El Hormiguero

Isaac Hempstead-Wright, de 'Juego de Tronos': fútbol, fama, acoso...

El actor de la exitosa serie visita 'El Hormiguero' después de haber estado media vida interpretando el papel de Bran Stark.

Isaac Hempstead-Wright, de 'Juego de Tronos': fútbol, fama, acoso...

Isaac Hempstead-Wright ha estado media vida interpretando un papel trascendental en una de las series más importantes de este siglo, una producción aclamada por la crítica y convertida en un fenómeno social por la audiencia: 'Juego de Tronos'. El joven de 20 años se metía en la piel de Bran Stark y el 'Cuervo de Tres Ojos', apareciendo desde el primer capítulo como un niño que cae de manera violenta desde una torre después de ver a los hermanos Cersei y Jaime Lannister manteniendo relaciones sexuales.

Esta noche visita el plató de 'El Hormiguero' junto a su compañero Liam Cunningham para presentar la Exposición oficial de Juego de Tronos que estará disponible en Madrid desde el 26 de octubre. Su temporada final abrió un arduo debate en las redes sociales durante varias semanas, un final que sirvió para terminar parte de una historia que continuará a través de diferentes spin-off después de levantar un total de 58 premios Emmy.

Pero semejante éxito no ha sido fácil de digerir para Hempstead-Wright, al que hemos visto crecer a través de la serie y quien se tuvo que enfrentar a una producción para la que ni siquiera daba la edad dadas las múltiples escenas violentas y sexuales con las que ha contado durante sus ocho temporadas. De hecho, su madre le dio muchas charlas sobre sexo, tal y como explicó en una entrevista para la BBC: "Me hizo pasar mucha vergüenza y dijo cosas como: 'Así que, cariño, nada de sexo con hermanos o hermanas, eso está mal'".

Abandonó el fútbol por el difícil mundo de la actuación

De pequeño, Isaac soñaba con convertirse en futbolista profesional, un deseo que abandonó después de que un profesor descubriera su talento para la interpretación. Ingresó en un club de arte dramático, y tras un par de papeles recibió la llamada para realizar el papel de Bran Stark que le catapultaría a la fama.

Sin embargo, el reconocimiento tanto en su país como en el resto del mundo ha sido una carga difícil. Según reconoció, él trató de tener una "vida normal" en 2017 ingresando en la Universidad de Birmingham, pero tan solo aguantó ocho semanas. "Creía que la gente estaría emocionada, pero no lo vi venir. Fue demasiado. No podía salir al pasillo sin tener que hacerme un selfie, me daba miedo salir y emborracharme porque todos estarían mirando y haciéndome fotos", explicó en la entrevista.

Esta situación, para una persona tan reservada, provocó que se convirtiera "en un ermitaño, mi novia vino de visita y nos quedamos sentados en mi habitación una semana entera", confesó. Pero no ha sido este el único problema al que se ha enfrentado el actor, ya que durante mucho tiempo reconoció que había sido acosado por sus haters.

"La gente empezó a pasarse de la raya conmigo alrededor de la sexta temporada, cuando Bran se convirtió en el Cuervo de Tres Ojos", explicó a la revista Esquire. "Recuerdo que recibí un acoso brutal después de la muerte de Hodor, como si fuera culpa mía", continuó. De igual manera, aseguró que muchos seguidores se habían empezado a meter con su aspecto físico e incluso un cirujano plástico le mandó mensajes para operarle gratis la nariz.

Aún así, el joven logró terminar la serie convirtiéndose en uno de los personajes trascendentales de la trama, principalmente en la última temporada. Isaac Hempstead-Wright dejó escenas para el recuerdo y fue clave en el desarrollo de un gran número de personajes.