NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
1
2
3
Garbiñe Muguruza
6
7
-
Magdalena Frech
1
6
-

TENIS | EASTBOURNE

Muguruza vuelve a ganar cuatro partidos después

La española dominó a la polaca Frech en el primer set y sufrió para ganar el segundo en el desempate. Se enfrentará a Marino o Giorgi.

Actualizado a
Tennis - Eastbourne International - Devonshire Park Lawn Tennis Club, Eastbourne, Britain - June 20, 2022 Spain's Garbine Muguruza in action during her round of 32 match against Poland's Magdalena Frech Action Images via Reuters/Andrew Boyers

Garbiñe Muguruza compite este año en una imparable montaña rusa de emociones que no la deja mostrar el tenis que lleva dentro, ese con el que ganó de manera brillante el pasado mes de noviembre las WTA Finals. Este lunes ganó en la segunda ronda de Eastbourne a la polaca Magdalena Frech, pero si alguien viera solo su reacción tras el último punto del partido sin conocer el resultado, podría pensar incluso que perdió el partido. El caso es que venció por 6-1 y 7-6 (7) en 1h42 y puso fin a una racha de tres derrotas consecutivas (Rabat contra Trevisan, Roland Garros ante Kanepi y Berlín frente a Petkovic). Se enfrentará el miércoles en octavos a la canadiense Rebecca Marino o a la italiana Giorgi.

Tras el error de Frech que le dio el triunfo, Garbiñe se llevó las manos a la cabeza y farfulló una especie de reproche, en lugar de celebrar lo que acababa de conseguir. Fruto del sufrimiento que padece, el que le ha hecho perder choques que tenía claramente dominados, en un balance negativo que ahora es de 8-10. Antes de llegar al Rothesay International, un WTA 500, Muguruza había ganados solo un encuentro de sus cinco últimos, dos de nueve si nos remontamos a su caída en Doha contra Ostapenko.

La actitud no es el problema, ni mucho menos. La caraqueña compite con espíritu de sacrificio, corre, se agacha cuando hace falta desde sus 182 centímetros de altura, golpea con toda la fuerza que tiene (lo hizo pese al viento) y procura sacar bien, pero hay algo de índole psicológica que le falla cuando tiene que cerrar los partidos. Volvió a pasarle contra una rival a la que había superado claramente en Charleston 2021, sobre tierra, y que es la 92ª del mundo con 24 años. Dominaba por 6-1 y 3-1 cuando encajó un 3-0 que puso por delante a la tenista de Lodz, que creyó a partir de entonces en sus posibilidades de desquiciar a Muguruza. No lo consiguió por poco, en gran parte porque la española supo sufrir y se puso el mono de trabajo. Así evitó la remontada para darse un respiro que le puede venir muy bien en la temporada de hierba, una superficie en la que, por su estilo de juego, debería ser dominante, como en 2017 cuando fue campeona en Wimbledon.

“Las condiciones han sido difíciles. No es fácil jugar contra el viento. Por eso estoy feliz por esta victoria”, dijo Garbiñe, que explicó que el hecho de tener un nivel alto en césped “no garantiza ganar este tipo de partidos”. Es la segunda vez que gana en Eastbourne, donde su entrenadora, Conchita Martínez, fue finalista en 2003, el mejor resultado de una jugadora de la Armada.

Sara Sorribes se despide

Sara Sorribes no pudo seguir los pasos de Muguruza y cayó en segunda ronda ante la kazaja Yulia Putintseva (7-5 y 6-1). La castellonense, que había jugadora a un nivel alto el domingo contra la húngara Uvardy, no tuvo su día en esta ocasión. Sus bajos porcentajes de saque fueron un lastre ante una rival que fue de menos a más. Este martes (sobre las 17:30, Teledeporte), Paula Badosa juega contra la invitada británica Burrage.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?