PREMIER LEAGUE

Un exjugador de la Premier denuncia a un beach club de Ibiza tras quedar tetrapléjico

Jonathan Hutchinson ha emprendido la vía legal contra el establecimiento propiedad del hermano de Gary Lineker después de un accidente en la piscina.

Un exjugador de la Premier denuncia a un beach club de Ibiza tras quedar tetrapléjico
Twitter Birmingham

El exfutbolista de la Premier League Jonathan 'Joey' Hutchinson ha denunciado a un beach club de Ibiza después de sufrir un accidente al zambullirse en su piscina y quedar tetrapléjico. El que fuera defensor del Birmingham en la máxima categoría del fútbol inglés se encontraba de vacaciones en la isla española en 2016 y se fracturó el cuello mientras disfrutaba de una fiesta en el Ocean Beach Club, un establecimiento creado por el hermano de Gary Lineker, Wayne.

Hutchinson fue encontrado "flotando en la piscina" por otros clientes del resort, rebautizado como O Beach Ibiza, y enseguida fue trasladado de urgencia a un hospital cercano. Sin embargo, los daños ya eran demasiado graves y sufrió una parálisis total de su cuerpo, viendo afectada "la capacidad para mover los hombros, los codos, las muñecas...", además de la parte inferior de su anatomía, de manera que desde entonces permanece postrado en una silla de ruedas.

El exjugador exige ahora 10 millones de euros alegando que su accidente podría haberse evitado si hubieran existido señales visibles que advirtieran que el buceo estaba prohibido. Ha demandado, según el tabloide británico Daily Mail, a la compañía propietaria Ice Mountain Ibiza SL y a las aseguradoras españolas de la empresa, que tal y como asegura el medio defienden que no tienen ninguna responsabilidad sobre tal suceso.

Una piscina con "profundidad variable"

El accidente se produjo en junio de 2016, cuando Hutchinson tan solo llevaba unas horas en Ibiza junto a un amigo. En San Antonio fueron abordados por dos representantes del Ocean Beach Club, que les convencieron para que compraran una entrada y visitaran el establecimiento, aseguran los abogados del exjugador. Allí, ambos disfrutaron de la zona de bar, se aproximaron al DJ y posteriormente se fueron a la piscina.

Sarah Crowther, defensora de Joey, aseguró que la piscina de 600 metros cuadrados era de "tamaño irregular y profundidad variable", principalmente porque entre sus características encontramos que incluye bares y "plataformas para bailarines y artistas". Además, en los documentos añade que los dos amigos "estaban bebiendo cerveza Corona y habían bebido alrededor de cuatro cada uno".

Hutchinson no consiguió recordar cómo se produjo exactamente su accidente, pero su acompañante acudió al día siguiente al resort para solicitar el vídeo de las cámaras de seguridad y así ver el suceso, pero no se le permitió verlo. "Ocean Beach Club ha informado desde entonces a los representantes del Sr. Hutchinson que ha destruido las imágenes tomadas el 3 de junio de 2016".

El juicio podría darse en España

La compañía dueña del establecimiento defiende que los tribunales ingleses no tienen cabida en este caso, de manera que la jueza Justice Andrews tendrá que decidir si la batalla legal continúa en Inglaterra o en España. El equipo legal de Hutchinson alega que la piscina estaba mal supervisada y carecía de advertencias y restricciones al buceo, mientras que el local español asegura que cualquier reclamo por parte del exjugador podría ser invalidad porque "estaba en el área VIP en el momento de su accidente y no había comprado el acceso a esta zona".