDS Action Images via Reuters

Ryan Giggs se encuentra inmerso en un mediático proceso judicial por su presunta agresión a dos mujeres con las que en el pasado mantuvo una relación. Sin embargo, parece que la situación no le afecta demasiado en su vida sentimental y en las últimas horas ha sido cazado con su nueva pareja, una conocida modelo de lencería llamada Zara Charles. Así lo desvela el tabloide británico The Sun, que publica unas fotografías de ambos paseando junto a su perro por las calles de Hale, una localidad situada en las afueras de Manchester.

"Zara ha estado apoyando a Ryan durante los últimos meses", expresando una fuente para el mismo medio. "Es una chica genial y muy optimista. Ryan ha sido completamente abierto con ella sobre su situación. Parecen muy fuertes juntos", agregó. Y es que la situación que menciona no es para nada sencilla, pues el legendario futbolista del Manchester United tiene que hacer frente a una seria acusación por parte de sus ex.

Una de las presuntas víctimas es Kate Greville, mientras que la otra, según las especulaciones que se han dado en Inglaterra, sería su hermana pequeña, de tan solo 20 años. Además de sendas acusaciones de agresión, Giggs tiene que hacer frente también a supuestos cargos por comportamiento coercitivo y controlador durante tres años contra su expareja Kate. El exjugador ha insistido en que es inocente y que va a tratar de limpiar su nombre, pero ya está sufriendo las consecuencias a pesar de que aún no hay sentencia.

El pasado mes de noviembre, The Sun aseguró que una conversación con Zara Charles había sido la culpable de la supuesta agresión de Giggs a su expareja. Según su información, unos mensajes que Kate descubrió en el iPad del galés fueron el detonante para una disputa que terminó con él detenido en su mansión de Worsley, la misma que puso a la venta el pasado 31 de marzo con el objetivo de comenzar de cero.

Giggs ha sido apartado como seleccionador de Gales mientras aguarda la llegada del próximo 28 de abril para comparecer ante el Tribunal de Magistrados de Manchester y Salford. "He estado en estado en shock, sintiéndome entumecido y viviendo en la niebla desde que escuché que me iban a acusar", le confesó el exjugador a un amigo. La condena, si le señalan como culpable de todos los cargos, podría llegar a ser incluso de cinco años de prisión.