VIOLACIÓN

El director Polanski niega la supuesta violación: "Quieren hacer de mí un monstruo"

Lo haría en una entrevista por primera vez para la revista francesa 'París Match'. El director de cine fue acusado de una supuesta violación producida en 1975.

roman polanski violacion

El reconocido actor y director de cine Roman Polanski, se ha pronunciado por primera vez en las últimas horas después de que se le acusase de una supuesta violación que se remontaría al año 1975, cuando coincidiría esquiando con la fotógrafa francesa Valentine Monnier. En una entrevista para la revista francesa Paris Match, he negado por primera vez su implicación.

"No recuerdo nada porque es falso"

Después de varios meses sonando su nombre en relación a este caso de supuesta violación, ha sido el propio director quien quisiera tomar cartas en el asunto y, lejos de abstraerse en el propio caso, hablaría para defenderse de unas acusaciones que están salpicando y deteriorando su propia imagen

En esta entrevista, Roman Polanski comienza defendiéndose al reconocer que no recuerda casi a Monnier, ni mucho menos lo que según la fotógrafa ocurrió aquella noche: "no recuerdo nada de lo que cuenta porque es falso". 

Además, explica también que "cuando todo ha prescrito desde hace unos años es fácil acusarme, también cuando se está seguro de que no puede haber tampoco un proceso judicial para exculparme. Yo no pego a las mujeres". También afirma la dificultad de sostener la acusación al encontrarse dos de los tres testigos fallecidos y el restante desaparecido.

El reconocido director de cine añade enfadado que "desde hace años quieren hacer de mí un monstruo" aunque asegura que tiene "la piel dura como un caparazón" ante todas estas acusaciones que desde hace un tiempo le vienen haciendo. 

Reconoce el caso de Samantha Geimer

Lo cierto es que el caso de Valentine Monnier no es el primero en el que se relaciona a Polanski, y es que el francés también ha sido denunciado por hasta cinco mujeres distintas. El único caso en el que reconoce en la entrevista haber "tenido una falta" fue el de 1977, cuando sería acusado de drogar a una entonces niña de 13 años Samantha Geimer para abusar de ella sexualmente. 

El director no se queda ahí y también se pronuncia al respecto de lo que sucedió aquel día: "sólo Samantha y yo sabemos lo que ocurrió ese día. Le escribí, ha sufrido por mí. Su familia no quería que se publicara su nombre. Quiere pasar de este 'circo mediático'". Polanski termina la entrevista defendiéndose de una nueva acusación que llega desde Francia -tras su último lanzamiento- al decir que "me defiendo con mis películas".