EN MADRID

Kiko Matamoros ingresa en el hospital para ser operado de sus tumores en la vejiga: "Estoy bien, tranquilillo..."

El colaborador de 'Sálvame' ha llegado al centro arropado por su novia y por su hija Ana y se ha detenido a hablar con los medios.

Kiko Matamoros a su llegada al Hospital Quirón de Pozuelo el 6 de agosto de 2019 para ser operado de varios tumores en la vejiga. FOTO: UAT/GTRES
UAT GTRES

Kiko Matamoros (62) está atravesando por uno de los peores momentos de su vida. Tras anunciar hace un par de semanas que le habían encontrado varios tumores en la vejiga por los que iba a tener que ser intervenido de urgencia, este martes por la mañana ha ingresado en el Hospital Quirón de Pozuelo (Madrid) para someterse a esta operación que determinará la gravedad de estos tumores y a lo que se va a tener que enfrentar a partir de ahora.

Según informa la revista 'Hola', el colaborador de 'Sálvame' ha llegado al centro hospitalario alrededor de las 12:00h con gesto sereno y acompañado por dos de las personas que más le están apoyando en este duro trance: su novia, Marta López Álamo, y su hija Ana.

Kiko Matamoros llegando al Hospital Quirón de Pozuelo para ser operado de varios tumores en la vejiga arropado por su hija Ana y por su novia, Marta López Álamo.

Kiko Matamoros pasará por quirófano esta misma tarde y antes de entrar en el hospital no ha dudado en pararse a atender a los medios para compartir cómo se encontraba: "Estoy bien, tranquilillo. Bueno, más o menos… Bien. He estado un poquito nervioso esta noche pero tampoco te creas que demasiado. Me he despertado un par de veces, me he fumado dos cigarros y a seguir durmiendo", ha comentado mientras Marta López se alejaba de los medios.

Al ser preguntado por el tiempo que tendrá que permanecer ingresado, Kiko Matamoros ha explicado que no lo sabía a ciencia cierta pero que calcula que serán unos tres días y que hay mucha gente que le ha dicho que quiere ir a visitarle. A quien no espera es a Makoke: "No creo que venga, supongo que si se lo dijera sí vendría, pero no hace falta". Y con respecto a sus hijos, ha contado que Laura tampoco le visitará porque está de viaje en Argentina y que ha hablado con todos salvo con Diego, con quien todavía no ha arreglado sus diferencias y siguen distanciados.

Agradecido a su novia y a todo el apoyo que ha recibido

Kiko Matamoros también ha destacado que su novia está siendo un apoyo fundamental para él y no ha dejado pasar la ocasión de mostrar su agradecimiento ante todas las muestras de cariño y de apoyo que ha recibido desde que hizo público este problema de salud del que confesó que los médicos no eran "muy optimistas".

"Darle las gracias a todo el mundo, porque de verdad que estoy desbordado, tengo el teléfono lleno de mensajes. Y también agradecer a todo el mundo cómo está conmigo. Estoy muy contento", ha declarado Kiko Matamoros antes de entrar en el hospital y fundirse en un emotivo abrazo con su hija Ana, quien se ha mostrado muy preocupada por su operación.