CINE

Natalie Portman cuenta por qué no quiere a interpretar a madres en sus películas

La actriz es la protagonista del número de septiembre de Harper´s Bazaar UK, y ha hablado sobre belleza, activismo y sus nuevos papeles.

Natalie Portman cuenta por qué no quiere a interpretar a madres en sus películas

La actriz Natalie Portman no se apea ni un momento de lo más alto de las colinas de Hollywood. Con un dilatada carrera a sus espaldas, iniciada a los 13 años y labrada desde entonces a base de buenas elecciones profesionales, la prestigiosa intérprete israelí tiene en su haber un Óscar y dos Globos de Oro, en los últimos años se ha convertido en uno de los rostros paradigmáticos del movimiento Time´s Up, y hace algo más de una semana se anunciaba con bombo y platillo su regreso al universo de Marvel como la versión femenina de 'Thor'.

 Y con motivo de su portada para el número de septiembre de la edición inglesa de Harper´s Bazaar, Portman ha concedido una entrevista en la que ha hablado sobre una gran variedad de temas, incluidos sus nuevos proyectos y cómo la maternidad ha cambiado su criterio para elegir los roles. Y es que la actriz ha hecho una declaración bastante singular sobre los motivos por los que ha descartado aceptar papeles de madre en la gran pantalla:

"Simplemente me siento rara si estoy en el trabajo pretendiendo ser la madre de un niño que no es mi hijo", ha asegurado la artista, "así que he estado probando experiencias más salvajes como ser una astronauta o una estrella del pop". La actriz interpretó el pasado año a una provocativa cantante de éxito en la cinta 'Vox Lux', y en su próxima película, 'Lucy in the Sky', la veremos convertida en una tripulante de nave espacial que tiene que lidiar con sus demonios internos en su regreso a la Tierra.

Portman siempre se ha caracterizado por interpretar a mujeres complejas, y su activismo en los movimientos feministas por la igualdad impulsados desde Hollywood en los últimos años han tenido también gran impacto en modelar su visión del mundo y afilar su crítica contra los cánones preestablecidos: "Como mujer, estás continuamente luchando contra ser únicamente valorada por tu aspecto, por eso se convierte en algo muy poco convincente, ser definido por la mirada de otros, la opinión de otros".

Además, la actriz ha manifestado que a pesar de que ella, personalmente, ama "la belleza y el glamour", no considera que estos sean marcadores realistas de las cosas: "la belleza es, por definición, efímera, es algo que no puedes atrapar en el tiempo, es una mariposa, vive un instante. Así que hacer valiosa y significativa toda una vida no es algo que pueda depender de la belleza".

Lo que sí defiende Portman como herramienta para el cambio trascendente es "el enfado", que considera "una forma de frenar a los que quieren silenciarnos o impedirnos expresarnos. El enfado es una manera de hacernos señales y protegernos, de tal forma que cuando estamos enfadadas y hablamos de aquello que nos enfada, otras mujeres pueden escucharlo".