NUEVAS REVELACIONES

El médico de Michael Jackson: "Estaba obsesionado con mi hijo"

Tras revelar la fijación del Rey del Pop con su ahijada y con Emma Watson, siendo niñas, Conrad Murray ha desvelado que no le permitía quedarse solo con su hijo.

El médico de Michael Jackson: "Estaba obsesionado con mi hijo"

Tas lanzar hace unos días su libro ‘This is it’ y revelar que Michael Jackson quiso casarse con su ahijada Harriet o con la actriz Emma Watson, siendo las dos niñas, el médico personal del artista, Conrad Murray, ha vuelto a alimentar los rumores de su pedofilia con una nueva afirmación: el Rey del Pop tenía fijación con su hijo pequeño.

El doctor, que pasó dos años en la cárcel por el homicidio involuntario de Jackson en 2009, ha asegurado en una extensa entrevista con la edición australiana del Daily Mail que no permitían quedarse a solas con su hijo, “la madre de mi hijo nunca lo permitiría. Nunca”.

“Cuando Michael conoció a mi hijo, le encantó” afirmó Murray añadiendo que les pidió que se mudaran a la casa de al lado. El médico también señaló que el artista tenía una fotografía de su hijo que miraba todos los días. Guardó la foto en su habitación y la movió al piano de cola donde podía verla todos los días. Le tocaba el pelo y decía lo bonito que lo tenía…”.

Además, Murray también afirmó que la estrella del pop también se obsesionó con casarse con su propia nieta, después de enamorarse de ella cuando sólo tenía cinco años.

Su colección de pornografía infantil

Murray también se refirió al terrible ‘armario secreto’ que Jackson tenía en su rancho de Neverland asegurando que esta colección no le sorprendió y que era algo ‘normal’. En cuanto a su colección de muñecas el médico señaló que no creía que el artista las guardara con fines pornográficos. “Había muchas muñecas y muñas fotografías de niños que le daban los fans. Algunas muñecas las consiguió él mismo, coleccionaba cosas. Pero no creo que las utilizara con fines pornográficos, no lo veo…”.

Su muerte y su condena

Finalmente, Murray insistió en que él no fue responsable de la sobredosis de medicamentos, incluido el fuerte anestésico Propofol, que causó la muerte de Jackson a sus 50 años.

“Yo no estaba presente cuando Michael murió. Le descubrí en su casa tirado en el suelo. Hice todo lo posible para intentar resucitarle”. “No sabía cuánto tiempo llevaba así ni que había ocurrido. Me acusaron de ponerle un goteo y dejarle solo, pero nunca ocurrió”. “Sin ninguna duda fue condenado injustamente”, declaró Murray.