Juicio

Josep Santacana: "No me he quedado con nada de Arantxa Sánchez Vicario"

Josep Santacana: "No me he quedado con nada de Arantxa Sánchez Vicario"

El exmarido de la tenista se mostró satisfecho a la salida de los juzgados de Esplugues de Llobregat aunque asegura que "habrá que esperar".

Este lunes se ha celebrado una vista en los juzgados de Esplugues de Llobregat entre Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario con el objetivo de cerrar por fin su divorcio. Santacana ha acudido esta misma mañana ante el juez, mientras que su todavía esposa decidió quedarse en Miami, donde vive con los dos hijos de la pareja.

A la salida de los tribunales se pudo comprobar que lo que había ocurrido dentro había dejado más satisfecha a una parte que a otra. Mientras que Josep Santacana y su abogada Isabel Winkels salían sonriendo y hablando con los medios, Ramón Tamborero, el letrado de la ganadora de cuatro Grand Slams, optaba por abandonar apresuradamente el lugar sin hacer ningún comentario sobre la vista.

Josep Santacana en los juzgados de Espluges de Llobregat.

"Lo que espero de este juicio es que nos separen, que nos divorcien, que llevamos más de un año. A ver si definitivamente llega el fin", comentó Santacana. "No reclamo nada especial, básicamente que nos divorcien y que se cumplan los acuerdos que tenemos. No me he quedado nada de Arantxa", insistió antes de revelar que la relación con la extenista es "cordial" y que mantienen la custodia compartida tras un acuerdo firmado por la juez el pasado verano. Cabe destacar que los abogados de la deportista habían asegurado que Santacana no veía a los niños desde hace año y medio, algo que él ha desmentido.

"Habrá que esperar" y "no puedo decir nada más hasta que lo diga la juez" han sido las escuetas declaraciones de Santacana a la salida del juicio. Además, desveló que debía partir "en breve" a Miami donde el próximo 7 de marzo se personará ante un juez de Florida para estipular el régimen para el cuidado de los dos pequeños. Mientras tanto, tendrán que esperar lo que decide la juez de Esplugues de Llobregat, una decisión que en todo caso podrían recurrir.

El Banco de Luxemburgo, atento al juicio

Arantxa Sánchez Vicario pretendía que el proceso de divorcio se dilucidara en Estados Unidos, donde viven ambos. Por su parte, el empresario quería que se celebrara en Cataluña y solicitó la custodia de los hijos alegando problemas psicológicos en la extenista. Como telón de fondo se encuentra la querella del Banco de Luxemburgo que investiga un juzgado de Barcelona. Le exigen una deuda a la pareja de 7,5 millones de euros y llegaron a pedir su ingreso en prisión, aunque fue rechazado.

Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario se casaron en 2008 y la familia de la deportista intentó que el hombre estampara su firma en un acuerdo para renunciar al patrimonio de la tenista. De resolverse la demanda en España, Santacana podría librarse de lo relacionado con las deudas del patrimonio de Arantxa basándose en la separación de bienes. Pero si la decisión se toma en Miami, la juez podría investigar dónde fue el patrimonio de la tenista, según apunta El País.